Carlota Corredera: “Quiero volver a la India con mi hija”

Lució en la pasarela junto a los colaboradores los vestidos elaborados por mujeres con algún tipo de discapacidad en la India, fruto de su emocionante viaje para reflejar el trabajo de la Fundación Vicente Ferrer.

Su viaje a la India para conocer los talleres de la Fundación Vicente Ferrer le ha cambiado la vida. Carlota Corredera tiene tres niñas apadrinadas y hace campaña en Sálvame para ayudar a que mujeres y niños tengan una vida mejor. Su llamamiento ha surtido efecto y, desde que se lanzó esta campaña, se han logrado 2.300 nuevos apadrinamientos. “Esperamos llegar a 3.000, y además ha habido una institución que ha aportado 50.000 euros”, asegura David Camps, responsable de Marketing de la fundación, desde donde valora de forma “muy positiva” su trabajo con Sálvame: “Nos ha permitido dar a conocer más el trabajo de las chicas con discapacidad. Ha sido muy emocionante ver a los colaboradores vestidos con saris, kurtas y punjabis confeccionados por estas mujeres que aprenden un oficio, lo que les permite empoderarse y superar la discriminación que sufren. Y gracias a la implicación de Carlota Corredera hemos podido dar a conocer nuestro programa de desarrollo integral”.

Carlota, ¿cómo viviste la Sálvame Fashion Week? (100 FOTOS DE TODOS LOS MODELOS, AQUÍ)
Ha sido una experiencia muy bonita poder vivirla este año en primera persona y no como directora. El programa tuvo el nivel de una gala en prime time.

Te emocionaste mucho.
Claro. Ha sido de las semanas más bonitas de mi vida. Ver el desfile con los vestidos que yo misma traje de la India y el cariño con el que mis compañeros desfilaron fue muy especial. Además, fue la pasarela más vista de todas. Mi ‘victoria’ en ese desfile, que fue más un premio como trabajo que a mi categoría como modelo (risas), se lo dedico por supuesto a la Fundación, a mi familia y compañeros, y a todas esas mujeres que estamos por encima de la talla 44, ¡he sentido que representaba a las curvas!

¿Qué se ha conseguido con este desfile?
Que la gente apadrine a cientos de niños y que confíen en el trabajo que hace la Fundación: todos sus proyectos son de verdad y lo hemos podido ver de forma transparente. Además, muchas de las prendas que lucimos están a la venta en la web y espero que a raíz de esto las chicas tengan más trabajo en comercio justo.

¿Cómo surgió este viaje?
Se llegó a un acuerdo entre la Fundación y Sálvame. Mila Ximénez es la que iba a hacer el viaje pero no pudo ir para prepararse para Supervivientes, no se podía correr el riesgo de que no llegara a tiempo para ponerse todas las vacunas. Así que se decidió que fuera yo con Carlos, mi marido, que también trabaja en el programa. Nos costó tomar la decisión porque era la pimera vez que nos separábamos de nuestra hija, pero se quedaba en buenas manos y nosotros íbamos a ayudar a otros muchos niños.

¿Qué fue lo que más te impactó?
El Hospital de infecciosos, las imágenes de esas personas en situaciones tan críticas no se me borrarán nunca de la retina. Las escuelas de refuerzo más que impactarme me dieron esperanza, porque vi hombres que vienen de una cultura que discrimina a la mujer y allí están implicados en la educación de sus hijas. Y, como no, tengo que destacar a las mujeres de los talleres, porque todas han pasado por dramas brutales, una mujer con discapacidad en la India está totalmente defenestrada, y pese a sus limitaciones tienen ilusión. Les encantó participar en la Fashion Week.

¿Te gustaría volver?
Por supuesto, estoy segura de que lo haré. La lección de vida es aprender a ser feliz con lo que tienes: los niños son felices a pesar de no tener nada. Mi marido y yo queremos volver con nuestra hija Alba para enseñarle que no todos los niños lo tienen tan fácil como ella, y que pueda conocer a nuestras apadrinadas.

¿Cómo estás viviendo esta etapa de presentadora y colaboradora?
Con perplejidad y naturalidad: siento como que desde el puesto de directora me he ido metiendo poco a poco en plató hasta que he acabado presentando. Estoy muy cómoda en todas las facetas, como en casa. Ahora sustituiré a Paz Padilla durante dos semanas seguidas y va a ser un reto para mí, porque hasta ahora siempre han sido días sueltos.

¿Sientes que ahora el público te trata de otra forma?
Sí, lo llevo bien porque la gente es muy cariñosa. Hubo dos momentos clave: cuando se emitieron mis ‘orígenes’, justo antes de mi baja médica; y en mi entrevista en el Deluxe después de dar a luz. No hay día que no se me acerque alguien a comentarme que le gustó cómo conté mi experiencia como mujer de 40 años que se queda embarazada y que además de la ilusión también siente desencanto sobre ciertas cosas que se tienen idealizadas. Ahora noto que está pasando algo parecido con mi viaje a la India.

¿Seguirás como directora?
Tengo una excedencia como directora de La fábrica de la tele hasta junio; entonces decidiré si vuelvo a dirigir o si alargo la excedencia. Mis propios jefes me dieron la posibilidad de ser colaboradora y presentadora puntual para no perderme del todo y seguir teniendo ingresos. Fue el germen de este cambio, por eso digo que es otro de los regalos que Alba trajo consigo. Estoy muy agradecida porque, en mi caso, la conciliación laboral y profesional es real.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV