Chino Darín mezcla amor y trabajo con Úrsula Corberó en ‘La embajada’: “Las actrices son muy complicadas”

Asegura que no se considera un sex symbol y que, aunque no le gusta enamorarse de sus compañeras, ¡no lo ha podido evitar!

image
Chino Darín

Vive uno de sus mejores momentos personales y profesionales. Y todo gracias a La embajada, la serie de Bambú donde tiene un tórrido romance con Belén Rueda y donde ha conocido al que es su actuar amor en la vida real: Úrsula Corberó. ¿Se puede pedir más?

¿Qué nos puedes contar tu personaje en La embajada?
No mucho, es un tipo misterioso. Solo adelantaré que la trama se desarrolla en la embajada española en Bangkok, donde llega un nuevo embajador con toda su familia y se encuentra con que las cosas no son lo que parecían…

Belén Rueda: “Necesitaba un actor con personalidad… Y os aseguro que Chino la tiene”

Y ahí has conocido a la guapa Úrsula Corberó…
¿Guapa? puede ser (risas).

¿Qué es lo que más te gusta de ella como actriz?
Me gusta trabajar con gente generosa que está dispuesta a generar el vínculo en escena de lo que nos toca interpretar. Hay gente que trabaja más con uno mismo y hay gente que establece un juego de paredes, de ida y vuelta. Por suerte, no solo Úrsula, los elencos con los que me he topado son de lo más juguetones en ese sentido. Y eso te permite sacar mejor provecho de tu trabajo.

Hemos visto unas fotos en las que sale tu padre Ricardo con Úrsula de la mano ¿hay muy buena relación familiar?
Siempre he dicho que no iba a salir más con una actriz ni que lo iba a volver a intentar porque he tenido experiencias anteriores y, en general, son complicadas las actrices, no vamos a mentir.

¿Hay celos?
No tiene que ver con los celos. Por suerte, nosotros conocemos el ritmo de trabajo de los actores, entonces es más fácil acoplarse a gente con ese tipo de trabajo o que conozca cómo funciona.

¿Estáis felices?
Estoy muy feliz yo en lo personal. Estoy pasando un gran momento y estoy muy contento con mi situación en España y la verdad es que sentirte a gusto y como en tu propia casa a más de 10.000 km de distancia es una situación de privilegio.

¿Cómo ves a Úrsula como mujer además de bella?
Esa pregunta la dejo en puntos suspensivos (risas).

¿Tú también te consideras un sex symbol?
¿Quién dice eso? Espero que no sea mi padre (risas). No me considero un sex symbol para nada.

Ahora que lo mencionas, ¿sabes que hay millones de mujeres que darían lo que fuera por cruzarse en casa con Ricardo Darín?
No le doy ninguna importancia. Lo veo en pijama todos los días, despeinado cuando se levanta temprano pero no, la verdad es que tengo la mejor relación con él pero es difícil evaluarlo como lo pueden ver desde fuera. Para mí es mi padre y es difícil tomar distancia y verlo desde fuera.

Con él compartes tu afición al fútbol. ¿Veréis el clásico?
Me hubiera gustado verlo en el estadio en Barcelona pero tengo que volver a Madrid por motivos de trabajo. Lo veremos juntos, en pijama y pantuflas.

Ricardo dice que tenéis tanto trabajo que apenas podéis coincidir…
Nos cuesta bastante, es un poco exagerado de su parte, como muchas cosas, pero es cierto que es difícil

¿Rivalizáis últimamente?
No nos dirigimos ya la palabra, porque no queremos pisar en el territorio uno del otro… (risas) No, hacemos chistes respecto a eso, pero la verdad es que nos llevamos muy bien y jamás competiríamos.

Además, estás rodando La Reina de España con Penélope Cruz. ¿Qué tal es en las distancias cortas?
Fantástica, completamente. Siempre he sido un ferviente admirador suyo, soy un fan. Me encantó La niña de tus ojos y es un placer y un privilegio estar con ella en este proyecto. La conocí antes del rodaje brevemente en una situación más familiar y no me alcanzan las palabras para describirla. Es fantástica y como compañera de trabajo es muy generosa y dada a trabajar en conjunto las escenas.

¿No la ves subida?
No. Me parece que es una estrella mundial, donde caiga la conoce todo el mundo. Creo que hay un montón de cuestiones de cuidado que debe tomar por su vida personal y en eso no me meto, pero en el curro es lo más cálido con lo que me ha tocado compartir set.

Una curiosidad. ¿Por qué te llaman Chino?
Me llaman chino desde muy chico, un poco para evitar la repetición de nombre con mi padre. Surgió como un apodo para diferenciarnos y luego se fue trasladando a distintos círculos: fútbol, colegio, familiares y así.

¿Tiene algo que ver con tus ojos rasgados?
Cuando era chico los tenía aún más chinitos, también es cierto que a los críos, en ciertos lugares del interior de Argentina, se les llama ‘chinitos’.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV