Jugada maestra, ‘Stiletto Vendetta’

Betul roba un chupete de Deniz para hacer unas pruebas de ADN y consigue que un juez obligue a Oya a ponerle el apellido Aksak. Divinity. 18.30h. Del 20 al 24 de mayo.

Stiletto Vendetta
Ay Yapim

Betul quiere que Deniz lleve el apellido de la familia Aksak y comienza a presionar a Serhan. “Será cuando Oya decida. Respeto sus decisiones y tú deberías hacer lo mismo”, zanja él. No obstante, la señora no está dispuesta a quedarse de brazos cruzados y trama un plan.

Cerca de allí, Merve está decidida a vengarse de Kerim y convence a Ayse para que ponga una queja sobre sus perros. Cuando este se entera, va a buscarla y tienen una fuerte discusión. Para colmo, a la salida ve el coche rojo de Serhan y, completamente enajenado al recordar el pasado, lo golpea hasta destruirlo. “Quizá he ido demasiado lejos”, piensa Merve asustada por primera vez.

Arzu trata de deshacerse de uno de sus candelabros

Arzu regresa a casa tras un largo día de trabajo y al ver a su familia jugando decide unirse a ellos. En un momento dado, se percata de que uno de los candelabros que había escondido está visible en un mueble y muy alterada, sale corriendo en busca de Merve. “Tenemos que destruirlo”, dice.

Una vez más, Benal delega el trabajo en Pelin y esta se dirige al acantilado. Desconoce que Oya la sigue y, tras lograr recuperar el objeto, se lo entrega a Kemal. Betul pone en marcha su plan y se acerca a Toksöz con el pretexto de ver a Deniz. En un descuido, coge un chupete del pequeño y lo lleva a la clínica para realizar una prueba de ADN.

Nilay, harta de los incordios de Zafer, planea junto a Bora darle un escarmiento, pero todo se sale de control y el niño termina encerrado en el sótano de la escuela y con una crisis de asma.

Ajenos a esto, Arzu y Mehmet se reúnen con Pelin y Taylan para cenar y hablan con remordimiento de las últimas muertes en Sarmasik. A la mañana siguiente, Taylan decide acudir a comisaría a confesar, pero por suerte su amigo se entera y se lo lleva antes de que llegue Kemal.

Entre tanto, Pelin busca la ayuda de Emre y ambos acaban enzarzándose en una discusión, “No he dejado de amarte. Sé quien es el asesino de Edip y podría denunciarlo”, la amenaza él. A unos metros, Burcu escucha todo. Oya recibe una demanda de paternidad y queda destrozada.

Pasados unos días, se celebra el juicio y se determina que Deniz tendrá que llevar el apellido Aksak. Para celebrar su triunfo, Betul organiza una fiesta e invita a todos los vecinos de Sarmasik.

Publicidad - Sigue leyendo debajo