Un asesino sin escrúpulos

Facundo mata a Guerra para evitar que ponga en riesgo sus negocios. Nova. Del 19 al 23 de diciembre. 21.30 h.

Chana trata de animar a Soledad y le promete que va a buscar a Ana Lucía para que pida a los Álvarez del Castillo que retiren la demanda en su contra y pueda recuperar su libertad. “Mi hija no va a perdonarme. La perdí para siempre”, admite ella con resignación.

Poco después, Ernestina llega a prisión para visitar a Valeria y, al verla, Hernández decide sincerarse: “Yo encontré a Ana Lucía, tu nieta, a punto de ahogarse en un río y la salvé. Le entregué mi vida entera, mi amor incondicional, y creo que no es justo que esté pagando por eso entre rejas”. Rivadeneira no soporta tal revelación y cae inconsciente al suelo.

Ana Leticia sigue haciéndose la víctima delante de su hermana y le hace creer que se divorcia de Marcelo para que ella sea feliz. “Tú eres la mujer que verdaderamente ama”, responde la noble trilliza sin poder contener las lágrimas y acto seguido le devuelve la alianza de Salvaterra.
No contenta con esto, la pérfida joven propone a Valentín aliarse para separar a Ana Laura y Ramiro. No obstante, él la rechaza y le lanza una advertencia: “Podría destruirte si cuento que estuviste en el apartamento de Gina antes de su muerte”.

Ernestina se recupera del desmayo que sufrió y Bernardo tranquiliza a Mariano, que se siente culpable de lo sucedido: “Debí decirle que Ana Lucía estaba viva”. Más tarde, la matriarca de los Rivadeneira mantiene una sincera conversación con Leonor sin saber que Ana Leticia está escuchando. “Es hora de que digamos que somos hermanas. De todos modos s van a enterarse cuando me muera porque estás incluida en mi testamento”.

Por otro lado, el alzhéimer de Evaristo avanza cada vez más rápido y dispara a su nieto pensando que es uno de sus enemigos. Además, entrega a Marcelo la llave de la caja de seguridad de Alfredo y Facundo se inquieta: “Si mi hijo ve la información que está ahí guardada va a hundirme”. Por eso, no duda en asesinar a sangre fría a su amigo: “Ya cometiste demasiados errores y eres un riesgo que debo eliminar”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tres veces Ana