Entre rejas

Luis es detenido después
de que Carlos lo denuncie por haber intentado matarlo. Nova. Del 1 al 5 de agosto. 20.00h

Por casualidad Marissa se cruza con Andrea en la academia de Isabela y no duda en enfrentarla. “¡Eres una cínica y una cualquiera! Te juro que no voy a descansar hasta ver a Luis arrastrándose por las calles y tú vas a estar junto a él”, asegura antes de propinarle una bofetada.

Fernanda se entristece cuando la madre Rosaura le comunica que le retiraron la beca a causa de su bajo rendimiento en la escuela. Para colmo, no ha conseguido reunir el dinero suficiente para pagar la clínica de Pedro y se ve obligada a ir pedirle un préstamo al licenciado Ordóñez. Cuando Carlos se entera se ofrece a ayudarla, pero ella se niega.

Lejos de allí, Amelia le confiesa a Blanca que extraña a su hija y a su marido: “No sabes cuánto lamento no haber sabido demostrarles mi cariño en vida”.

Carlos atropella a un humilde niño llamado Paquito cuando trata de escapar de un vendedor que pretendía golpearle por robar comida. De inmediato lo lleva al hospital para que lo atiendan y al conocer su historia, se encariña tanto con él que decide adoptarlo.

Mariana logra que Fernando firme los papeles del testamento que la nombran única heredera de su fortuna. Sin embargo, no todo son alegrías ya que Solórzano sigue pidiéndole dinero a cambio de su silencio.

Fernanda sufre una escena de celos de Carlos por su cercanía con Arias. “Lo nuestro se acabó por tus mentiras y no por falta de amor…”, recrimina ella, pero antes de acabar su amado se lanza a sus labios.

Como parte de su venganza, Marissa ordena desalojar a Luis de la oficina y cancelar todas sus tarjetas de crédito por lo que este pasa una gran humillación al ir a comprar a una lujosa tienda.

Para desquitarse, busca a Carlos con la intención de matarlo. “Estarás contento. Al fin conseguiste que tu madre me odiara”, grita apuntándole con una pistola. Por suerte, la policía aparece a tiempo y tras reducirlo, lo llevan a comisaría. Una vez allí, el médico asegura que no lo conoce de nada e interpone una denuncia en su contra. “¡Desgraciado! ¡Me las pagarás!”, jura el abogado.

Solo la visita de Marissa parece devolver el buen humor a Pedro, quien en una sincera charla anima a su amiga a no dejarse vencer: “Eres toda una dama y te mereces algo mejor”. “Tu compañía se está convirtiendo en una necesidad”, responde ella agradecida.

Para hacer frente al chantaje de Solórzano, Mariana y Hernán se ponen de acuerdo en fingir un robo en la constructora. Luego, responsabilizan a Amelia ya que acababa de conocer la clave de la caja fuerte y la policía centra todas las sospechas en ella.

Sin embargo, Fernando le muestra su firme apoyo y le da el beneplácito para que viaje a México a recibir un tratamiento que la ayude a volver a caminar.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo