Mónica Carrillo se afianza como escritora: “Me he atrevido a salir de mi zona de confort”

Tras dos novelas, la periodista se atreve con una selección de 200 microcuentos que nacieron… ¡Una noche de Halloween!

image
Mónica Carrillo

No se conforma con tener una de las carreras periodísticas más sólidas del panorama actual. Tras publicar las novelas La luz de Candela y Olvidé decirte quiero, Mónica Carrillo regresa en su faceta como escritora, esta vez, con un libro de microcuentos titulado El tiempo. Todo. Locura.

Aunque publicaste dos novelas primero, empezaste escribiendo microcuentos, ¿verdad?
Sí, nació todo con ellos. Este libro es como un guiño al origen de todo.

Defines el libro como un mar. ¿Por qué?
Es la punta del iceberg, frases muy pequeñitas esconden mucho y que pueden despertar en cualquier lector algún recuerdo, sentimiento o emoción. Todos sangramos por las mismas heridas. Lo más gratificante es que algo tan breve pueda tener tanto calado.

De los 700 que tenías has seleccionado 200… ¿Cómo ha sido la criba?
Ha sido duro. No sabía si estaba acertando. El título lo tenía muy claro desde el principio porque el juego de palabras es una intención, un microcuento en sí mismo. Me permití hacer tres bloques, de los que seleccioné cien que encajaban bien en el tiempo, en todo y en locura como lo más visceral.

El final: Te quise como si no fueras a romperme el corazón. ¿Por qué este para cerrar el libro?
Porque esconde la esencia de la entrega total de cuando uno quiere de esa forma, y te planea una duda: Si lo hubieses sabido, ¿la entrega hubiese sido menor? Es la vuelta al origen. Abrimos el libro con ¿Qué paso conmigo, tiempo? ¿no lo curabas todo? Quería que el lector terminara con esa reflexión de la entrega total.

¿Tu microcuento preferido?
El del título. Luego hay algunos muy especiales como Te vi pasar fuzgamente y pedí un deseo, que es como empieza La luz de Candela.

¿Cómo surgieron los microcuentos?
Fue en twitter y de forma espontánea ni premeditación. Yo no tenía microcuentos y decidí lanzarlos. Una noche de Halloween hace más de cuatro años lancé uno en el que jugaba con las palabras truco, trato y calabazas. Tuvo buena acogida y, a partir de ahí, fui buscando más musicalidad

Hablas de musicalidad. De hecho hay un grupo que ha cogido tus letras. ¿Cómo se llama ese grupo?
Improperios. Con varios microcuentos míos hicimos la letra de la canción y esto me ha permitido despertar esa faceta que yo creía que tenía desconocida y es la de hacer letras para canciones y de hecho algunos artistas me han pedido.

Oye, ¿quién te ha pedido que compongas?
(Risas). Tengo que ser discreta.

¿Has descubierto algo nuevo de ti a través de estas historias?
Que soy valiente y que he superado ciertos retos como el pudor. Me he atrevido de salir de mi zona de confort, que eran los informativos, y me he ido a una ficción muy emocional. Esto es deliberado. Me gusta mucho emocionar al lector a base de emociones.

¿El tiempo lo cura todo?
El tiempo matiza mucho las heridas. Es un bálsamo. No creo que sea malo no olvidar. Uno se mira una cicatriz, porque al final cuenta una historia y tiene un aprendizaje. La ausencia es el dolor más grande e irremplazable. Una pérdida no duele igual a los diez años. Claro que cura el tiempo, pero hay heridas que dejan manchas indelebles.

En diciembre has cumplido diez años en Antena 3. ¿Qué balance haces?
Muy bueno. Diez años en Antena 3 y seis en Televisión Española… Miro hacia atrás y pienso: ‘¡Guau!’ También he cumplido 40 años, así que estoy en un momento en el que me puedo permitir hacer un balance de parar y reflexionar.

No son microcuentos pero, ¿cómo vives los chistes de tu compañero Matías Prats?
(Risas). Yo soy muy del chiste malo. Tenemos piques y nos gastamos bromas. Es muy simpático. Hay veces en el plató que nos tenemos que contener. Esas reacciones son divertidas porque intentamos ser naturales y lo que ve el espectador es el reflejo de nosotros. Evidentemente, tenemos que ser rigurosos y mostrar la credibilidad que el público nos demanda, pero creo que la cercanía en algunos momentos no la resta.

¿Qué te ha dicho del libro?
Se quedó sorprendido porque no tiene twitter y no sabía nada. Le encantó la edición tan cuidada.

¿Te ves dejando la tele y dedicándote solo a la escritura?
Mientras que el público me lo permita y el cuerpo aguante no quiero renunciar a nada. Sé que soy una privilegiada.

Paula Echevarría reivindicó en los Premios Feroz la desigualdad económica entre hombres y mujeres.
Yo no soy quién para quejarme porque mi situación es privilegiada, ante mujeres y hombres. Pero el movimiento He for she tiene mucho sentido, creo que es una cuestión en la que el hombre no tiene que estar fuera. Es una cuestión de educación.

¿Tienes tiempo para ver la tele?
Poco. Veo informativos y estoy con la segunda temporada de Narcos y la sexta de Homeland.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV