Esma toca fondo, ‘Sila’

Tras sufrir un aborto, la mujer ve cómo Berzan le da la espalda y, fuera de sí, trata de acabar con Sila. Nova. Del 8 al 12 de abril. 20.45h

Sila
Ay Yapim

A última hora, el testigo decide no declarar en contra de Berzan y el juez lo absuelve. Dilaver pide explicaciones a Seren, pero ella oculta que fue amenazada. “No lo sé. Debo de irme”, dice con nerviosismo. A la salida del juzgado, Celina, llena de rabia, espera a Berzan y le apunta con un arma. “No le bastó con torturarme, también mató a mi amado y a mi padre. Se cree muy poderoso, pero yo lo detendré. Ya nada me importa”, afirma. Por suerte, llega Boran y la convence de que no cometa una locura. “Tus hombres no volverán a molestarla o sino seré yo quien acabé contigo”, advierte Genco a su rival antes de irse.

Dilaver busca a Seren en la empresa y esta se sincera con él: “Por primera perdí un caso a propósito. Berzan me amenazó de muerte y no podía correr ese riesgo”. Además, toma una drástica decisión: “Me he enamorado de ti, pero jamás podremos ser felices. Es mejor que me vaya de aquí”. Esto hace reflexionar al hombre y va a casa del matrimonio Genco: “Nos criaron sin piedad y nos enseñaron a matar. Traté de vengar la muerte de Cihan, pero me di cuenta de que eso no lleva a nada. Quiero dejarlo atrás y ser un hombre nuevo”. Ellos lo perdonan y le brindan su apoyo.

Mientras que unos misteriosos hombres rondan la casa de Celil, Narin no pude evitar acordarse de Azad al tener a la pequeña Deren en brazos y la lleva a su primera revisión médica.

Abay es atacado por el tío de Feribe

Dilaver organiza una reunión con Esma: “Se acabó. Ya no serás socia de esta compañía”. Como la mujer se niega a firmar los documentos, se enzarzan en una pelea y ella sufre una aparatosa caída. De inmediato, es trasladada al hospital y se derrumba al saber que ha sufrido un aborto. “El bebé ya llevaba cinco días sin vida”, informa el doctor. Sin embargo, esta sigue culpando a Dilaver y a Sila y jura venganza.

Boran sale a cenar con su esposa y en mitad del trayecto se da cuenta de que Berzan los sigue. Primero decide acelerar, pero ante los gritos desesperados de Sila, para el coche y se baja a enfrentar a su rival. “El juego se terminó. No quiero más problemas entre nuestras tribus”, asegura este mientras pide que bajen las pistolas con las que se están apuntando. Lejos de allí, Abay sufre las consecuencias de ayudar a Feride y el tío de la chica, lo ataca. Pero no todo son malos momentos para él ya que Gulsum se presenta por sorpresa en Estambul.

Celina intenta quitarse la vida, pero por suerte el matrimonio Genco llega y la auxilia. Poco después y en un intento por ayudar a su amiga, Sila busca a Berzan: “Sé que la violaste. Quizás ella no te importe, pero el hijo que espera sí. Tú eres el padre”. Boran, al enterarse, mantiene una fuerte discusión con su esposa.

Por si no fuera suficiente, Zeynep llega de visita a la casa del matrimonio. “Es mejor que estemos separados un tiempo. Siento que soy una desconocida para ti”, reprocha Sila a su esposo. Dilaver no está dispuesto a renunciar al amor de Seren y va tras ella: “Gracias a ti soy un hombre nuevo. Te quiero”.

Esma no supera la muerte de su hijo y comienza a recibir tratamiento psiquiátrico. Para colmo, Berzan le da la espalda: “Olvídate de tu venganza y de mí”. Fuera de sí, la mujer deja de tomar sus medicamentos y sale en busca de Sila. Sin mediar palabra, entra en el restaurante donde está y le apunta con un arma. Zeynep, que estaba comiendo con ella, trata de tranquilizar a Özdemir, pero no lo logra y cuando ve que va a disparar se interpone, siendo ella quien resulta fatídicamente herida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Sila