Chino Darín, marcado por su ADN: “Jamás competiré con mi viejo”

Su objetivo era trabajar detrás de la cámara, pero los genes pudieron más y ahora está enamorado del ‘oficio familiar’ y también de su compañera de serie, Úrsula Corberó: “Es maravillosa, ¡una mujer fatal!”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dedicarse a la interpretación parecía una buena opción para Chino Darín, pero no fue la primera: “Iba para director. Estaba en un momento de mi vida en el que buscaba mi espacio y estudié realización. Luego, las circunstancias me trajeron hasta aquí”. Habla de La embajada, el thriller de Antena 3 en el que conoció a Úrsula Corberó, su pareja dentro y fuera de la pantalla. Charlamos con uno de los actores del momento –también rueda con Penélope Cruz la película La reina de España– en un acto de Bombay Sapphire, marca de la que es ‘embajador’.

Chino, ¿dirías que has encontrado tu sitio?
Sí, este trabajo me apasiona. Quizá me ha costado identificarlo porque lo tenía siempre muy cerca.

¿Qué significa que tu padre sea Ricardo Darín?
La verdad, yo no le doy ninguna importancia; lo veo en pijama todos los días, despeinado y demás… (risas). Y nuestra relación es magnífica. Para mí es mi padre, por lo que resulta muy complicado tomar distancia y hacer otra lectura desde fuera.

¿Y a tu madre, Florencia Bas, qué ‘papel’ le ha tocado en esto?
Mi mamá está al tanto de todo, ya que tiene mucha visión de futuro. Lee los guiones y el mejor termómetro para mí y para mi viejo.

Pero tú siempre habías soñado con dirigir…
Podría continuar siendo mi objetivo, pero no me 
ha quedado otra que ser actor (risas). Y nunca dejé el teatro…

Tu personaje en la La embajada es cada vez es más misterioso.
Este tipo, Carlos, siempre camina por la cornisa. Y encima protagoniza ese triángulo amoroso con Claudia [Belén Rueda] y Ester [Úrsula Corberó], que lo turba todo.

¿Como espectador, qué te parece el resultado?
Estoy al día con lo que se va emitiendo porque así descubres cosas nuevas. La trama me ha atrapado.

La trama y algo más…
¿Una actriz guapa? Quizá… (risas).

¿Qué te conquistó de Úrsula?
Sería absurdo ponerme a enumerar todo lo que me deslumbra de ella… Es una persona maravillosa ¡y una mujer fatal!

¿Fue una sorpresa enamorarte durante la grabación?
Uno nunca se lo espera. El amor si no te sorprende, no es válido. Es algo que no se puede planificar.

Como actriz es…
Generosa y cómplice. Hay compañeros que trabajan más para sí mismos y otros que son mucho más juguetones. Por suerte, casi siempre me ha tocado lo segundo, y eso me ha permitido sacar mayor rendimiento a la escenas.

Hemos visto unas fotos de tu padre con Úrsula de la mano. ¿Hay muy buena relación familiar?
Siempre he dicho que no iba a salir más con una actriz ni que lo iba a volver a intentar porque he tenido experiencias anteriores y, en general, son complicadas las actrices, no vamos a mentir.

Dicen que eres el nuevo sex symbol. ¿Tú que opinas?
¿Quién dice eso? Espero que no sea mi viejo… No creo ni que lo sea ni que vaya a serlo. Es difícil.

Tu padre dice que tenéis tanto trabajo que apenas coincidís.
Es un poco exagerado por su parte, como muchas cosas, pero no lo tenemos fácil. Ojalá compartiéramos alguna película.

¿Rivalizáis?
¡No nos dirigimos la palabra para no pisarnos el terreno (risas)! No, ahora en serio, hacemos chistes respecto a eso, pero nos llevamos bien y jamás competiríamos.

¿Por qué te llaman Chino si eres Ricardo?
Para evitar la repetición. Surgió como un apodo en casa para diferenciarnos y luego se fue trasladando a distintos círculos: fútbol, colegio, familiares…

¿Tiene algo que ver con tus ojos rasgados?
De niño los tenía aún más… Además, a los críos, en el interior de Argentina, se les llama ‘chinitos’.

¿Eres futbolero?
Sí, veo los partidos en pijama y pantuflas. También me gusta jugar.

¿Conoces a Leo Messi?
Mi padre, sí, pero yo no. Messi es lo más grande que hay, me vuelve loco y alucino con lo que es capaz de hacer con la pelota.

¿Tienes más proyectos en España?
Acabo de finalizar el rodaje de La reina de España, la próxima película de Fernando Trueba, en la que comparto escenas  con Penélope Cruz, Javier Cámara y Mandy Patinkin [Homeland].

¿Qué tal con Penélope?
¡Es una mujer fantástica! Siempre la he admirado y ha sido un privilegio trabajar a su lado. Siendo una estrella mundial, es de los compañeros más cálidos que he tenido, sin duda.

Entre el cine 
y la televisión

Chino Darín debutó como actor fue en la telenovela argentina Alguien que me quiera, en 2010.

Pasó 
con nota el examen y un año después ya compartía escenas en el cine con su compatriota Diego Peretti y con Fernando Tejero, protagonistas de la comedia En fuera de juego, su primer trabajo en España.

A su talento, une un atractivo que la directora Natalia Meta explotó en Muerte en Buenos Aires (2014), en la que da vida 
a un policía novato y seductor.

En 2015 probó el género del thriller con la película Pasaje de vida.

De vuelta a la tele, ha brillado en El hipnotizador, con Leonardo Sbaraglia, una serie 
de la HBO.

El papel por el que ha obtenido más reconocimiento, sobre todo en su Argentina natal, ha sido Historia de un clan, en la que comparte escenas brutales con Cecilia Roth.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV