Maggie Civantos, esposada a ‘Vis a vis’: “Con Macarena he investigado mi lado oscuro”

El Marqués de Sade ha sido una de sus fuentes de inspiración para profundizar en la ira de Maca, que perderá muchas cosas, “entre ellas los escrúpulos”, para sobrevivir fuera y dentro de la cárcel. También analiza el complejo triángulo con Rizos y Fabio.

Esta noche llega a Antena 3 la segunda temporada de Vis a vis (TODAS LAS NOVEDADES Y EL AVANCE DE 3 MINUTOS, AQUÍ) y Maggie Civantos, la protagonista, avisa que ya el primer capítulo va a ser trepidante. En él veremos el inicio del esperado cara a cara entre Macarena y Zulena (Najwa Nimri), lo que marcará la evolución de su personaje en los nuevos capítulos.

¿Sientes la responsabilidad después del éxito de la primera temporada?
Ahora ya estamos acabando de rodar, pero la primera semana sí lo pasé mal porque sentía esa presión, la misma que tenían los guionistas, los directores, la cadena… Pero es una equivocación, al final llegó el momento que me di cuenta de que tenía que volver a disfrutar y confiar en la actriz que soy y en el personaje. Esa es la clave del éxito.

¿Te había agobiado?
Me había agobiado conmigo misma porque quería superarme. Los peores enemigos somos nosotros mismos. La pauta es estar aquí ahora y disfrutar con lo que estás haciendo. Afortunadamente se me pasó en diez días. Vivir este momento es especial porque me encanta Macarena y amo mi trabajo.

Macarena se está haciendo más dura…
Sí, va a ser muy progresivo. Por un lado, como actriz me he impacientado a veces porque quería ya el cambio de Macarena, pero luego agradezco que haya sido gradual porque es mucho más orgánico. Hay capítulos donde vemos a una Macarena un poco compleja, donde no es mala ni buena, es un poco ambigüa. Es un personaje muy interesante de interpretar porque es contradictorio.

¿Qué objetivo tiene ella esta temporada?
Sobrevivir. A lo largo de los capítulos ella va a ir perdiendo cosas y una de ellas serán los escrúpulos.

¿Cómo valoras los nuevos fichajes?
Muy bien. Creo que, además, ellas están muy contentas y se han sentido muy acogidas por esta familia.

¿Has hablado con reclusas en esta ocasión para prepararte?
No, no lo he hecho. En la primera tanda sí que me vi documentales, pero ya hemos construido el ambiente de Vis a vis y no tenía necesidad. Sí que he leído mucho al Marqués de Sade, sobre la ira y lo terrible del ser humano. Macarena no va a llegar hasta ese punto, claro, pero sí va a tener una evolución muy evidente. Aún así, todavía hay algo de la chica que soltaba el pajarito e inocente y que decía que utilizaba jalea real.

¿Qué te aporta Macarena?
El investigar mi lado oscuro, que también es divertido sentirse segura y dejar de ser el saco de todas. En la primera entrega, Macarena es vapuleada y la van llevando de un lado a otro. Aquí, ella no es la que recibe. Tampoco va a ser la que pega, aunque ahora va a haber un poco de boxeo. Pero no es su objetivo como he dicho antes.

¿Te gustaría convertirte en la mala?
No es el momento. El personaje tiene un objetivo y para eso tiene que cambiar pero no puede ser de la noche a la mañana. En un futuro, no sé que va a pasar.

Estás de igual a igual con Zulema.
Sí, vamos a ser cómplices en algunas cosas porque ahora tenemos un interés en común. Hay una negociación con la familia y… ¡Me callo ya!

¿Cómo llevará el triángulo amoroso?
No sé, es complicado… Me gusta esta serie porque es muy compleja. Y no es blanco y negro. Hay un abanico de sentimientos brutal y aquí se ve eso, que Macarena por un lado está enganchada a Rizos y se siente más apasionada y existe una aceptación de su relación con ella. Pero Fabio va a estar ahí y ella no puede evitarlo. Le gusta también. Hay una tensión sexual que se va a mantener hasta los últimos capítulos. ¿Macarena está jugando a dos bandas? Bueno, es que la pobre no sabe y yo la defenderé siempre. Pero es que eso ocurre en la vida real: con unas personas sientes unas cosas y otras te provocan sentimientos diferentes. Y además se suma también que Fabio es un amor prohibido.

¿Maggie se ha visto en esos triángulos?
No tan intensos, pero sí cuando era más joven.

¿Te ha servido esa experiencia?
Bueno, sí. Pero he jugado más con el imaginario y con la empatía de cómo se siente.

¿Qué métodos tienes para estudiar?
Yo lo mezclo todo. En Vis a vis hago un diario del personaje y trabajo con imágenes y con lo más cercano a la realidad posible. Me sirvo de los recuerdos y escuchando a mis compañeros.

¿Qué tal las grabaciones en los exteriores?
Hemos grabado muchísimos este año y me encanta salir fuera de la cárcel. En Almería hizo sol y buena temperatura aunque quería matar al ayudante de dirección al ver que la secuencia era metida en el mar a las 8 de la mañana. Es el momento favorito del capítulo y creo que está conseguido.

¿No te da miedo la competencia de GH VIP?
Si da vértigo pero yo confío en nuestros seguidores y creo que van a estar ahí.

¿Cómo ha cambiado tu vida?
Mentiría si digo que no ha cambiado. Lo ha hecho para bien. Ha habido momentos en que tenía miedo por cuestionarme todo. De alguna manera estoy empezando a entender cómo funciona esta industria. En las clases de Arte Dramático te enseñan a interpretar, pero no a hacer entrevistas ni a posar en el photocall. Cada vez me siento más cómoda y estoy más relajada. Se aprende con la práctica.

¿Recibes ahora más ofertas de trabajo?
Sí que he visto un cambio, pero por ahora no ha salido nada en firme.

¿Cómo llevas que te paren por la calle?
Bien, hay que ser agradecida con la gente y siempre que me lo digan con educación, yo estoy encantada. Me llena de orgullo saber que a la gente le gusta Vis a vis. Si es así estoy feliz. También te digo que tengo la suerte de pasar desapercibida en la calle cuando me quito el mono amarillo y me pongo mis gafas. Me reconocen por la voz.

¿Tu familia cómo lo vive?
Son muy fan de la serie y están muy orgullosos de mí. Siempre me han apoyado, no solo ahora que las cosas están yendo bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV