Kimberly dos Ramos, Irina en ‘Tierra de Reyes’: “Trabajo solo para mis fans”

Reservada, la actriz esquiva al responder sobre asuntos del corazón, asegura que el suyo lo ocupan únicamente sus fans

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A sus 24 años recién cumplidos, esta bella venezolana se está forjando una sólida carrera en Estados Unidos, donde ha grabado sus cinco últimas producciones, y las que más reconocimiento le han dado. Tras encarnar a la dulce Irina de Tierra de Reyes y a la villana en ¿Quién es quién?, se dedica a sus aficiones, “estar con la familia, ir a la playa, bailar, leer y dormir”.

Has hecho de buena y de mala. ¿Qué papel disfrutas más?

Me gustan por igual porque me apasiona actuar. Además, he tenido la suerte de que me han dado personajes muy diferentes por lo que todos me han dejado un importante aprendizaje.

¿Qué recuerdos tienes de tu llegada a las telenovelas?

Fantásticos, fue con Destino de amor, tenía 5 o 6 años y me tocó interpretar al personaje de Sonya Smith cuando era niña. Tiempo después, coincidí con ella en Tierra de Reyes y Marido en alquiler.

Empezaste muy joven. ¿Por qué?

Mis dos hermanos, mayores, llegaron antes que yo a esto y mi madre me llevaba con ellos a los casting. Un día me ofrecieron hacer uno y me eligieron.

Con uno de ellos trabajaste en Grachi. ¿Qué tal la experiencia?

Divertida, pero rara. Lance y yo ensayábamos juntos y comentábamos las dudas. Me encantaría coincidir de nuevo.

También grabaste un disco a raíz de esa telenovela. ¿Repetirás?

Estoy centrada en la actuación, pero no descarto coquetear con la música porque me gustó el reto.

¿Qué significó para ti participar en esa producción?

La llevo en mi corazón porque me dio la oportunidad de interpretar a Matilda, un personaje mágico. Tuvimos momentos muy divertidos, en especial cuando me tocaba hacer un hechizo o me lo hacían a mí. Siempre recordaré el día que grabamos con una iguana gigante.

Veinticuatro años, dieciséis novelas. ¿Cómo ha sido el camino?

De momento, muy lindo. He hecho grandes amigos y tengo recuerdos maravillosos.

¿Algunos los han protagonizado tus seguidores?

Sí, todo lo que recibo de mis fans es sorprendente, lo son todo para mí porque trabajo para ellos. Me llena de felicidad saber que están ahí y que me brindan su apoyo en cada paso que doy.

Tu belleza es innegable. ¿Temes que tu talento quede relegado a un segundo plano?

Gracias a Dios, eso no ha ocurrido y en cada novela he demostrado que estoy al cien por cien y que lo primero que pongo delante es mi trabajo actoral. Pero no hay que ignorar que en el mercado latino se valora mucho el físico, así que me cuido para que el resultado sea perfecto.

¿Cómo te tomas los rumores que te asignan novios, como Rafael Amaya (El Señor de los Cielos)?

Detesto que hablen de mi vida privada, siempre he tratado de mantenerme al margen. En casos como ese, guardo la calma y aclaro lo que considere para que la gente conozca la verdad. Rafael y yo solo somos compañeros de empresa [Telemundo].

 

¿Te gusta hablar de ti?

No mucho.

Utilizando el título de tu última ficción, ¿quién es Kimberly?

Muy familiar y tranquila, un poco viejita (risas). Soy de risa fácil, me río de todo, y perfeccionista.

¿Encontrar pareja es algo que está entre tus prioridades?

No, lo más importante es sentirme bien y feliz en todos los aspectos de la vida. Ahora estoy centrada en mi trabajo. Si Dios me envía a alguien que me quiera, me respete, me apoye y me haga reír, será bienvenido (risas). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela