Así se hizo ‘Vino el amor’

Tras nueve meses de trabajo, acaba de concluir el rodaje de esta historia que transcurre entre Tijuana (México) y los viñedos de California, en EE. UU.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El 13 de febrero el equipo de Vino el amor se despidió tras nueve meses de intenso trabajo. “He terminado de darle vida a David, el patrón. Me quedo con una gran satisfacción de saber que he dejado toda mi alma, entrega y disciplina en este personaje complejo, a veces malhumorado, duro, decidido… y otras no. Pero, al fin y al cabo, humano. He intentado hacerlo lo más real posible”, escribía Gabriel Soto, el galán, en las redes sociales.

Y emplazaba al público mexicano, que había seguido fielmente cada tarde desde agosto su apasionado romance de ficción con Irina Baeva, a ver el desenlace una semana después, el día 19.

Ese día volvía a utilizar el mismo medio para dirigirse a sus compañeros: “¡Gracias a los maravillosos seres humanos con los que he trabajado por hacer que este proyecto fuera tan mágico! Fuimos, somos y seguiremos siendo una familia”.

A las pocas semanas de grabación, Irina se expresaba en términos parecidos, y quien se llevaba los mejores halagos era Soto: “Nunca lo he visto enfadarse, al contrario. Cuando el cansancio nos podía, decía: ‘Venga, vamos a echarle ganas, ánimo que se puede’. Lo más destacable de él es la humildad, la sencillez y la disciplina”.

La artista, que dejó hace cuatro años su Rusia natal para convertirse en actriz de telenovelas, confiesa que sentía una enorme responsabilidad por tratarse de su primer protagonista, que le llegaba tras su participación en Muchacha italiana viene a casarse y el papel de villana en Pasión y poder: “Sé que es una gran oportunidad y voy a aprovecharla. Me he esforzado para hablar bien castellano y cuidar mucho el acento”.

Su ansias de aprender le hacían recurrir a sus compañeros, en especial a los veteranos. Cynthia Klitbo, que daba vida a su madre, estaba encantada con que le pidiera ayuda: “Me gusta trabajar con gente joven porque tienen ganas y entusiasmo. Por eso me divierte hacer de mamá, así puedo aconsejar a mis retoños, como a Irina y a José Eduardo (Derbez), a quienes guiaba. Eran mis favoritos, pero me llevé bien con todos porque son muy disciplinados y su ilusión se contagia. Disfruto abriéndoles un poco el camino, como hicieron conmigo. Siento que es un gesto de nobleza”.

Silencio, se graba

Setenta y cinco personas de la produccción, entre equipo artístico y técnico, realizaron varios viajes a Estados Unidos.

“Desde que viene a Sonoma de vacaciones hace tres años supe que quería contar una historia aquí. Es un lugar hermoso con gente maravillosa”, dijo el productor.

Los actores, en especial el galán, se dieron cuenta cuando grabaron en la plaza y los lugareños se agolpaban para verlos. “Nuestros empleados mexicanos nos han dicho que para ellos Soto es como Tom Cruise”, comentaba el directo del hotel donde se alojaron.

Entre viñas

Gabriel Soto, Irina Baeva, José Eduardo Derbez y Luciano Zacharski disfrutaron grabando en la zona vinícola de Napa y Sonoma, en California (EE. UU.).

“Sin duda los mejores espacios naturales donde he grabado en mis veine años de carrera, son increíbles y espectaculares”, aseguró el galán. Sus compañeros le daban la razón.

¡Viva la fiesta!

El equipo tuvo muchos momentos de celebración. El día de Reyes varios roscones llegaron a los estudios, donde los artistas dieron buena cuenta de ellos.

También comieron a gusto los ‘donuts’ que envió el productor para festejar la eleveda audiencia de la novela. Y hubo varios cumpleaños, entre ellos el de Irina, a quien sorprendieron con una deliciosa tarta.

A divertirse

Juan Vidal y Azela Robinson compartieron este divertido momento entre escenas en sus redes sociales

Rivales solo en la ficción

Delante de las cámaras, Kimberly mantenía una pésima relación con Mar Contreras e Irina Baeva, pero detrás de las tres eran amigas, como demuestra esta imagen tomada en un descanso.

Fotos

Cualquier momento era bueno para que Verónica Jaspeado lo fotografiara y compartiera en sus redes sociales.

Muchos nervios

“Lo pasé mal cuando llegué porque la novela ya había empezado, pero todos me ayudaron”, aseguró Bárbara López.

Su personaje, Erika, estaba enamorada de Miguel (Raúl Coronado) en la ficción. La actriz es hija del productor de televisión Reynaldo López.

Padre e hija

Es la segunda producción de José Alberto Castro en la que trabaja Sofía.

Por todo lo alto

El 5 de agosto del año pasado, tres días antes de su estreno en México, José Alberto Castro presentó oficialmente la novela rodeado de su numeroso y brillante elenco.

Y lo hizo en el Museo Numismático Nacional. “Es uno de los lugares más bellos que tenemos en la capital, y me apetecía realizar este evento aquí”, comentó el productor. Para la ocasión, una de las salas del edificio se transformó en una espectacular bodega.

La original

Vino el amor es una adaptación que Janely E.Lee realizó de La chúcara, telenovela chilena protagonizada en 2014 por el recordado Ariel Mercader de Machos y Antonia Santa María. Firmaron la historia Juliio Rojas, reconocido guionista por trabajos como En la cama, Espiga de Oro en el festival de cine de Valladolid en 2005, y Valeria Hoffman.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Vino el amor