Boda cancelada

María José va en busca de Vicente después de dejar plantado a Andrés en el altar. Nova. Del 6 al 10 de febrero. 18.00 h.

Dispuesto a ganarse de nuevo el cariño de sus ‘mujeres’, Antonio José se disculpa con ellas y les pide una oportunidad para demostrar que ha cambiado; incluso lleva el desayuno a la cama a Chivis, que no se muestra tan receptiva como sus hijas.

Mauro llega a la conclusión de que Lucía nunca sentirá por él lo que siente por Andrés y, pese a amarla, decide poner fin a una relación que no tiene futuro.

El amor tampoco parece sonreír a Vicente que, al saber que Majo se casará en unos días y llevado por el despecho, acaba acostándose con Alejandra.
Angie se lleva una desagradable sorpresa al encontrar a Rafael en su casa y se apresura a poner al corriente a su padre del tipo de persona que es: “¿Sabías que este hombre intentó propasarse con tu mujer?”. Atónito, Villaseñor no duda en despedir al abogado.

Sara y Trini dejan a un lado sus diferencias cuando descubren, espantadas, que hay una rata en la casa. Aunque piden ayuda a Benito, este se asusta tanto como ellas y finalmente es Pedrito quien acaba con el roedor.

Andrés quiere que la sinceridad sea parte de su nueva vida de casado y confiesa a Majo que él y Lucía se besaron. Tras la sorpresa inicial, la joven admite que su falta fue mayor y que ese beso, en parte, es culpa suya. Poco después, Laura comunica a su futura nuera que ha retirado la demanda contra su padre. “Solo te pido que hagas feliz a mi hijo”, concluye.

Poncho ha invitado a cenar a Génesis y a su padre, Jonás, a casa de Stella, que a duras penas puede ocultar sus celos. Aunque se trata de una velada informal, el predicador presionará de tal modo al muchacho que acabará comprometiéndose con su hija.

Ha llegado el día de su boda y María José sube con su padre al coche que la llevará a la iglesia. La tristeza de su hija no pasa inadvertida para Antonio José y cuando ella le confiesa que no está enamorada de su futuro marido, el empresario ordena al chófer que la lleve de nuevo a casa. “No te preocupes, les diré al novio y al resto de los invitados que el matrimonio no se celebrará”, asegura.

Minutos después, mientras la muchacha va en busca de Vicente para decirle que no se ha casado porque lo ama, un destrozado Andrés se refugia en un hotel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo