El primer beso

De visita en los viñedos, Luciana y David se dejan llevar por el deseo. Nova. Del 26 al 30 de diciembre. 21.00 h.

David despide a Miguel pues lo considera responsable de la pérdida de la cosecha, pero Susan le comenta que el vino fue adulterado y que no cree que el encargado esté detrás del asunto. César opina igual que la enóloga, pero va más allá defendiendo al joven: “Es tu mejor trabajador, leal y responsable. ¿Has dejado de confiar en él porque sabes que también le atrae Luciana?”.

Aunque la pregunta le molesta, Robles acaba dando la razón a su amigo, que le aconseja que recapacite su decisión respecto al empleado y que se sincere con Muñoz. “Temo la reacción de mis hijos si ella me acepta”, le confiesa él.

Mientras tanto, Miguel, que desea demostrar su inocencia, se enfrenta a Juan: “Sé que estuviste merodeando por la bodega antes de que descubriéramos el vino dañado”. Luego, se suma a la iniciativa de los empleados, que invertirán sus ahorros para que el patrón no tenga que deshacerse de la bodega. “Gracias, pero no voy a dejaros sin dinero”, dice a Luciana cuando se lo entrega. Luego, comunica a Téllez su decisión de vender.

A Fernanda le preocupa la situación y telefonea a su tía Graciela para contarle lo ocurrido y suplicarle que regrese, pero ella no puede hacerlo pues Juan la ha amenazado con revelar que asesinó a Lisa si se atreve a poner un pie en la hacienda. Aun así, tantea al abogado, pero él no da su brazo a torcer: “No me lleves la contraria o te arrepentirás”.

Después de reconocer a Carito que solo la quiere como amiga, Miguel comenta a Susan que está interesado en Luciana. Acto seguido, la primera dice a su amiga que dé una oportunidad a su compañero, pero ella le confiesa que le gusta David.

Llián sufre un ataque de celos cuando se entera de que su amante, Brian Gutiérrez, ha puesto los ojos en Marta. La criada, por su parte, se ilusiona con el policía sin imaginar que fue quien intervino en la extradición de su difunto marido. León por fin se atreve a pedir una cita a Carito, que acepta salir con él por despecho.

Tras revisar la contabilidad de la bodega, Luciana asegura a David que la situación no es insalvable como pensaba. Luego, le pide que la acompañe a los viñedos y desde un montículo lo insta a mirar a su alrededor. “No puedes perder esto, aquí está todo lo que amas”, le dice. “Ahora estoy seguro”, responde él mientras la rodea con sus brazos para besarla. Ella, enamorada, no duda en corresponderle.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Vino el amor