J.J. Santos, director de deportes de Telecinco, se sincera: ‘‘No volveré a trabajar en la pública’’

Recuerda en esta entrevista lo desagradable que fue la época de TVE (1997-2000) y cómo los sindicatos les tiraban a él y a José Ribagorda octavillas a la cara que ponían ‘Estrellitas no’.

Sigue disfrutando de su trabajo como en su primera época en Radio España en 1978, pero ahora le preocupa más la gente. José Javier Santos, conocido como J.J. Santos, director de deportes de Telecinco, habla sin tapujos tanto del mundo del fútbol como de la poliomielitis que sufrió de niño.

Creciste en el barrio madrileño de Canillejas. ¿Sigues manteniendo las amistades?
Bueno, no tengo relación con la gente de mi niñez ni de la adolescencia, pero sí de la juventud. Al barrio sigo yendo porque mi madre vive allí y la gente acepta mi profesión y que salga en la tele con bastante normalidad.

Llevas ya 38 años en la profesión. ¿Sigues disfrutando?
Sí, porque he cambiado mucho de trabajo. Los primeros diez años en la radio fueron fenomenales; luego pasé un calvario en TVE hasta que en 2000 me fui al diario As, y después Antena 3 me ofreció hacer el primer Mundial de Fútbol en una tele privada. En 2006 llegué a Telecinco, mi casa.

¿Por qué te equivocaste en TVE?
No volveré a trabajar en la pública. Hay gente que tiene un marcado carácter de funcionario, pero eso no va conmigo. Fue desagradable cómo José Ribargorda y yo tuvimos que soportar que los sindicatos nos tiraran octavillas a la cara que ponían ‘Estrellitas no’.

Antes el periodismo deportivo era más de autor. ¿Te gustaba más?
La gente seguía a los nombres, no a los medios. No había jefes de prensa y las entrevistas las pedías directamente al jugador.

¿Estás de acuerdo con Julen Lopetegui como seleccionador?
Sí, totalmente. Ha tenido una formación en la Federación, ha sido campeón de Europa con la Sub-19 y la Sub-21 y está convencido de que los éxitos de España han venido por una forma de jugar que se inició con Luis Aragonés. Julen es una decisión continuista y moderna.

¿Te ha dado pena que Vicente del Bosque se marchara?
A todos nos llega nuestro momento. Me alegro de que haya tenido ocho años de recoger frutos, pero tuvo el fallo de no retirarse después del fracaso del Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

¿Y qué te pareció el adiós de Iker?
En cualquier otro país, Casillas tendría una estatua en el Bernabéu y otra en la Federación. Dicho esto, al igual que Del Bosque debió irse también.

La poliomielitis que sufriste a los 15 meses te derivó en una cojera.
Sí. Estuve en la Fundación del Córdoba Club de Fútbol, en unas jornadas educativas para discapacitados, para explicar mi experiencia y de cómo uno puede sobreponerse a las dificultades. Y siempre que me piden ayuda, colaboro, sobre todo para llevar vacunas a los niños africanos.

La poliomelitis sigue causando estragos…
Afecta a cientos de miles de niños en África, como ocurría en España en los años sesenta. Yo pude ir al colegio y a la universidad sin problema, salvo en la asignatura de educación física, de la que estaba exento y los periodos en que tuve que someterme a operaciones para mejorar la movilidad -seis entre los 10 y los 14 años. Me costaba caminar, pero no necesitaba un tratamiento especial en las aulas. Recuerdo mi infancia muy feliz.

Antes de periodista estudiaste Medicina por imposición familiar…
Todos estaban empeñados, sobre todo mi madre, que quería que ayudase a otros igual que los médicos me ayudaron a mí. De hecho, para que no se enfadara, empecé Medicina. ¡Pero yo desde los diez años quería ser periodista! Mientras estudiaba primero de Medicina empecé a trabajar en Radio España; saqué buenas notas pero me matriculé de Periodismo sin decir nada.

Lloraste por primera vez en un partido de futbol a los 14 años…
Fue en un partido especial, la final de la Copa de Europa que perdió el Atlético de Madrid en el 74. Lo estaba viendo en casa, con mi familia, y fue algo espontáneo; me pareció muy injusto. En cambio, en el Mundial de Sudáfrica estaba convencido de que iba a llorar, pero la responsabilidad de tener 18 millones de espectadores hizo que no me saliera ni una lágrima.

Tu libro Abrazos y zancadillas levantó mucha polémica.
Dije lo que pensaba, pero me arrepiento de lo que escribí sobre Matías Prats. Me sentí mal con él por ser políticamente correcto en un momento determinado, pero Matías es una bellísima persona. Ahora, su hijo trabaja conmigo.

Parece que has encontrado de nuevo el amor a los 55 años. La afortunada se llama Eva Molleja y es psicóloga deportiva…
Yo nunca he escrito ni he dicho nada sobre mi vida personal. Ése es el titular de un confidencial y no tengo intención de hablar del tema. No hablé de mi separación en su momento y no pienso hablar de amores o amoríos.

¿Cuántos años estuviste casado?
28 años. Me casé a los 23 añitos y a los 25 fui padre. Fruto de esa relación tengo dos hijos de 30 y 27 años. El mayor se dedica a temas financieros y trabaja fuera de España y el pequeño es periodista deportivo y trabaja en el diario As.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV