Jon Kortajarena y su salto definitivo al cine y la televisión: “Siempre me he considerado actor”

El modelo internacional nos cuenta en esta entrevista por qué no se dedicó a la interpretación desde el principio de su carrera. Además, describe cómo está entrando en el universo tan extraño y personal de Eduardo Casanova.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Jon Kortajarena empieza a rodar Pieles, la primera película de Eduardo Casanova (Fidel en Aída) después de una serie de cortos en los que ha creado un universo tan colorido como turbador. Producida por Álex de la Iglesia y Carolina Bang, es la historia de un grupo de personas físicamente diferentes a lo establecido, que se han visto obligadas a esconderse, recluirse o unirse entre ellas. Kortajarena será un hombre con el rostro desfigurado a causa de unas quemaduras, lo que supone varias horas de caracterización antes de ponerse ante la cámara. Pieles se rodará en tres colores (rosa, lila y marrón) y es, en palabras de Álex de la Iglesia, “un cuchillo dentro de un pastel de cumpleaños”. El protagonista nos habla de este proyecto y también de La verdad, la serie que ha grabado para Telecinco y que veremos en otoño.

¿Por qué os presentastéis todo el equipo de Pieles vestidos de rosa?
Fue una idea de Eduardo. Dice que el color rosa solo se adjudica a las mujeres y a los maricones, pero en la película se plasma todo lo contrario al amor, a la ilusión, a la femineidad y a la homosexualidad. Pieles habla de dolor, de violencia y de muerte.

En 2009 debutaste como actor en la película de Tom Ford Un hombre soltero, y este año has estrenado Acantilado (en la foto). Tú que eres un guapo oficial, ¿te asusta hacer el papel de hombre quemado en Pieles?
No me interesa ser más o menos guapo; ni más o menos cool. De la tendencia del momento luego nadie se acuerda. Cuando Eduardo me llamó y me explicó en qué consistía su proyecto, la crítica despiadada y violenta que hacía de las imposiciones sociales que nos obligan a ser de una manera determinada, claro que me asusté. Pero me pareció un reto. No solo para mí, sino para cualquiera de los actores que trabajamos en esta película.

Plantea el miedo o la angustia que tenemos todos a ser diferentes, con una propuesta muy turbadora…
Al principio me quedé en shock porque me parecía muy difícil poner en práctica esas diferencias, pensaba que era una barbaridad. Pero cuando he ido conociendo a Eduardo, he visto que es un hombre con un talento fuera de lo común y que lo conseguirá. Yo no soy el que me arriesgo con él, sino que él es el que se arriesga contratándome a mí. Cuando leí este guión sentí que era especial, muy valiente y muy bueno. No tuve duda.

¿Conocías a Eduardo?
Nos conocíamos personalmente, pero fue Eduardo el que se movió por intuición al elegirme. Él siempre me ha dicho que yo soy el actor perfecto para el personaje que interpreto en Pieles.

¿Eres buen espectador de cine?
Muy bueno. Cuando no trabajo  me gusta ver películas tumbado en el sofá. Una película que nunca olvidaré porque me impactó es Hechizo de luna.

¿Qué nos puedes contar de La verdad, de Telecinco, que será tu debut en una serie?
Hemos grabado en Santander y en otros puntos de Cantabria. Es un thriller y encarno a Marcos Eguía, un agente que va a casarse con su novia, Laura, interpretada por Esmeralda Moya. Pero de repente se cruza por mi camino otra chica, el personaje de Elena Rivera, que llevaba ocho años desaparecida. Y a partir de ahí todo es una aventura. Trabajo también con Ana Álvarez, Lydia Bosch, Irene Montalá, Sergio Peris-Mencheta, Juan Messeguer… Ha sido una experiencia increíble.

¿Te planteas dejar la moda por la interpretación?
De momento estoy compaginándolo. Veo que se puede hacer, así que pienso seguir aprovechando las oportunidades en ambos campos.

¿Pero tienes un plan para seguir como actor?

Yo siempre me he considerado actor, pero lo de venir a Madrid y que mis padres me pagaran la escuela era inviable en una familia con pocos recursos como la mía. La moda me ha ayudado a la hora de crear un universo interior que luego puedo explotar delante de la cámara.

Compartiste piso con Andrés Velencoso en vuestros inicios, y ahora los dos os convertís en actores. ¿Habéis hablado del tema?
Cada uno lleva su carrera como cree conveniente. Yo hablo con mis amigos como amigo, incluido Velencoso; no porque esté haciendo una carrera como actor. Sé que es difícil que si eres modelo te vean luego como actor. Pero es mi elección.

Fuiste muy reacio a abrir cuenta en Instagram. ¿Por qué si ahora eres muy activo?
Sentía que violaba mi intimidad, pero mis agentes me convencieron de las ventajas de estar en las redes sociales y poder mostrar mi trabajo a un público más amplio.

Parece que te gusta huir de los estereotipos…
No me gustan los extremos. En el modelaje no soporto los que parecen enfermos por su delgadez, ni los que están obsesionados con el gimnasio. Me gusta la belleza de lo sano. Si eres natural y auténtico siendo musculado, seguramente te quedará bien. A mí no; soy lo que ves.

¿Cómo te defines?
Soy buena gente. Humilde, trabajador y soñador.

Para terminar, una curiosidad: ¿tu madre sigue cortándote el pelo cuando vas a Bilbao?
Es peluquera por vocación, tiene mucho talento. De hecho ha participado en producciones, pero no le fascina este mundo. Y sí, ella sigue cortándome este flequillo que llevo.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV