María León es la bomba de la temporada 3 de 'La casa de las flores'

Es la reina de la comedia. Estrena la tercera temporada de 'La casa de las flores' en Netflix y ha tenido que retrasar el estreno de su última película, 'La lista de los deseos', junto a Victoria Abril y Silvia Alonso.

Actriz todoterreno, tiene la garra de su apellido, León. Habla atropelladamente, de forma vehemente y generosa en epítetos que salpimentan su vocabulario. Pero después de un rato charlando, lo que de verdad impresiona de María es el énfasis y la fuerza que transmite. Habla con pasión de todo. En su vida no existen las medias tintas.

El éxito le llegó de la mano de Benito Zambrano con el personaje de Pepita en La voz dormida por el que recibió el Goya a la Mejor Actriz Revelación. Desde entonces, no para de trabajar. Este año, además del cine, podemos verla de gira teatral por España con La pasión de Yerma, texto adaptado por Lola Blasco, bajo la dirección de Pepa Gamboa.

Vaya bomba de relojería es tu Purificación de La casa de las flores

¡Sí! Tiene una personalidad bastante bipolar, cuando coge la moto no hay quien la pare. Es muy obsesiva con lo que quiere, y a su familia la quiere mucho, porque tiene mucho terror a quedarse sola. Su contrincante número uno es su excuñada, Paulina de la Mora.

Se estrena la tercera temporada en Netflix y tú sigues al pie del cañón.

Esta vez Purificación llega a la serie para “dar por culo” directamente y lo va a conseguir (risas). Vamos, que mi personaje es cada vez más importante y gana terreno en la serie. Me siento muy orgullosa del premio que me dio por él la Unión de Actores.

This content is imported from YouTube. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

¿Qué es lo que más te gusta de ella?

En un principio me costaba mucho entenderla, y eso es lo que más me ilusionó. Es muy interesante hacer de una chica que tiene un corazón enorme y mucho talento, pero también carencias emocionales, lo que la convierte en una bomba de relojería. En esta tercera temporada es donde se explica más el personaje. Si hubieran sido solo dos capítulos, me hubiera quedado con la miel en los labios. Y “La casa de las flores” no es una serie para mojar un poquito de pan, ¡sino para comerse un bollo entero en salsa!

¿En tu vida cotidiana, qué verbo conjugas más a menudo, padecer o amar? ¿Cuál es tu sustento emocional?

Yo prefiero querer. Todos tenemos algún motivo para pensar lo contrario, pero a mí me funciona mejor el querer.

Pues a Broncano en “La Resistencia” le dijiste que el poco tiempo que tienes lo empleas “en gastar dinero y en follar”.

Pues sí. No hay mejor plan en el mundo, además de reír (risas).

Eres la gran reina de la comedia española, pero en “La lista de los deseos” cambias de piel y te acercas a la Pepita de “La voz dormida”.

Me parece exagerado que me llames “la gran reina de la comedia española”, con las grandes cómicas que tenemos en este país. Es verdad que en “La lista de los deseos”, a mi personaje le tocan los palos trágicos y la criatura lo tiene difícil, como lo tenía Pepita.

red carpet   'union de actores' awards 2020
Pablo CuadraGetty Images

La película se define como una “road movie” hacia la esperanza. ¿Por qué?

Parte de la premisa del viaje de unas amigas diagnosticadas de cáncer de pecho, pero en realidad la película habla de la manera de saber vivir. Las amigas tienen que enfrentarse con una enfermedad, pero es más fácil hacerlo de la mano de alguien y desde la alegría y la esperanza.

¿Es una película de mujeres?

El director te diría que sí, pero personalmente creo que podían haberla hecho tres hombres exactamente igual. Lo importante es cómo tres personas que no tienen nada que ver, se juntan para un viaje y se ayudan mutuamente.

¿Has vivido la enfermedad de cerca?

He tenido compañeras y amigas que han padecido cáncer y he tenido el privilegio de ver en primera persona la fortaleza que han demostrado para salir adelante.

Repites con el director y guionista Álvaro Díaz Lorenzo, con el que ya trabajaste en “Los Japón” y “Señor dame paciencia”. ¿Te has convertido en su musa?

Álvaro es un ser excepcional y con él me siento libre a la hora de trabajar. Tiene claros sus proyectos, pero la admiración mutua que sentimos el uno por el otro hace posible que también escuche mis opiniones.

¿Qué tres cosas te gustaría hacer y nunca te has atrevido, como hace Eva, tu personaje?

Meterme en un cañón y ser una mujer bala y caer siempre bien y de pie. Tirarme desde un avión y marcarme una canción y reunir a mis vecinos en el parque cercano a mi casa. ¡Hay que invitar a la gente a cantar y a celebrar la vida!

This content is imported from YouTube. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Estamos viviendo momentos difíciles por el tema del coronavirus. ¿Es importante mirar hacia adelante?

Es buen momento para tomar conciencia desde la individualidad y luego compartirla. Son momentos para estar unidos y para que la gente haga cosas buenas sin esperar nada. Me emocioné el primer día que oí los aplausos desde los balcones en Madrid para el personal sanitario. Si para algo ha servido esta desgracia ha sido para que la gente se escuche. Escuchar los latidos de cada corazón nos da poder.

En “La pasión de Yerma”, una versión libre de Lola Blasco del clásico de Lorca, que haces en teatro, abordas el drama de una mujer que no puede tener hijos. ¿Tú te planteas la maternidad?

Adelanto que en septiembre estaremos con esta obra en Madrid. Respecto a la maternidad, igual que Yerma, lo primero que quiero experimentar es el deseo, pero también tengo presente la idea de procrear porque soy muy familiar y me encantan los niños. No me marco fechas, pero, como soy tan pasional, el día menos pensado me decido sin avisar (risas).

Mientras tanto ejerces de súper tía con tus sobrinas.

Son muy listas y dos bellezones: Manuela, la hija de Paco y Marina, la hija de Alejandro. ¡Estoy orgullosa de mis dos princesas, mis dos bichos! Cada día son más guapas y más independientes.

Te defines como una anciana en el cuerpo de una niña chica.

Es que soy una anciana, un alma vieja que se sacude la soledad escuchando día y noche a Enrique Morente y a Manolo Caracol. ¡Me alegran la vida! Cada día soy más joven de actitud y cada vez tengo el alma más vieja. Son mis raíces, con lo que yo me identifico.

instyle 15th anniversary party in madrid
NurPhotoGetty Images

¿Sigues llevando el rosario de tu abuela Ana María a los rodajes?

¡Sí! Siempre está en mi bolso. Me lo dio para que me acompañara en un show de Paco. Era yo chiquitilla y, desde entonces, no me lo quito nunca. Ahora lo llevo en una bolsita junto a una piedra que me regaló mi hermana Inma (Cuesta) para el teatro y una medalla de mi tío Paco (Casado), que hizo de mi padre en “Carmina” y que ha fallecido este año.

Ganaste el Goya, la Concha de Plata y de San Sebastián y el Premio de la Unión de actores con 26 añitos. ¿Ha llovido mucho durante estos años?

Los años no pasan en balde y es lógico que haya cambiado, pero ahora mismo me siento mejor que nunca porque decido qué quiero hacer y cómo. Y le toca el turno al teatro.

Te apellidas León, eres Leo en el zodíaco, tu tatuaje dice Lions Love, y tu cuenta de Twitter es @laleonademaria. ¿Defiendes con uñas y dientes tu terreno?

Soy pasional. Los Leo llevamos la risa y el llanto al extremo, como en una tragicomedia. Me veo bastante animal y me gusta llevarlo por bandera. Hoy en día es muy difícil diferenciarte porque hay tanto de todo que las personas se desdibujan. Defender lo que es una, te da autenticidad, luz, color.

Siempre hablas de tu familia como si fuerais una piña.

Es cierto. Siempre abogo por el lema: la familia unida, jamás será vencida. Nos gusta la manada. Defendiéndonos entre nosotros, tenemos más poder que yendo por libre. En mi casa seguimos el matriarcado que nos ha enseñado Carmina y que todos hemos mamado.

Hablas poco de tu padre, Antonio León. ¿Es un hombre discreto?

Mi padre es el verdadero artista de la casa, pero sabe mantenerse en un segundo plano porque tiene un animal único al lado que es Carmina. Es un hombre inteligentísimo y muy sensible. Le admiro y le amo con todo mi corazón.

¿Tus padres siguen viviendo en Sevilla?

Allí siguen. Tengo la suerte de tener unos padres que están enamorados y se admiran mutuamente. Eso es poco corriente después de tantos años juntos.

Debes añorarles porque tengo entendido que hablas por teléfono con tu madre unas diez veces al día...

Eso lo hacía cuando llegué a Madrid, pero ahora seguro que hablamos cinco veces por lo menos (risas). Nos lo contamos todo. Cómo nos levantamos, a dónde vamos, a quién vemos...Me cuenta chistes, me manda vídeos...Carmina es muy divertida. Con ella no te aburres nunca.

¿Sigues practicando baile?

A los 19 años tenía que decidir a qué quería dedicarme en la vida y me dejé aconsejar por mi hermano Paco, que es un gran bailarín y me dijo que ya era mayor para destacar en ese terreno. Pero claro que sigo practicando baile. ¡Y que nunca me falte! El cante y el baile son mi oxígeno para sobrevivir.

Tu hermano Paco sabía que serías actriz antes de que tú misma te dieras cuenta de ello. ¿Te ha vaticinado que acabarás siendo una chica Almodóvar como soñabas hace unos años?

Ahora ya no me importa tanto. Sigo admirando mucho a Pedro Almodóvar, pero también a otros directores buenísimos. Lo que realmente quiero es convertirme en una gran dama de la actuación.

Fiel a tu perra Uma. ¿Tal vez en las cosas sencillas reside la felicidad?

Estos momentos son perfectos para reencontrarse con todo lo bueno que tenemos y que pasamos por encima para no llegar a ninguna parte. No sé por qué tenemos tanta prisa si al final todos acabaremos en el mismo sitio, en la caja.

Hablando de sitios cerrados, creo que te daba pánico meterte en un ascensor, hasta que te enterraron en una tumba en la serie “Cuenta atrás”.

Tenía claustrofobia, pero no quise decir nada porque quería actuar. Llamé a mi madre después, para explicárselo y me contestó: “¿Tú no querías ser artista? Pues que te den por culo”. Y se me quitó la claustrofobia de golpe (risas). El miedo nunca es bueno porque es irracional, pero yo sigo pisando el escenario con el pie derecho y llevo encima mis medallitas.

maria leon   portrait session in madrid
NurPhotoGetty Images

¿Qué es lo primero que haces cuando te levantas por la mañana?

Poner música y cantar. En Andalucía es normal que cantemos, que gritemos, que lloremos… ya sea bueno o malo, todo lo celebramos. Según mi estado de ánimo voy cambiando lo que escucho. Si estoy melancólica me pongo a Chavela Vargas, si amanezco romántica, escucho a Morente, que me quiero venir arriba, pues música de la Pantoja.

¿Sigues siendo fan de Marisol y de la música de los años 60 y 70?

Soy muy sesentera y muy antigua. También muy flamenca porque me gusta la copla y el cante hondo. De Marisol me encantan todas sus canciones. Si te fijas, aquellos años fueron difíciles, pero los cantantes eran muy modernos y sus canciones levantaban el ánimo.

Con el coronavirus se ha vuelto a poner de moda “Resistiré”, del Dúo Dinámico....

Es una canción genial. Tendríamos que hacer una lista de canciones maravillosas que hay que recuperar.

Además de cuidad el alma, ¿cuidas tu cuerpo?

Me encanta cocinar verduras porque cada vez me preocupa más la comida sana.

¿Te interesa la moda?

Me gusta la moda pero no entiendo. Es una profesión complicada y yo la utilizo como una herramienta para mi trabajo, cuando voy a un festival o a la gala de un premio. En esos casos me dejo aconsejar por profesionales en los que confío, pero tengo mi propio criterio y sé lo que me sienta bien y lo que me apetece llevar. Los vestidos de princesa hace tiempo que no los uso por edad; ahora prefiero pantalones y siempre me visto como si estuviera jugando.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV