Esperanza Pedreño ('Camera Café'), una 'Coneja' por obra y gracia del teatro

La conocimos como Mari Carmen Cañizares, la infantil secretaria de 'Camera Café' pero Esperanza Pedreño es una mujer con muchas caras. Una de ellas la muestra en el teatro, donde ha estrenado la obra 'Coneja' mientras espera reunirse con sus amigos frente a la máquina en la película que prepara Arturo Valls.

Esperanza Pedreño

Esperanza Pedreño, la mítica Cañizares de Camera Café, continúa por el terreno del humor, que domina a la perfección, con una obra de teatro muy personal: Coneja. Trilogía de la desaparición, que podemos ver en el teatro Alfil de Madrid desde el 10 de julio.

La obra, "una payasada surrealista que gira en torno a los sueños rotos", trata de manera subversiva los conflictos internos de una mujer que va desapareciendo mientras atiende a los demás. "Se nos olvida mirarnos al espejo, estamos pendientes de tirar adelante con un bebé que depende de ti… y nos esfumamos", dice.

'Coneja' es la primera obra de una trilogía de la desaparición. ¿De qué tratarán las otras dos?
La segunda obra que se llamará El Santo, hablará de la vida de la mujer postergada por una relación de pareja, y la tercera va de una mujer que desaparece en la fase del cuidado de los padres en la vejez. Para esta tercera parte me he fijado en mi madre, hija única, cuando estuvo cuidando a mi abuela ya fallecida. En esos periodos, las mujeres dejamos de mirarnos al espejo, no nos reconocemos y cuando terminan hay que volverse a reconstruir.

¿Tú eres madre?
Sí, tengo un hijo de siete años. Mi experiencia es que antes yo estaba más preocupada por mi profesión y mis cosas y después de ser madre me enfrento a mí, a la vida y al escenario de otra manera, más adulta, sabiendo que hay otras prioridades, y eso me permite ser más libre en el escenario.

Esperanza Pedreño- Coneja

En esta obra tú te lo guisas y te lo comes todo. ¿Te sientes cómoda con el humor bufonesco?
Desde que salí de la RESAD, allá por 1998, siempre he tenido una parte en la profesión que es la autogestión: He escrito cosas para cabaret, las he interpretado, he dirigido y esta es gran parte de la vinculación que he tenido con el mundo del teatro. Nunca he querido estar parada ni esperar a que me llamen y por eso monté mi propia productora, El Buco, en 2007. Coneja es mi quinta producción. Este tipo de humor que escribo, dirijo e interpreto es muy femenino y por tanto contradictorio pero estamos en un momento en el que las mujeres tenemos que subir al escenario y decir lo que nos dé la gana.

¿Escribes también ensayos o novelas?
No. Además de monólogos para el teatro escribo poesía, pero no he pensado nunca en publicarlo.

Los monólogos son bastante duros. ¿No te apetece hacer obras con más gente?
Sí, quiero dar un salto más allá y trabajar con más gente. Desde mi productora me planteo trabajar en proyectos más grandes y buscar coproducción. Estoy en una etapa donde me siento muy libre en el escenario, pero ya no me hace tanta ilusión seguir dando la cara y me estoy centrando más en formar equipos y generar proyectos.

Esperanza Pedreño- Coneja

A los 19 años ya hacías teatro clásico en el Corral de las Comedias, pero estudiaste tres años de Económicas en tu ciudad natal, Albacete…¿No tenías muy claro lo de ser actriz?
En realidad, cuando estaba estudiando en Albacete me fui a Almagro a vivir y compatibilicé el teatro en una escuela de teatro clásico con la carrera de Económicas. Pero acabé colgando la economía.

Conseguiste una beca y te fuiste a estudiar a Londres.
Me fui con una beca Erasmus de la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático) y allí fue donde aprendí la técnica del clown con unos profesores buenísimos y descubrí mi faceta de payasa; antes sólo había hecho dramones y tragedias.

Creo que también das clases de clown…
Sí. He dado clases monográficas en el barrio madrileño de Malasaña, también en Córdoba y en Albacete. Me interesa sacar la faceta de clown de la gente, el humor, la bufonada. Creo que es mucho más difícil que interpretar drama o hacer una tragedia.

Para ser una clown, eres una mujer bastante seria.
Soy seria, bromista y contradictoria. ¡No puedo pasarme el día ordeñando cabras! Los que nos dedicamos al humor somos gente seria en el fondo. De todas formas, lo importante es crear buen rollo en los equipos y con el público.

Camera Café

La fama te llegó con la serie 'Cámera café'. ¿Qué representa en tu vida Mari Carmen Cañizares?
Es un personaje fantástico al que estoy súper agradecida. Un trabajo que hicimos con mucha libertad porque el formato nos permitía hacerlo a nuestro aire. Ella tiene mucho de payasa, y yo le di mi parte de clown a ese personaje tan teatral.

Vuelve 'Cámera café' al cine en un proyecto producido por Arturo Valls. ¿Te hace ilusión?
Muchísima ilusión. Es como un sueño volver a juntarnos todos otra vez y volver a trabajar en los mismos personajes. Cuando empecemos será como un flash. La excusa para la película es perfecta porque nuestro jefe (Varela) se jubilará, habrá un ERE en la empresa y entonces nos reencontramos.

Cañizares es una perdedora que está marginada por sus compañeros. ¿Te la imaginas volviéndose valiente frente a un ERE?
Cañizares siempre ha sido una valiente. Son los demás los que la ven como una perdedora. Ella es un ente de luz, feliz, inocente y casi pura, que ve la vida de color de rosa.

¿Sigues pensando que 'Cámera café' es para gente lista?
Sí, porque es un tipo de humor súper rápido, que no te lo da todo hecho, y no hay ese tipo de humor en televisión.

¿Sigues manteniendo relación con el equipo de la serie?
Sí, claro. Aunque algunos hayamos dejado de vernos, te aseguro que nos tenemos un gran cariño en la distancia y en cuanto nos veamos, seguro que enseguida haremos lo de "como decíamos ayer"... Ayer mismo me 'wasapeé' con Ana Milán y con la que más contacto he tenido ha sido con Marta Belenguer que, cuando yo estaba embarazada, me echó un cable muy gordo. Anteayer me llamó Arturo Valls, Alex O´Dogherty ha venido a ver mi obra…

Cañizares- Cámera Café

¿Qué aficiones tienes en tu tiempo libre?
Me gusta todo tipo de música: el jazz sobre todo a la hora de ponerme a escribir. Me relaja, me conecta con la creatividad y me pone las pilas. Ahora ya ni tengo que poner música porque tengo un vecino que toca jazz y como las paredes de mi casa son de 'pichiglas', todas las tardes le escucho perfectamente. Y es buenísimo. También me gusta el flamenco, me remueve por dentro. Y me gusta viajar, estar frente al mar… Soy una persona contemplativa y no necesito hacer el pino-puente para divertirme.

¿Eres buena anfitriona?
Lo era cuando vivía en una casa grande porque cocinaba- llegue a ser vendedora de Thermomix-, pero ahora mismo vivo con mi hijo en una casa muy pequeña y apenas cocino.

¿Haces deporte?
De jovencita hice gimnasia rítmica e hice mucho deporte, que luego me ha ayudado, por la disciplina, a estar encima del escenario. Y ahora me encanta el fútbol y me molaría apuntarme a algún equipo para chicas talluditas. Soy una persona solitaria pero no me gusta hacer deporte en soledad; el deporte siempre en equipo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV