Frente a frente

Ana Leticia finge emoción al ver por primera vez a Ana Lucía y le asegura que no va a interponerse entre ella y Marcelo. Nova. Del 12 al 16 de diciembre. 21.30 h.

En la fiesta de compromiso de Ramiro y Ana Laura, Marcelo se presenta acompañado por Remedios y Facundo no puede disimular su disgusto. “Fui incapaz de hacerle daño. Es mi familia y si es necesario la voy a defender con mi propia vida”, declara ante los reproches de su padre. Por el contrario, Ana Leticia se muestra amable y finge querer una amistad con la mujer.

Para ganarse a Mariano, Claudia le asegura que Ana Lucía está viva y puede llevarlo hasta ella. El empresario queda desconcertado, pero comprueba que su ex no mentía cuando encuentra a su sobrina practicando acrobacias. Por casualidad, Ramiro lo ve y evita que le diga la verdad a la joven. “Marcelo me pidió tiempo. Conoció a Ana Lucía cuando había perdido la memoria y son amantes”, comenta.

Ajena a esto, Ana Leticia planea, con la complicidad de Iñaki, usurpar la identidad de su trilliza para seducir a Isidro y quedarse con su fortuna. De regreso a casa, debe enfrentar a Ana Laura por sus mentiras. “Lo hice porque a ti te tienen lástima por tu incapacidad y te perdonan todo, en cambio a mí…”, se justifica llorosa.

Maribel descubre que Orlando causó la muerte de Daniel y este la golpea. Ramiro la defiende y se lleva a Navarro a la fuerza para que confiese sus crímenes ante Marcelo: “Evaristo me dio la orden”. Ambos se enzarzan en una discusión y Remedios recibe un disparo al intentar mediar. Por fortuna, la bala no daña ningún órgano vital y tras ser operada, se repone en unos días.

Mientras tanto, Mariano se presenta en casa de Soledad y esta le ruega que no le quite a la niña. “Tú no tienes ningún derecho. Ana Lucía es la hija de mi difunto hermano…”, asegura cuando la joven interrumpe estupefacta tras oír la conversación.

Desesperada, la mujer echa a Álvarez del Castillo e intenta convencer en vano a Hernández de que todo es un malentendido. Más tarde, busca la ayuda de Evaristo. “No cuentes conmigo. Tengo alzhéimer”, se excusa él.

Ana Leticia promete a Iñaki que si sus planes tienen éxito se divorciará para convertirse en su esposa. “Para evitar traiciones vamos a confesar nuestros crímenes delante de una cámara”, dice él. Poco después, suman uno más a su lista ya que mientras la pérfida trilliza coquetea con Isidro, este intenta sobrepasarse y Nájera lleno de rabia le propina un mortal golpe en la cabeza.

Claudia, por su parte, sorprende a Mariano con un beso cuando este le agradece haber encontrado a su sobrina. No imagina que Viridiana ha visto la escena. “Es un mujeriego y jamás va a cambiar”, se lamenta con Julieta.

Presionado por Mariano, Marcelo entrega a Ana Lucía su pulsera y le revela su verdadero origen: “Ernestina Rivadeneira, tu abuela, me contrató para que te buscara. Tienes dos hermanas, Ana Laura y Ana Leticia, mi esposa”. Desconsolada y sin dar crédito a lo que acaba de oír, la joven se siente engañada por Salvaterra y le pide que no la busque más.

Más tarde, se encuentra por primera vez con su pérfida trilliza con Mariano como testigo. “Voy a divorciarme de Marcelo para que puedas ser feliz con él”, asegura con fingida emoción. A su vez, Soledad es detenida por las autoridades y Julieta defiende ante Tadeo dar dinero a Iñaki: “Quiero recuperar a mis hijos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tres veces Ana