Emmanuel Orenday, de ‘Sin tu mirada’: “Voy a llegar muy lejos”

Este guapo mexicano solitario y ambicioso dejó la radio para dedicarse a un oficio del que lo espera todo.

Lleva tres lustros en la actuación, donde llegó por casualidad. Gracias a eso, lo hemos visto en novelas como Mar de amor y Para volver a amar. Terminadas las grabaciones de Sin tu mirada, este atractivo mexicano de 34 años al que apasionan los deportes de riesgo apenas ha podido descansar: graba una serie en Colombia para la plataforma Netflix prepara una obra de teatro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué te gustó de Paulino?

Que es honesto, pasional y cariñoso, en eso me identifico con él. Me encantó cuando estaba en la acienda La Añoranza, el Lino ranchero. Me gustó menos su marcha a la ciudad para convertirse en cantante, cuando se aleja de Vanessa [Scarlet Gruber] y conoce a Anita [Samantha Siqueiros]. Ahí se desdibuja. Aun así, fue una novela maravillosa.

¿Es tu papel favorito?

No puedo decir eso, de todos me siento muy orgulloso, y en todos pongo pasión y amor. Quizá este haya calado más en el público.

¿Cantar fue un reto?

No, porque me doblaban, eso solo lo hago en la ducha. Es curioso porque este fue el tercer trabajo en el que debía cantar, también me pasó en Esperanza el corazón. Voy a empezar a preguntarme si sirvo (risas).

¿Cómo te gustaría que se desarrollara tu carrera?

Tengo muchos sueños y soy una persona ambiciosa. Voy poco a poco en cine, teatro y televisión y sé que voy a llegar muy alto.

¿Siempre tuviste claro que querías dedicarte a la actuación?

No, la vida me fue llevando. Soy de Aguascalientes y allí era locutor de radio. Un día, una amiga me comentó que había un casting de actores en Ciudad de México, la capital, y me animó a presentarme. Así empecé, y luego estudié interpretación entre una novela y otra.

¿Calificarías de duro el camino?

El mío ha sido fantástico porque, aunque es una carrera difícil, he contado con personas maravillosas, como mis profesores de las escuelas de TV Azteca y Televisa, y Luis Felipe Tovar (Cuando seas mía), a quien tuve de maestro en su academia. También estoy muy agradecido a mi representante, Joe Bonilla, con quien llevo siete años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué te dijeron en casa cuando se enteraron de que eras actor?

Me apoyaron, y eso que nadie se dedica al mundo artístico, hay ingenieros, abogados… Soy el único loco de la familia (risas).

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Me gusta estar solo, en contacto con la naturaleza y meditar. Quizá en pantalla parezca otro tipo de persona. Adoro a los animales, tengo un pastor australiano, Austra, con la que salgo a pasear. Y me apasionan los deportes de riesgo, también corro, hago bici y voy al gimnasio a sacar la furia que llevo dentro.

En abril, estrenaste en México Sacúdete las penas. ¿Qué ha supuesto para ti este trabajo?

Estoy muy feliz porque es mi primera película como protagonista. Interpreto a Pepe Frituras, un bailarín que acaba en la cárcel. Se desarrolla en la década de los cincuenta y rodé con grandes artistas como Fernanda Castillo, Melissa Barrera y Begoña Narváez.

¿Se te da bien el baile?

Ese fue mi gran reto, me pusieron un coreógrafo que me dio clases durante tres meses de jazz, chachachá, salsa… Fue una locura intensa. ¡Ojalá llegue a España!

Tienes varios tatuajes.

Sí, son cinco, dos me los hice en México y los otros en Italia, Estados Unidos y Grecia. No puedo tatuarme tanto como quisiera por mi profesión y prefiero callar su significado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Sin tu mirada