Paula Echevarría recibe a Miguel Ángel Silvestre en ‘Velvet’: “¡Me tiene a tope!”

Asegura que todo el equipo de la serie se está adaptando a las fechas que le dejan libre a su compañero las grabaciones de ‘Sense8’ en Netflix: “Por eso vamos tan apurados”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Esta cuarta temporada es como una serie totalmente diferente”, dice Paula Echevarría sobre las nuevas tramas de Velvet. La actriz graba estos días todas las secuenciasque tiene con Miguel Ángel Silvestre, que ha viajado a España aprovechando un parón en la segunda tanda de Sense8.

¿Cansada?
Agotada. Hoy, por ejemplo, he salido de grabar a las dos de la mañana, así que he dormido tres horas y ahora vuelvo al plató. Miguel Ángel Silvestre tiene una fecha para volver a Los Ángeles y me tiene a tope, ¡que yo llevo desde marzo dando el callo! (risas)

¿Está contento con su aventura americana?
Está feliz, me lo repite una y otra vez. Pero echa mucho de menos España y a sus compañeros de Velvet.

¿Será la última temporada de Velvet?
No creo. Se estrenará en septiembre y ya veremos a ver cómo funciona. Esta nueva entrega supone un cambio de época y hay giros muy potentes en los personajes y en la historia. Nada que ver con lo que hemos visto hasta ahora.

Adelántanos algo…
Han pasado cinco años y Ana está sola criando a su hijo con la ayuda de su tío. Va a ser una época dura y ese sufrimiento la va a transformar mucho. En el ámbito profesional, ha pasado de ser una modista en unas galerías a una diseñadora de éxito.

¿Qué tal con los nuevos fichajes?
Fenomenal, porque somos un núcleo tan unido que a cualquiera que llega nuevo lo recibimos estupendamente. Yo creo que hasta nos pasamos de pesados (risas). Intentamos que la gente se sienta cómoda, y más cuando es una serie que ya está empezada, como me pasó a mí en El comisario.

¿Cómo se presenta el verano?
Muy bien, espero estar de vacaciones a mediados de julio, que terminaremos de grabar la serie. Pero todavía no sé qué haremos porque dependemos de las promociones y conciertos de David así que… ¡igual me quedo de Rodríguez! O me escaparé a la playa con mis padres y la niña.

Ahora está en México, ¿verdad?
Sí, y no sé si tendrá que volver dentro de poco. Si no estoy grabando me iré con él.

David, ¿se cuida tanto como tú?
Pues va por rachas. Cuando se ve bien, quiere sentirse aún más guapo. Y cuando se ve mal, se abandona un poco. A David le viene muy bien trabajar porque cuando tiene mucha actividad se viene arriba… ¡y más cuando cinetos de mujeres le gritan ‘guapo, guapo’ (risas). A mí eso no me molesta en absoluto, le conocí así.

¿Qué tal te llevas con sus fans?
Fenomenal, a algunas las conozco desde hace 11 años. Son muy respetuosas y, cuando alguna dice algo inconvenient, tipo ‘Deja a Paula y vente conmigo’, el que se cabrea es él y es capaz de parar el concierto y pedir educación y respeto. Ellas siempre me han querido mucho. Recuerdo una vez que, durante una promo en Barcelona, me recibieron con un ramo de flores.

Pero no habéis llegado a organizar comidas con ellas…
¡Como la Pantoja! No, hasta ahí no hemos llegado. Pero él les dedica mucho tiempo: se para, habla con ellas… Sabe equilibrar muy bien estas cosas.

 

Si tuvieras que mudarte a vivir a Miami, por ejemplo… ¿Lo harías?
Pues seguramente, porque es una ciudad súper completa, con sol todo el año, y seguro que Daniela sería muy feliz allí. Pero no me lo planteo: mi trabajo está aquí, tengo proyectos y me gusta España y tener a mis padres y mis amigos cerca. Si se diera el caso ya veríamos… Es como lo de irse a Hollywood. Cuando me lo preguntan no sé qué contestar porque no son decisiones que puedan tomarse a la ligera.

Ahora que hablas de Daniela, ¿sabe ya qué quiere ser de mayor?
Cada día una cosa: bailarina, profesora, veterinaria… Como le encantan Sweet California y Abraham Mateo monta unos conciertos y bailes en casa que no veas. Es muy buena estudiante, saca unas notazas… Sus profesoras me han dicho que es muy organizada y disciplinada.

¿Quién la mima más de los dos?
Pues al final el bueno siempre es el padre y la mala la madre. Yo le digo que se coma solo un helado y luego ella me chiva que David le ha dado dos más (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV