¿Qué fue de… Pamela Anderson?

Conserva su melena oxigenada y sus recauchutadas curvas, pero su vida ha cambiado. A sus 50 años, Pamela Anderson reside en Francia con su novio, el futbolista Adil Rami, dedicada al activismo humanitario, la defensa de los animales y, a pesar de su pasado como sex symbol, al feminismo.

Fue uno de los mitos eróticos de los 90, cuando toda una generación de hombres soñaron con ser rescatados en la playa por Pamela Anderson ataviada con el bañador rojo de Los vigilantes de la playa. La actriz, interpretó a C.J. Parker en la serie de la NBC durante 110 capítulos entre 1992 y 1995, obteniendo fama mundial. Sus años en la cresta de la ola le valieron para lograr un récord: ser la conejita de Playboy con más apariciones en la revista, con 14 portadas y 15 reportajes. Y todo desde su primera vez en la publicación, en 1989 con 22 años, hasta la última con 48 primaveras en febrero de 2016, cuando tuvo el honor de ser la última playmate de su historia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sus apariciones en la Biblia de los desnudos fundada por Hugh Hefner es casi pareja a su número de novios y maridos. La actriz protagonizó tres bodas relámpago: la primera con Tommy Lee (1995-1998) padre de sus dos hijos y con quien grabó unos videos porno caseros que fueron filtrados y dieron la vuelta al mundo. Al integrante del grupo Motley Crue también le debe haber contraído el virus de la Hepatitis C por haber compartido las agujas con los que se hicieron unos tatuajes, y un sinfín de escándalos y acusaciones de malos tratos. Tras él vino otro rockero, Kid Rock (2006-2007), con quien se casó en bikini, y finalmente el jugador de poker Rick Salomon (2014-2015). Entre medias, pasaron por su vida el modelo Marcus Schenkenberg, el músico Bret Michaels de Poison, los actores Stephen Dorff, Dean Cain y Sylvester Stallone y el surfista Kelly Slater.

Profesionalmente, su único hito tras Los vigilantes de la playa fue protagonizar las serie Barb Wire y V.I.P., apareciendo en pequeños papeles en películas como Scary Movie 3 o Scooby Doo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero llegó un momento en que Pamela se hartó de la vida de Hollywood y decidió alquilar su mansión en Malibú para empezar una nueva vida en Francia. Su relación con el futbolista del Olympique de Marsella Adil Rami, 18 años menor que ella, ha tenido parte de la culpa, así como sus nuevas inquietudes. Aunque no sólo no reniega de su pasado como sex symbol sino que alardea de ello en sus perfiles en redes sociales, en los últimos años abandera la causa del feminismo y desde su retiro francés, se dedica al activismo humanitario y a la defensa de los animales.

Es vegana desde hace veinte años, casi los mismos que lleva siendo imagen de Peta, una organización por los derechos de los animales. Si sus costumbres han cambiado, su lista de amigos ha dado un giro de 180º. La actriz canadiense ha cambiado a los músicos y rockeros por políticos de primer orden. En una reciente entrevista a la revista The Hollywood Reporter, la nueva mademoiselle Anderson asegura tener en su agenda contactos como Donald Trump, Vladimir Putin o Julian Assange, fundador de Wikileaks al que visita frecuentemente en la embajada de Ecuador en Londres donde se encuentra asilado. "Hablamos de la Biblia, hablamos sobre lo que les pasa a mis hijos, lo que le pasa a su familia. No se trata solo de política, aunque tomo muchas notas y es abrumadora toda la información que me da", reconoce.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

No aclara el carácter de su relación con Vladimir Putin, a quien conoció a raíz de que le enviara una carta en 2015 en la que le instaba a que le impidiera el paso a un buque de transporte de carne de ballena. Según Pamela, el presidente ruso la invitó a su toma de posesión para que ella le entregara flores durante la ceremonia, aunque finalmente no pudo acudir. Y, hablando de asistencias, asegura que Donald Trump la contrató por 500 dólares para ir a una de sus fiestas de cumpleaños. Ahora, la actriz se plantea utilizar esta vieja amistad para reunirse con el presidente de EE.UU. y pedirle que perdone la condena a su amigo Julian Assange.

Todos estos contactos vip han conseguido algo que a la actriz le hace muy feliz: "Por primera vez no me preguntan sólo por mis novios o mis pechos", asegura.

Y mientras disfruta de su semiretiro francés, la actriz se dedica a disfrutar de su amor y, según dicen las malas lenguas, visitar al cirujano. Sus últimas apariciones públicas nos han dejado a una Pamela dispuesta a ganarle la batalla a los años pero con una cara que cada vez tiene menos que ver con la de sus orígenes. ¿Entre sus nuevos contactos también estará el cirujano de Rene Zellweger?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV