Un café con Pepa Rus: “En el amor soy soñadora pero práctica”

La actriz gaditana, que debutó sobre las tablas con 12 años, recuerda la reacción de su madre cuando le contó que quería ser actriz. “Me dijo que desde que tenía un año sabía que era rara”.

Aunque durante mucho tiempo su rostro estuvo asociado a Aída, la comedia de Telecinco, Pepa Rus, de 30 años, ha sabido reinventarse en Gym Tony, la serie de Cuatro en la que interpreta a Secun García. Además, hasta el domingo 24 de enero podemos verla en el Teatro María Guerrero de Madrid con Insolación, junto a María Adánez.

Te liaste con Luisma, Barajas… y ahora le das caña a Maxi, [Tomas Pozzi]. ¿Eres enamoradiza?
Soy soñadora, pero no creo en los amores no correspondidos, me considero práctica. Tengo una pareja estupenda que no es de mi profesión y, de momento, ni me planteo el tema de los niños.

En la obra Insolación, de Emilia Pardo Bazán, representas a tres mujeres de armas tomar…
Sobre todo a una ventera que sembró el germen del liberalismo femenino. Porque el feminismo como reivindicación es todavía una lucha; en el mundo rural sigue habiendo un patriarcado muy fuerte y el machismo está asentado.

Y plantea la dicotomía entre razón y corazón. ¿Por cuál te decantas?
Me muevo por los sentimientos, pero soy calmada y siempre aplico la razón antes de tomar decisiones. Además, soy cariñosa y muy Libra, como mi madre.

Teatro o tele. ¿Qué prefieres?
Me subí por primera vez al escenario con 12 años y con 15 hice una pequeña gira con la Escuela Oficial de Chiclana. Pero la verdad es que si he encadenado una obra con otra ha sido gracias a la popularidad de la serie.

Grabas Lo que escondían sus ojos, inspirada en la novela de Nieves Herrero, para Telecinco.
Sí. Interpreto a la sirvienta de la marquesa de Llanzol [Blanca Suárez], una cotilla de la alta aristocracia de los años cuarenta.

¿Crees en la buena suerte?
Sí, pero hay que trabajarla. En Alicante me quedé en blanco representando Chirigóticas y fue un minuto tan terrible, un momento de tanta inseguridad, que me pasé un año con la letra de esa canción escrita en la mano… por si acaso.

Te defines como insegura.
Va unido a la profesión de actriz. “¿Gustarás o no?”, te preguntas. Por eso, buscas lo mejor para ti.

¿Cómo reaccionó tu madre cuando supo que querías ser actriz?
Me dijo: “Desde que tenías un año y medio sabía que eras rara”. Mis padres, que ya están jubilados, tenían una industria cárnica y me han apoyado siempre.

¿Sois una familia unida?
Mucho. Viven en un pueblo de Cádiz pero siempre han abogado por la cultura, la libertad y por prohibir muy poco, solo lo justo.

Rus es el apellido de tu madre…
Sí. Me llamo Pepa por mi padre y Rus por mi madre. En mi pueblo me llamaban La ñiña de la Rus y La chica del yeyé.

¿Sigues estudiando Lengua y Literatura a distancia?
Lo hago por placer. Me quedan unos créditos para acabar la carrera, y luego haré un máster.

¿Otras aficiones?
Leer en mi rincón, ponerme música y estar allí con mi cigarrito y mi café. ¡Es un placer absoluto!

DE UN SORBO
¿Te gusta el café? Mucho. Si estoy grabando me tomo seis o siete al día.
¿A quién invitarías? Al actor John Malkovich. Tiene un misterio que me vuelve loca.
¿A quién no darías ni agua? A un racista, a un homófobo o a cualquier persona que se crea superior a otra.
Un libro para un buen café. Los renglones torcidos de Dios, porque me impactó el final. Y me fascina La celestina.
Un deseo para este invierno. Ser feliz, tener salud, trabajo, que siga con mi pareja y que mi perrito, Camarón, esté bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV