Un café con David Cantero: “El culto a la juventud es algo estúpido que acabaremos pagando”

El periodista, vital y apasionado como profesional y como padre, comparte con nosotros su larga lista de “necesidades vitales”: escribir, pintar, ver mundo y tocar 
la guitarra eléctrica.

Rostro indudable de la actualidad española, David Cantero se incorporó a TVE en 1984 y ha presentado todos los telediarios de la cadena. También estuvo al frente de Informe semanal tres años y condujo el programa La entrevista en el Canal Cultura. Desde 2010 presenta Informativos Telecinco con Isabel Jiménez, a las 15.00.

Empezaste a trabajar a los 14 años.
Sí, entonces era normal que los chavales buscáramos trabajillos parar ganar un dinero y pagar el cine de los domingos y otros extras.

En TVE fuiste reportero gráfico y corresponsal. ¿Cómo se produjo el cambio a presentador?
Antes era un aguerrido reportero, pero empecé a no poder soportar la visión de la desgracia cuando tuve a mi primer hijo.

Trabajaste un año con doña Letizia Ortiz. ¿Cómo ves a los Reyes?
Imagino que ante la situación política, social y económica de este país estarán tan desconcertados y cansados como cualquiera.

¿Qué tal con Isabel Jiménez? ¿Aún añoras a Sara Carbonero?
No me puedo llevar mejor con Isabel; es una compañera maravillosa, impecable y un cielo de persona. Y Sara, a pesar de su ausencia, sigue muy presente.

Eres padre de tres chicos –Alejandro, Adriano y Álvaro– de dos parejas distintas.
Mis hijos son mi razón de vivir. Intento ser un buen padre, amoroso y trato de educarles para que sean personas tolerantes, que no se crean mejor que nadie.

El viaje de Tanaka, tu tercera novela, es un canto a la vejez, pero con salud.
La salud lo es todo, mental y física. Si no estás sano y no te sientes con fuerza y energía, la vida puede ser tortuosa.

¿Te da miedo envejecer?
El culto a la juventud que existe hoy en día es algo estúpido que acabaremos pagando. A mis 55 años, me siento infinitamente más sereno, seguro y positivo que a los 20. Sin embargo, el concepto de jubilación me da grima.

Aun con canas, tienes fama de guapo. ¿Cómo te ves?
Me cuesta mucho verme en ese papel. Debe ser que tengo fama de seductor porque a mí me importa un carajo serlo.

Querías ser policía de pequeño…
Sí, me hubiera encantado ser inspector, pero tenía más vocación por la televisión.

¿Qué aficiones tienes?
Lo mío son necesidades vitales, como escribir, dibujar o pintar y, desde hace un año, me vuelve loco tocar la guitarra eléctrica. También me mantiene vivo el deporte, especialmente el judo, el adiestramiento y el combate.

Y pintas.
Sí, mis cuadros son circenses. Hablan de mantener el equilibrio en este mundo de locos.

Eres amante de las motos.
Sí, soy un motero con alma rockera. Llevo montando en moto desde los 14 años… y además adoro el blues.

DE UN SORBO
¿Te gusta el café? Me encanta, solo y sin azúcar, y bien negro; puedo tomarme cuatro o cinco al día.
¿Te levantas de buen humor? Sí, aunque ¿quién no se despierta alguna vez de mala leche? Soy noctámbulo y detesto madrugar, pero se me puede hablar.
¿A quién ofrecerías una taza? A Georges Remi, el gran Hergé, por ejemplo. Y de los vivos, al escritor Paul Auster.
Y no darías ni agua a… A los chulos y prepotentes, a todos los que maltratan, abusan…
Si el café diera un poder, ¿cuál escogerías? Tal vez el don de volar o el de la invisibilidad o tener la fuerza que da la poción de Panoramix.
¿Una buena lectura para el verano? Carta de una desconocida, de Stefan Zweig, o cualquiera de Joseph Conrad o Ray Bradbury.
Pide un deseo… Salud y serenidad. ¡Y suerte!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV