Belén Rueda, deslumbrante en ‘La embajada’: “Casi lloro cuando me cortaron el pelo”

La actriz nos cuenta qué es lo que más le atrajo de Claudia, la mujer del embajador, y cómo afronta las escenas tórridas con el joven Chino Darín: “Es más la sensación que das que lo que muestras realmente…”.

Belén Rueda está en un gran momento. Acaba de rodar una película en Colombia, ha presentado en el Festival de Málaga su primera comedia en el cine y de nuevo ha arrasado en televisión: La embajada, su primera serie con la productora Bambú, debuta líder del lunes con 4.034.000 espectadores y se corona como el mejor estreno de la temporada (sin contar las sumas de los estrenos simulcast).

¿Claudia es tu personaje televisivo más arriesgado?
Cada vez que te ofrecen algo es un riesgo. Es cierto que aquí se trata la política como nunca se ha hecho y que habla de la necesidad de limpiar ciertas instituciones… y de asuntos que salen en los informativos. La serie plantea la importancia de ser coherente con lo que quieres y con lo que te toca vivir y nos lleva a extremos de amor, desamor y de corrupción brutales.

En el primer capítulo ya le ha pasado de todo a tu personaje…
Cuando leí ese primer guión mi comentario fue: “¿Y qué van a contar ahora, si ya lo han contado todo?”. Parece que en las series se tiende guardar ciertas cosas para que duren más y me encanta que aquí no hay ningún miedo para solucionar las tramas y sacar cosas nuevas.

Trabajas con el hijo de Ricardo Darín, con quien hiciste Séptimo.
Ser hijo de un actor tan potente no es fácil, pero Chino ha conseguido tener su propia identidad. Para el personaje de Carlos hacía falta un actor con mucha personalidad, porque es un joven de 27 años que tiene una historia con una mujer madura, de 50, y eso tenía que resultar creíble. Y te aseguro que Chino la tiene.

¿Te sientes más expuesta por las escenas tórridas?
No tengo edad para enseñar determinadas cosas, pero es más la sensación que das que lo que muestras. Además, como actriz vas quemando etapas, y mi familia también. Mis hijas son muy importantes, pero ya tienen una edad para entenderlo, puedo hablarlo con ellas sin ningún problema. Antes era yo la que ponía esas trabas, pero ahora son mayores y se pueden defender de ese ruido externo.

Chino Darín, Andrés Velencoso… ¡No te quejarás de tus parejas!
Cuando son hombres los que están con mujeres más jóvenes no es una cosa que se comente; pero cuando es al revés, sí… También dice que cuando eres actriz y cumples una edad parece que no te llaman o no hay papeles interesantes, pero yo aseguro que sí los hay.

Como curiosidad, eres periodista por tercera vez.
Claudia llegó a Tailandia como mujer y madre, pero un vez allí, pasan tantas cosas que, sin quererlo, saca su curiosidad profesional.

¿Qué tal tu reencuentro con Alicia Borrachero?
[2002]! El otro día estuvimos viendo fotos de la serie, parecemos Zipi y Zape, una rubia y otra morena, y ahora tenemos las dos el pelo cortito como entonces.

¿Te cortaste el pelo por exigencias del guión?
El pelo largo ha sido muy característico en mis personajes y quería hacer algo diferente. ¡Cuando me pegaron el tajo me dieron ganas de llorar! Que además me cuesta mucho que me crezca. También ese momento me recordó al personaje de Byb, para quien cortarse el pelo tenía una connotación muy fuerte.

Vienes de dos temporadas de Byb. ¿Acabó demasiado pronto?
Hubiera podido continuar pero es verdad que la audiencia es la que manda.

La cadena tardó en emitirla…
Ese retraso es una de las razones por las que ya no podía seguir. Los actores no pueden estar tanto tiempo en stand by y empiezan a hacer otras cosas. La cadena no toma esas decisiones al azar, tiene una estrategia. Lo que pasa es que yo de momento no la entiendo.

Entre esos proyectos de los que hablas está tu primera comedia en cine, que estrenas este viernes 29 .
Sí, La noche que mi madre mató a mi padre; combina thriller, un género al que se me asocia, con el humor, pero sin histrionismo.

¿Te costó sacar tu vis cómica?
En casa soy graciosilla pero hacer comedia es otra cosa; me obsesionaba el ritmo que requiere, así que confié en la directora, Inés París, y me tiré a la piscina.

Es una historia de pocos actores.
Sí, y rodamos en Valencia, con todo el equipo conviviendo en una casa, fue como Gran Hermano.

¡Y te atreves con la ciencia ficción, en Órbita 9, rodada en Colombia!
El universo y la forma de rodar del director, Hatel Krhaiche, es especial. Conectamos desde el principio. Es lo bueno de esta profesión, que en cada proyecto te sientes como un niño que va al cole por primera vez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV