Los primeros pasos de Mario Casas en televisión

Ahora es estrella de Netflix. Estrena 'Hogar' junto a Javier Gutiérrez y rueda la película 'El practicante' y la serie 'El inocente'. Pero, ¿cómo ha llegado un ídolo adolescente a ser uno de los actores más solicitados de su generación?

Mario Casas en una imagen promocional de la película 'Hogar'
Netflix

Para muchos actores y actrices de nuestro país participar en series denominadas 'adolescentes' es un arma de doble filo. Sus personajes conectan con el público, consiguen mucha repercusión en poco tiempo y, con un poco de suerte y bastante talento pueden ir abriendo nuevas puertas en el sector. Pero también corren el peligro de encasillarse en ese perfil y tardar mucho en salir de ahí o caer en el olvido.

Entre los afortunados que obtuvieron uno de esos papeles clave está el cotizado actor Mario Casas. Ahora, con 33 años, ha demostrado con creces que es un intérprete polivalente pero necesitó un tiempo para convencer a público y crítica que era algo más que uno de los seductores juveniles de la pequeña pantalla. Te contamos cómo lo ha conseguido.

Era apenas un niño y Mario (La Coruña, 1986) ya tenía bastante claro que su futuro estaba ante las cámaras. Por eso, podemos verle en algunos anuncios durante los 90. No tiene desperdicio su aparición en este comercial de Telepizza:

Tuvieron que pasar algunos años para comenzar a tener oportunidades con más aplomo en la pequeña pantalla. En 2005, ya con 19 años, participó en la que sería su primera serie, Obsesión (La 1), donde interpretó a Nico Castillo durante siete episodios. En el vídeo (a partir del minuto 6:45) podemos verle compartiendo escena con Eduardo Aldán (Caiga Quien Caiga) y a continuación con Aurora Carbonell (Al salir de clase, El secreto de Puente Viejo).

Ese mismo año también tuvo una breve aparición en Motivos personales, el thriller de éxito de Telecinco, y en 2006 participó en Mujeres (La 2), una avanzada apuesta de Dunia Ayaso y Félix Sabroso que narraba la vida de tres generaciones de mujeres en un barrio de Madrid.

Pero, sin duda, su mayor oportunidad llegó con SMS (Sin miedo a soñar) en los primeros meses de La Sexta. Durante dos años Mario Casas y sus compañeros de reparto, que incluye a Raúl Peña, Amaia Salamanca, María Castro, Guillermo Barrientos, Yon González, María León o Sergio Mur, entraron en las casas de los espectadores para quedarse. A lo largo de los 184 episodios en los que apareció Mario tuvo la oportunidad de rodar junto a su hermano Óscar, que ya apuntaba maneras por entonces.

Una vez terminó la serie, Casas supo aprovechar el tirón y en 2007 se convirtió uno de Los hombres de Paco (Antena 3), y 'caballero andante' de Sara (Michelle Jenner). El despegue de su carrera ya era irrefrenable y su siguiente proyecto fue El barco (Antena 3), el drama apocalíptico que le cruzó con otra tanda de actores consolidados como Juanjo Artero, Irene Montalà, Luis Callejo y varios rostros en pleno despegue como Blanca Suárez, Marina Salas, Bernabé Fernández, Javier Hernández o Jan Cornet.

Hasta este momento Mario había conseguido compaginar su avance en televisión con su carrera cinematográfica pero la sucesión de ofertas sobre la mesa hizo que durante unos años su mente estuviese centrada en la gran pantalla. Pero su vuelta iba a ser sonada y, aunque tuvo una breve aparición en la segunda temporada de Paquita Salas (Netflix), su siguiente proyecto fue bastante impactante.

Hablamos de Instinto, una producción de Movistar que nos presenta a Marco Mur (Mario Casas), un exitoso empresario con unos curiosos gustos sexuales y una vida llena de complejidades. Entre ellas, tiene un hermano con autismo, José (Óscar Casas, que se reencuentra con su hermano en un rodaje) con el que no sabe cómo relacionarse y esconde un pasado difícil que le obliga a acudir a una psicóloga para superarlo.

Su aventura en Netflix

El 2019 fue un año muy bueno para Mario Casas si nos referimos a la llegada de proyectos a su agenda. Parece que el gigante de streaming estaba muy interesado en el actor porque firmó nada menos que tres producciones con él. La primera se estrena el miércoles 25 de marzo. Se trata de Hogar, un thriller sobre una obsesión por recuperar la rutina en el entorno doméstico en el que comparte protagonismo con Javier Gutiérrez.

Además, si los retrasos en rodaje y posproducción por el coronavirus lo permiten, este mismo año le veremos en otros dos proyectos más con la plataforma. Por un lado, en la nueva serie El inocente interpreta a Mateo, marido de Olivia (Aura Garrido), quienes tendrán que rehacer su vida por segunda vez tras recibir una perturbadora y sorprendente noticia.

Para cerrar un extraordinario año de estrenos en televisión le veremos en otra película de Netflix, El practicante. El director y productor del filme, Carles Torras asegura que en él veremos a un Mario Casas inédito. Su interpretación, junto con la de su compañera Déborah François, será sorprendente, en un registro poco habitual en él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV