Patrick Criado, encerrado en la segunda temporada de ‘Mar de plástico’: “La cárcel cambia a Fernando”

El actor fue la revelación de la primera entrega sobre todo por su gran labor en el capítulo final, en el que se descubría que era el asesino de Campoamargo. Ahora seguirá vinculado a más crímenes a través de unas misteriosas cartas que recibe en prisión…

Patrick Criado no estuvo en la presentación de la segunda temporada de Mar de plástico (todas las tramas, aquí). ¿Significa que Fernando, el asesino de la primera entrega, ya no aparecerá más en la serie? La respuesta es no. El actor ha estado rodando la película Los últimos de Filipinas (con Ricardo Gómez y Álvaro Cervantes), de ahí su ausencia, pero ya se ha incorporado a la grabación de los nuevos capítulos del thriller de Antena 3, en los que pasará la mayor parte del tiempo encerrado en una celda.

¿Cómo has encarado tu personaje pase la mayor parte del tiempo entre cuatro paredes?
Hay algo claro: el personaje ha cambiado. La temporada comienza medio año después de la detención de Fernando y de la resolución del asesinato de Ainhoa. La cárcel ha cambiado a Fernando. En la manera de ver las cosas, de vivir… Así que he planteado de una forma diferente la creación del personaje, siempre partiendo de lo que ya había trabajado para la primera temporada.

¿Te gustan las nuevas tramas?
Estoy muy contento, la verdad. Creo que son bonitas, que se le pueden sacar colores y matices a cada secuencia. Tanto las que tengo con Héctor [Rodolfo Sancho] como las que tengo con Cristina [Andrea Trepat], que es la otra persona que más me visitará; es una admiradora que viene a verme. También con mi hermano Sergio [Federico Aguado].

Fernando era sádico y frío excepto con su hermano. ¿Cómo le afectará no poder cuidar de él?
Desde la cárcel no lo puede cuidar, pero se está manteniendo en el guión esta cosa de que Fernando solo es Fernando cuando está con su hermano. Con las demás personas siempre busca algo de ellas, pero con Sergio el trato es diferente.

En los nuevos capítulos Fernando recibe unas misteriosas cartas que vaticinarán algunos sucesos que ocurren en Campoamargo. ¿Qué hay detrás de esto?
Puede ser que Fernando esconda algo en torno a esas cartas. De momento, no lo sé… (Risas).

¿Cómo llevaste ser el único que conocía al asesino de la primera temporada?
Fue muy divertido. Evidentemente a la prensa no le podía contar nada… Pero es que tampoco lo hice con mis compañeros. Estábamos cenando o tomando unas cañas y hablando sobre quién sería el asesino y yo me callaba u opinaba como cualquier otro: “Pues yo creo que es Fulanito…”. Y eso sabiendo de sobra que era yo (risas).

¿No se lo contaste a nadie?
De compañeros, yo solo se lo dije a Fede [Aguado].

¿Es con el que más confianza tienes? ¿Os conocíais de antes?
No nos conocíamos y eso que los dos vivíamos en el mismo barrio de Madrid, La Elipa. Pero no habíamos coincidido. Es con el que más confianza tengo… Y además interpreta a mi hermano, con lo que aquí estamos juntos bastante tiempo.

¿Qué te llevó a confiar de esa manera en un nuevo compañero?
Somos dos piezas que encajamos perfectamente. Ensayando, currando… al final llega un momento en el que hablando y hablando… salió el tema de quién era el asesino. Él me decía que no entendía algunas cosas que yo hacía a la hora de enfocar mi personaje, así que consideré que era importante que mi compañero lo supiera para que entendiese algunas decisiones que tomaba yo. Creo que no necesitaba decírselo a nadie más.

Se habló mucho (y bien) de la escena del último capítulo en que Fernando tortura a su padre. ¿Cómo la preparaste?
Ahí estábamos ya en Almería. Eso es importante. Cuando estás en el sitio, con los compañeros en el hotel… ya hay algo en el ambiente, una concentración que es muy importante. Retocábamos esa secuencia cada día, pensaba por dónde la podía tirar… También la ensayé con Fede y quedé algún día con Pedro [Casablanc] en el hotel. Luego se rodaron las dos secuencias en dos días. Tuvimos mucho tiempo de preparación, de ensayo… Se llegó a parar el rodaje y estuve 30 minutos con la script para reforzar los diálogos… Se rodó de una manera increíble. Le agradecí a Jorge Redondo –productor ejecutivo- lo que hizo. Si no hubiera tenido este apoyo por parte de la producción no habría podido jugarla como la jugué.

¿Qué te hace a ti disfrutar como actor?
Pues el poder ensayar, tener muy claro lo que se va a hacer… También el ambiente: que no sea todo muy rápido, que te permita pensar, que te permita probar distintas opciones. Estas cosas son importantes para disfrutar.

¿Es casualidad que tú, siendo tan joven, hayas interpretado personajes que se alejan de los tópicos de amores y juergas?
No es casualidad. He recibido algunas ofertas con papeles de ese tipo, de series en las que tenía que hacer algo así… pero a mí me gusta llevar mi carrera encaminada: hacer personajes chulos en proyectos que me llenen y me ilusionen. Eso es lo que hago. Prefiero rechazar un papel protagonista en una serie si no me va a aportar ninguna motivación como actor; prefiero esperar unos meses hasta que llegue un proyecto que me haga tener esa motivación… yo vivo de eso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV