La sombra de los celos, ‘Sila‘

Sila se inquieta al ver la complicidad de Boran con Zeynep, la doctora que le salvó la vida. Nova. Del 11 al 15 de marzo. 21.15h

Sila
Ay Yapim

De vuelta en Mardin, Sila se angustia al ver que Boran se llevó a Bedirhan y cree que lo hizo para castigarla por haber viajado a Estambul, pero en realidad está con Emine, la mujer que lo cuidó cuando él era un niño. Lo peor está por llegar cuando consigue que su esposo conteste a sus llamadas y solo oye varios disparos.

Llorando sin consuelo, se teme lo peor y gracias a la ayuda de Sivan y Abay no tarda en confirmar que está en lo cierto. Para ese entonces, Boran es operado de urgencia y aunque logran extraerle las balas, su estado es crítico y permanece en coma. Ahmed reclama a su secuaz que no haya cumplido con su cometido y se niega a pagarle.

Más tarde, se presenta en el hospital con gran descaro para apoyar a la familia Genco. Sila no puede contener su rabia y le apunta con un arma: “Sé que tú ordenaste su muerte porque es el único que te ha enfrentado”. Por suerte, Celil interviene y le hace recapacitar.

En Estambul, Dilaver recibe noticias de lo que está sucediendo en el pueblo y se ve obligado a volver. Pero antes le pedir a Esma que vele por sus intereses y esta logra adquirir la mitad de las acciones Özdemir. Emre, por su parte, se inquieta al ver que la compañía se desploma.

Narin descubre que está esperando una niña

La policía abre una investigación y toma declaración a varios testigos para aclarar lo sucedido con Boran. También Zinar se propone encontrar al responsable y ordena a todos sus hombres que revisen los vehículos que salen de Mardin. Sin embargo, el secuaz de Ahmet y el propio Ancak logran burlarlos.

La tensión pasa factura a Bedar y se desmaya. Después de realizarle unos estudios, los médicos detectan un bulto en uno de sus senos y deben analizarlo para saber si es maligno. Mejores noticias recibe Narin ya que le confirman que está esperando una niña.

Sila no se separa de Boran, pero él no registra mejoría. De hecho, sufre una crisis y los doctores le aconsejan que lo traslade a un hospital con más medios. “Iremos a Estambul”, decide Sila, y Celil y Bebar la acompañan.

Ali quiere que Dilaver cumpla con la tradición

Pasan los días y Boran al fin despierta aunque se muestra confundido. “Mi amor, sabía que no me dejarías. Sin ti no puedo vivir”, dice Sila con los ojos inundados de lágrimas. Gracias a las terapias de la doctora Zeynep, el hombre registra una gran mejoría. Casualmente, ambos coincidieron de niños en el colegio.

Zinar también tiene motivos para ser feliz ya que logra dar con Ahmet y el secuaz que contrató. Bedar recibe el peor de los diagnósticos: “Padece cáncer”. Por una imprudencia médica, Celil se entera y apoya a su mujer en el inicio de su tratamiento.

Boran al fin recibe el alta y anima a Sila a que se reincorpore a su trabajo en la compañía. Allí, la situación es cada vez más tensa pues el plan de Dilaver ha surtido efecto y es elegido como director de la junta directiva. No contento con esto, el joven planea hacerse también con el control de la tribu y acepta la petición de Ali de cumplir con la sentencia de muerte de Sila.

Ajena esto, la mujer es testigo de la complicidad de Boran con Zeynep y siente celos. Cuando recibe una foto de ambos en su móvil, planta cara a su esposo: “Esa mujer muestra mucho interés en ti”. A su vez, Dilan se escapa de casa y no asiste a la escuela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Sila