Diez años de cárcel para Fernanda

Montero, con la complicidad de Mariana 
y Camila, la acusa de ser una estafadora 
y de intentar matar a Fernando. Nova. Del 5 al 9 de septiembre. 20.00 h

Minutos antes de comenzar a dar un discurso en un evento, don Fernando vuelve a sufrir lagunas mentales y no sabe dónde está ni quiénes son las personas que están a su alrededor. Amelia y Hernán deciden que lo mejor es regresar a casa y Mariana se sorprende al verlos. “Es algo común”, dice ella restándole importancia cuando su hermana muestra su intención de avisar a un médico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero no todo son malas noticias para el abogado ya que Mariana le comunica que Camila ya acudió a declarar en contra de la joven Pérez: “Ya está todo preparado para meterla en la cárcel”.

Llega el día del cumpleaños de Pedro y Amelia se pone nostálgica: “Me gustaría abrazarlo y poder celebrar con él”. Quien sí le organiza una pequeña fiesta es Fernanda, pero cuando está punto de comenzar, unas patrullas de policía llegan acompañadas por Luis y la arrestan. “Ahora nadie te salvará. Prepárate para pasar tus mejores años en la cárcel”, dice él.

Lejos de allí y ajeno a esto, Gómez-Ruiz se pone en contacto con el licenciado Ordóñez y le pide que arregle todos los papeles para poder casarse con Fernanda en cuanto regrese a la ciudad.

En el calabozo, Pérez recibe la visita de Montero: “Es hora de que aprendas que conmigo no se juega. Tengo pruebas suficientes para demostrar que me estafaste y además trataste de matar a Altamirano”. Y antes de irse añade: “Olvida a Carlos, él no tiene tiempo para ti. Solo te usa para saciar sus necesidades de hombre”.

Días después, se celebra el juicio y se cumplen los peores presagios de Felipe, el abogado de la chica, tras los testimonios de Mariana, Camila y el propio Luis. “Se sentencia a la acusada a diez años de prisión”, dice el juez.

Pedro pierde los nervios y culpa a Amelia de lo que está sucediendo. Decidida a enmendar sus errores, la mujer revela el secreto que lleva callando por años: “Te has equivocado porque la niña a la que acabas de mandar a la cárcel es la hija que tanto buscas”. Sin embargo, él no la cree.

Isabela llega a Houston y Carlos, sorprendido, le reitera que no la ama: “Voy a casarme con Fernanda”. Luis también hace acto de presencia y asegura que el único que puede autorizar una operación para implantar un marcapasos a Marissa es él. “Cambiaré mi testamento”, manifiesta su todavía mujer.

Lee el avance completo en la revista Telenovela

Publicidad - Sigue leyendo debajo