La maldad se paga

Luis ingresa en prisión por estafa y se enfrenta a las amenazas de Leopoldo y Solórzano. Además, recibe una paliza de la pandilla liderada por Apolinar. Nova. Del 17 al 21 de octubre. 20.00 h.

Después de tanto sufrimiento, Pedro, ilusionado, hace planes de futuro y lleva a Amelia a visitar unos terrenos que acaba de adquirir: “¿Quieres ser mi novia? Construiremos una casa muy grande para vivir con nuestra familia. Eres la mujer que siempre amé y sigo amando. ”, pregunta romántico. Ella acepta emocionada y le corresponde con un apasionado beso.

Quien también abre su corazón es Maribel. “Estoy enamorada de ti aunque sé que nunca te fijarías en una mujer como yo”, confiesa a Javier, su terapeuta.

Mariana no puede contener las lágrimas al ver lo sola que se encuentra e intenta acercarse a Hernán, pero este la rechaza. Para empeorar la situación, hace una inesperada revelación: “No soy estéril. Te mentí porque no quería tener un hijo contigo”.

Mientras que Lucero huye tras saltar por una de las ventanas de la cabaña donde estaba encerrada, Diego convive con Olivia y desvela el por qué de su comportamiento: “Odio a las mujeres. Cada una de ellas va a pagar todas las ofensas que me hizo la primera que hubo en mi vida”.

Altamirano, que ha salido en busca de Camila para tratar de ganarse nuevamente el cariño de su esposo, se topa con la muchacha y se muestra desconfiada cuando ella le pide ayuda desesperada. Por desgracia, Martínez no tarda en encontrarla y logra persuadir a Mariana con mentiras. “Es mi hermana y está enferma”, asegura antes de llevársela.

Carlos se presenta en el despacho de Luis y enfrenta a Solórzano dispuesto a conseguir los documentos necesarios para encarcelarlo. Luego, se los da a Ordóñez para que los presente en el juzgado. Marissa sufre una crisis al presentir que su hijo corre peligro.

Poco después, Montero se entera de lo sucedido y tras despreciar a su hombre de confianza, prepara las maletas para huir del país. No cuenta con que todos los aeropuertos permanecen vigilados. “Usted no va a ninguna parte. Queda detenido por fraude y otros delitos”, le informa la policía cuando está a punto de embarcar rumbo a Taiwán.

Fernanda acude a su audición en la escuela de música y se sorprende cuando la directora le anuncia que está admitida: “No hará falta que la haga. Su padre pagó sus estudios”. No obstante, ella se rehúsa a aceptar e insiste en tocar el violín, logrando una plaza por méritos propios.

En la cárcel, Luis es recibido por la pandilla de Apolinar, quienes le dan una brutal paliza y le arrebatan una cadena que guardaba de su hija. Solórzano y Leopoldo presencian la escena con satisfacción. “Eres un mal amigo y un cobarde. Ten cuidado porque en cualquier momento podrías sufrir un terrible accidente”, le advierte este último.

El inspector Medina conoce los casos de otras chicas que desaparecieron tras casarse con Diego y organiza un operativo para buscar a Lucero. Altamirano lee la noticia en los diarios y acude a comisaría a contar lo que sabe.

Al saberse descubierto, el profesor trata de huir, pero Fernanda lo ve y lo sigue hasta la cabaña. En un alarde de valentía, lo enfrenta y libera a su amiga del infierno que ha vivido durante años. “Estamos juntas y no vamos a volver a separarnos”, solloza Pilar mientras abraza a su hija.

Los esfuerzos de Mariana tienen recompensa y por fin da con el paradero de Camila. Sin embargo, al verla tirada en la calle no puede evitar dedicarle unas crueles palabras: “No me toques. Estás sucia y podrías contagiarme algo”. La joven, avergonzada, sale corriendo. “No puedo presentarme así ante mi papá. Será mejor que me olvide de él”, piensa escondida entre unos cartones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo