Paulina Goto, de ‘Un camino hacia el destino’: “Uno va construyendo su propio destino’

De pequeña apuntaba maneras para la gimnasia rítimca pero se empeñó en ser cantante y actriz. A punto de cumplir 25 años, ha logrado su sueño de triunfar en la música y protagonizar dos telenovelas de éxito

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sus dulces rasgos esconden a una chica fuerte que parece tener las ideas muy claras. Su voz, al otro lado del teléfono y a miles de kilómetros, suena con una seguridad inusual para alguien tan joven. Pero es que Paulina Goto lleva años en el mundo del espectáculo y la hemos visto en títulos como Niña de mi corazón, Mi corazón es tuyo y Un camino hacia el destino.

¿Qué destacas de tu última novela, que se emite ahora en España?

Ha sido una experiencia increíble para mí. Se trata de una historia clásica y rosa, pero actual. En México y en Estados Unidos ha tenido muy buena acogida y espero que os guste aquí.

¿Cómo te preparaste el papel?

El mayor reto al que me he tenido que enfrentar con Fernanda, mi personaje, es que toca el violín. Por eso, antes de empezar a grabar, tomé clases para que resultase lo más natural posible.

¿Conocías a tu compañero y galán de la novela Horacio Pancheri?

No. Es un gran profesional que siempre venía con el texto aprendido y de buen humor, algo que se agradece. Además, es muy respetuoso y buena persona.

Hace poco confirmasteis que manteníais una relación. ¿Por qué?

Se especulaba demasiado y nos perseguían para sacarnos una fotografía juntos. Al final, pensamos que era mejor no esconderse. ¿Para que ocultar algo tan bonito y que nos hace felices?

¿Internet os ha ayudado?

Sí, aunque yo pienso varias veces lo que pongo en las redes sociales. Considero que la gente que me sigue es porque le interesa lo que digo y siento una responsabilidad con ellos.

¿Crees en el destino?

Hay cosas que tocan y no se pueden evitar pero, por otra parte, también pienso que uno va construyendo su propio camino según las decisiones que toma. En mi caso, a los 16 años dejé Tampico, una ciudad pequeña de México, para irme a la capital, algo que fue clave en mi futuro. Definitivamente yo busqué estar donde estoy, aunque la suerte me acompañó.

Una vez terminado Un camino… ¿Qué planes tienes?

El más inmediato es descansar, irme de viaje y disfrutar de la familia. La verdad es que estaba agotada de hilar un proyecto tras otro y necesitaba algo más de tranquilidad. Luego, quiero centrarme solo en la música.

¿Preparas nuevo disco?

Llevo un tiempo pensando en sacar un álbum más personal. La idea es que salga el próximo año.

¿Cantante o actriz?

Ambas, pero reconozco que a mí siempre me ha interesado más la música y soñaba con dedicarme a ella. Sin esperarlo, a los 17 años me ofrecieron Niña de mi corazón, junto a Lisette Morelos, y me apeteció hacer una novela.

La gimnasia rítmica era otra de tus pasiones. ¿La has dejado?

Sí, desde los 5 a los 15 años le dedicaba mucho tiempo y gané varios títulos. Ya no entreno casi, pero la disciplina que adquirí con este deporte me ha servido en mi carrera artística y me ayuda a montar coreografías.

¿Qué recuerdos tienes de la producción Niña de mi corazón?

Fue especial ya que se trató de mi primer papel protagonista. Sabía que no podía desaprovechar la oportunidad que me daban.

¿Y de Mi corazón es tuyo?

Me quedo con lo divertidas que fueron las grabaciones. Era una historia muy familiar y fuera del plató nos comportábamos como tal. Sigo en contacto con mis compañeros, hace unas semanas estuvimos cenando todos.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Mucho deporte, ahora salgo a correr. Además, sigo asistiendo regularmente a clases de canto y voy al cine y a cenar con mis amigos. También paseo a mi perrita, Mila, que me regaló la productora de Un camino…

¿Te vendrías a España a trabajar?

Sí, me encantaría estar en alguna serie, hacer teatro o una película. Conozco Madrid y Barcelona y las dos ciudades me fascinan. Sé que estaría muy a gusto viviendo allí durante una temporada.

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo