¿Qué fue de… Kirk Cameron?

De ídolo de adolescentes a predicador. La vida de Kirk Cameron cambió cuando, un año antes de terminar 'Los problemas crecen', sintió la llamada de Dios. Dejó atrás al sex symbol Mike Seaver y se dedica a hacer películas y programas de temática religiosa y a cuidar de sus seis hijos.

Entre 1985 y 1992, años en los que se emitió Los problemas crecen, su foto forraba las carpetas de casi todas las adolescentes. Kirk Cameron era Mike Seaver en la ficción de la ABC, el hijo mayor de una familia formada por un psiquiatra de Long Island (Nueva York) y su esposa, una periodista que retomaba su carrera tras unos años dedicada a criar a sus cuatro hijos, tres de ellos adolescentes. El actor cumplía a la perfección el rol del hijo guapo, gamberro y chulito, y pronto se convirtió en objeto de deseo de toda una generación.

Pero su vida cambió en 1991 cuando el actor abrazó la fe de la mano de la rama evangélica de los cristianos renacidos. A partir de ese momento, empezaron a crecerle los problemas a él y a los responsables de la serie. Discutió y censuró algunas de las tramas que consideraba inmorales e incluso se negó a trabajar con actores a los que acusaba de ser una mala influencia. Ese fue precisamente el caso de Julie McCulloug, que interpretó a la niñera Julie Costello. Su pasado como conejita de Playboy era intolerable para Kirk, que acusaba a los productores de promover la pornografía. No paró hasta que la despidieron.

Decidido a seguir las enseñanzas de Dios, Kirk se casó con Chelsea Noble (su novia Kate en Los problemas crecen), con quien sigue casado en la actualidad y son padres de seis hijos, cuatro de ellos adoptados.

"¿No es la sonrisa más maravillosa que has visto nunca? Ahora ya sabes por qué este joven tuvo que casarse con ella cuando solo tenía 20 años. 26 años después, creo que tengo un problema: estoy locamente enamorado de ella y mi enamoramiento solo ha empeorado. Agradecido y bendecido", escribió el actor sobre su mujer el año pasado. Obviamente, el matrimonio Cameron comparte ideología religiosa y se la han inculcado a su prole.

A nivel profesional, desde el fin de la serie, ha dedicado su vida a evangelizar y solo hace series o películas de temática religiosa en las que impone la claúsula de no besar a su partenaire. En este sentido, en 2014, se convirtió en uno de los protagonistas de los premios Razzies, los Anti-Oscar, con Saving Christmas, su comedia cristiana sobre la Navidad. El film logró los galardones de peor película y peor guión, mientras que Cameron fue nombrado peor actor de 2014.

Actualmente, a sus 47 años, Kirk Cameron es el líder de una asociación ultrarreligiosa y creacionista llamada The Way of the Master que incluso tiene un programa de televisión con el mismo nombre. Entre los logros de los que presume está el de haber podido entrevistar a Dios.

Kirk Cameron, en su faceta de predicador, invita a sus fieles a rezar en directo y hace declaraciones que levantan ampollas y que le han valido el desprecio de todo su gremio. En una entrevista en la CNN aseguró que “la homosexualidad es antinatural, perjudicial y destruye principios de la civilización". Su discurso dejó boquiabierto al periodista británico Piers Morgan que le preguntó cual sería su reacción si uno de sus hijos le confesase que es gay. "Yo le diría que muy bien, que lo importante es que sea feliz", adelantó el presentador. "Yo no diría eso. Hay cuestiones contra las que tenemos que luchar en la vida. Solo porque uno se sienta de una manera no significa que deba actuar así”, replicó el actor.

Pero no ha sido su única polémica. A lo largo de sus años de fanatismo religioso se ha atrevido a cuestionar a Darwin o a Stephen Hawking: "Decir algo malo sobre Hawking es como acosar a un ciego. Tiene una mi­nus­valía que le autoriza a hacer públicas sus absurdas ideas", escribió en su perfil de Facebook.

En cuanto a la serie que le dio la fama, a pesar de todo el actor no reniega de su familia televisiva y dedicó un cariñoso mensaje en su perfil de Instagram a Alan Thicke, su padre en la ficción, tras su repentina muerte a causa de un infarto. Además, el pasado mes de febrero compartió una imagen del reencuentro en un programa de televisión con sus hermanos en Los problemas crecen.

Teniendo en cuenta las condiciones que impone Kirk Cameron, los amantes de la nostalgia pueden ir abandonando la idea de ver a la familia Seaver reunida de nuevo en televisión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV