Paz Padilla, sobre su polémica con los negros: “¿Qué hago yo si se me malinterpreta?”

Hablamos con la presentadora de ‘Sálvame diario’ durante la presentación de las ilustraciones que Javier Mariscal ha dedicado a los personajes del programa de Telecinco.

Hace unos días, Paz Padilla fue trending topic en twitter por unos comentarios sobre cómo ve ella a las personas negras. Es lo que tiene trabajar en Sálvame: igual se ceban contigo en las redes sociales por meter la pata que un artista como Javier Mariscal te retrata como un icono pop.

¿Por qué apareces con guantes de boxeo en tu retrato?
Javier Mariscal ha estudiado las personalidades de cada uno y supongo que en mi caso vio en Instagram o le contarían los directores que estoy muy viciada con el deporte. Me gusta el boxeo, hago pesas, footing… Recomiendo a todo el mundo que haga deporte.

¿No será que te ve como la más peleona?
Sí, me gusta. Aunque yo no dejo de ser una mandada. Yo no decido los temas ni dirijo. Soy la presentadora y hago lo que me piden.

Pero te mojas cada vez más.
Sí, sufro mucho con los colaboradores. El ser humano reacciona así cuando se le mete presión y a veces Sálvame es así. Ese es el riesgo. Estamos hablando de su vida. Aquí no hay un guión. Ellos sufren.

¿Si decidieras tú les pincharías menos?
Sí. No va con mi carácter. Pero estoy en Sálvame. Si no estaría en otro programa. Seguramente si hiciera otro programa tendría otro perfil.

¿No tienes miedo a todo eso se vuelva en tu contra?
Yo no me siento a contar nada. Si estás de colaborador, sabes que hay ciertas cosas que tienes que hablar o entrar. Ellos saben que esto es un riesgo.

¿Pero es que hay un pacto para no hablar de tu vida?
No es un pacto, simplemente yo nunca hablo de mi vida. Hace 14 años que no concedo entrevistas que no sean de trabajo.

Al acabar Crónicas Marcianas, dijiste que te costaría volver al mundo del corazón. ¿Cuándo cambiaste el chip?
Desde que he conocido a la gente que trabaja en el mundo del corazón y entiendo un poco más a los personajes. Esto es una industria, un negocio. Meter a todos en el mismo saco no es justo. En Sálvame no se habla de profesionales que no viven de esto. Se les respeta.

¿Entonces fue falta de conocimiento?
Totalmente. Además no sabía cómo se hacía un programa de corazón, como tampoco conozco los entresijos de una revista. Y juzgarlo a la ligera es no respetar el trabajo de compañeros. Muchas veces ponemos etiquetas muy rápido y posiblemente yo las puse. Y sé que hay compañeros que la ponen porque no nos conocen y no saben cómo funcionamos. Me gustaría que se viera cómo trabajan los compañeros de detrás de las cámaras. Hacer cuatro horas y media al día no es fácil. Cuando me dicen que hay guión, yo respondo: ‘¿Y cuándo me lo estudio?’.

¿Pensabas que permanecerías tanto tiempo al frente de un programa como Sálvame?
¡Qué va! Esto ha sido una locura maravillosa. Todos queremos un programa tan longevo, es una lotería. Aquí tenemos la suerte que Telecinco apuesta por el formato y la gente lo sigue. Me encantaría jubilarme en Sálvame. Diez años más y es buena fecha.

¿Te consideras la presentadora titular?
Yo considero que Jorge Javier sigue aquí. Es temporal que esté cuatro días a la semana. Ahora está con Got talent, Gran Hermano, el teatro… ¡Qué bien que me deje trabajo! Yo siempre pienso que cuando vuelva, es él el que tiene que estar. Nunca me he sentido rival. Ahora estoy aquí y también estoy en La que se avecina.

¿Qué tal la grabación?
Yo estoy loca y en Sálvame me contengo, muestro menos mi forma de ser. Y allí soy la menos loca.

¿Tienes enemigos en Sálvame?
No creo que tenga enemigos. Lo que pasa es que se trabaja de forma distinta: en La que se avecina no se trata temas que incomodan.

¿Y amigos?
Sí, tengo amigos. Pero no voy a decir quiénes.

¿Por qué es tan insistente el rumor de que no te llevas bien con Carlota Corredera?
¡Qué tontería se monta la gente! Me fui de vacaciones porque necesitaba descansar después de ocho años sin parar. Pedí unos días y lo único que podía darle a Carlota era millones de besos. Era una tontería. ¿Qué iba a desmentir? Alguien comentó que di el paso un poco fría. ¡Con el aire acondicionado hay en plató! A Carlota solo le puedo dar las gracias. Ahora que está Carlota los viernes, y yo le dedico ese día a La que se avecina. Es un sacrificio que se adapten a mis horarios. Yo tampoco quiero incordiar.

¿Cómo valoras la actuación de Jorge Javier en Gran Hermano?
Admiro mucho a Jorge. No lo ha tenido fácil. Todo el mundo compara. Yo pido paciencia. Él poco a poco tendrá su espacio, le dará su sello. Él no es Mercedes Milá. Las comparaciones son odiosas… Sé de lo que hablo.

Hace unos días fuiste trending topic por unas declaraciones sobre tu empleada del hogar: “Me han sorprendido los negros por ser supertrabajadores y superhonestos”, dijiste.
Esto es como lo de Carlota. ¡Qué voy a contar si se me malinterpreta! Yo solo sé que era mi cumpleaños, que estaba agradecida a mi chica, que me hizo una sorpresa muy bonita, y que colgué en Instagram. ¿Qué hago yo si se malinterpreta?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV