El lado más tierno de Los Jemelos (sí, con jota): así son los bailarines de ‘Mujeres y hombres y viceversa’

Cercanos, didácticos y con mucho talento. Pasamos un día con este simpático dúo mientras dan clase al grupo de niñas de la escuela Qelium de Madrid.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Bailarines y coreógrafos en Mujeres y hombres y viceversa, son también profesores, actores… A Paolo y Rocco di Marvel, Los Jemelos, la vida les sonríe y devuelven su buena estrella con entusiasmo. "Hagas lo que hagas, lo importante es ser feliz y no dejar de aprender", coinciden. Su historia es curiosa: en realidad estos hermanos italianos debutaron casi por casualidad en una sala de fiestas, Mario Vaquerizo les fichó para un videoclip de Fangoria y después salieron con el grupo de gira. Su salto a la tele les está abriendo ahora nuevas puertas.

Fuimos testigos de su trabajo durante nuestra visita a la escuela Qelium Danza, de San Agustín de Guadalix, Madrid. Allí, acompañados por la directora, María Ángeles Ruiz-Belda, les vimos enseñar baile a varios grupos de niñas, con las que derrocharon arte y mostraron una imagen muy distinta a la que suelen ver los seguidores del programa de Telecinco.

¿Cómo fueron vuestros inicios?
Paolo: Todo empezó por casualidad, en un restaurante-cabaret de Madrid, llamado Gula Gula. Por aquel entonces, cada uno teníamos nuestros hobbies por separado, pero coincidíamos en que a ambos nos gustaba la música y la danza.

Rocco: Paolo bailaba en la calle, es un b-boy, y yo tomaba clases en escuelas, haciendo ballet y jazz, y una vez cenando en Gula Gula, nos vieron, les gustamos y nos ofrecieron trabajar juntos. Tuvimos un día de show y a partir de ahí descubrimos que podíamos complementarnos. Después comenzamos a bailar en 69 pétalos, dirigido por Jorge Albi, y nos empezaron a llamar para promociones, bolos en discotecas…

¿De dónde viene el apodo de Los Jemelos?
R.: Fue precisamente en el Gula Gula, un fotógrafo nos bautizó como Los Jemelos, y así nos dimos a conocer. Además de bailar con ese nombre artístico, empezamos a pinchar también. Y más tarde trabajamos con Fangoria.

¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar con Fangoria?
P.: Lo de Fangoria fue en 2009, llamó Mario Vaquerizo a Rocco porque buscaban bailarines. Rodamos el videoclip de Más es Más y luego nos ofrecieron ir de gira con ellos.

¿Y lo de Mujeres y hombres y viceversa?
R.: Después de lo de Fangoria, y a través de nuestra representante, les presentamos una propuesta para la sección de los retos, enfocada al tema del baile, algo nuevo dentro del programa. Confiaron en nosotros y gustó mucho lo que hicimos.

P.: Tronistas y pretendientes se toman muy en serio los bailes y conseguimos transmitirles la importancia de los ensayos y la actitud a la hora de bailar. Ponen mucho interés en la puesta en escena y nos gusta hacer retos temáticos. La verdad es que estamos muy agradecidos por la libertad que nos dejan y lo fácil que es trabajar en el programa.

¿Cómo elegís vuestros estilismos?
R.: Al principio éramos mas andróginos, utilizabamos incluso corsés. Involucrábamos a la nonna (nuestra abuela) a la hora de crear modelitos. Poco a poco nos quedamos con lo que mejor nos sentíamos, pero la verdad es que nos gusta cambiar continuamente.

¿Os gusta llamar la atención?
P.: Nos gusta lo que llevamos, y además llama la atención. Ahora nos viste Rubén Galarreta, un diseñador increíble con el que hubo química, tenia ganas de vestirnos y nosotros de que nos vistiera. Sus diseños son atrevidos, y visualmente van mucho con nosotros. Al final, en el mundo artístico, hay un feeling entre las personas, se conecta y punto. Y con Rubén hemos conectado desde el principio.

¿El programa es real?
R.: Sí, desde dentro se vive de una forma muy intensa, y a nosotros nos han acogido todos superbién, nosotros podríamos haber sido los bichos raros y es al contrario… nos han dado una lección de que lo diferente puede ser digno de admiración.

¿Qué tal con Emma García?
R.: Es nuestro reto más importante dentro del programa, queremos que baile con nosotros, es nuestro objetivo (sonríe) El primer día que llegamos nos dio mucha confianza y nos contagió ese magnetismo y energía que ella tiene. Trabajar con gente que admiras, te hace ser mejor o por lo menos aspirar a serlo.

P.: Además de Enma, también nuestra directora es una mujer fantástica, que ha confiado desde el primer momento en nosotros y nos lo pone muy fácil a la hora de trabajar. La verdad es que saber que estas en manos de dos mujeres así hace que tú tengas muchisimas ganas de trabajar.

¿Que lugar ocupa en vuestra carrera el dar clases?
P.: Un lugar muy importante. Dando clases aprendemos muchísimo, es como tener la base de lo que vas creando luego, y dar clase a tanta gente te lo pone más facil a la hora de por ejemplo enseñar a gente nueva, vas creando patrones. También es una forma de entrenamiento… La carrera del artista nunca acaba. Nosotros recibimos también clases, en un par de escuelas de Madrid: acrobacia y hip hop, y yo más ballet, pole dance y contemporáneo. eso es muy positivo porque si queremos montar un numero con una barra, pues yo le enseño a él. Tener dos cabezas pensantes nos permite sacar adelante más números. Nos complementamos muy bien.

¿Os peleáis mucho?
P.: Siempre (risas), pero de buen rollo, porque aunque discrepemos, al final se nos enciende la misma bombilla: sabemos cuáles son nuestro puntos débiles y fuertes, y si tenemos dudas, preguntamos y nos aconsejamos mutuamente. Aceptamos siempre propuestas y sugerencias… Cerrarse puertas y ser corto de miras es lo pero que puedes hacer.

¿Ligáis mas ahora?
R.: Yo no.. (risas). Ahora salimos menos. Yo no iría al programa porque no soportaría la presión y no sé si me adaptaría a esa dinámica. Además soy muy tímido y no podría, claro. Para participar en este programa también hay que valer.

¿El programa tiene muy malas críticas?
R.: Y muy buenas también. La opinión pública y la crítica están sobrevaloradas. Hay una tendencia a dar más importancia al qué dirán y lo que piensan los demás, que a lo que pensamos nosotros mismos. No nos paramos a pensar si somos felices o no con quienes somos y lo que hacemos, y damos pie a que un cierto tipo de gente cree un universo paralelo en el que establecen lo que está bien o mal, y eso siempre será su opinión, no una verdad absoluta.


P.: Poco a poco aprendes que las cosas son de otra manera, tú tienes que guiarte por tu propio criterio sin tener vergüenza al qué dirán. Mi hermano y yo hemos hecho siempre lo que nos ha dado la gana, y la experiencia te enseña que si lo haces con buen rollo, eso se transmite a los demás.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV