Tania Llasera: “A mi hijo lo llamamos ‘baby Bowie’, pero en el registro está solo como José”

La presentadora de ‘La voz’ nos habla con una felicidad contagiosa de su pequeño: “¡Es muy risueño y el más listo del mundo!”. Además, insiste en la defensa de la salud por encima de la delgadez: “Menos mal que hay mujeres como Dios manda como Jennifer López y Terelu Campos”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Simpática, dulce, empática… Tania Llasera transmite todo eso cuando se pone delante de las cámaras en La voz y, sobre todo, en La voz kids. Y ya cuando habla de su primer hijo, Pepe Bowie, esas virtudes se potencian aún más. A sus 37 años, la bilbaína acumula una larga trayectoria en la televisión y ha sido la protagonista de un episodio tremendamente mediático cuando, al dejar de fumar, engordó 20 kilos. Lejos de sentirse amedrentada por las numerosas críticas, Tania ha sabido aprovechar el tirón para reivindicar que la moda y los kilos no están reñidos. Nos tomamos un café con la presentadora en el momento más bonitos de su vida.

¿Qué has hecho este verano?
La primera parte he trabajado y luego me he ido a Murcia, a la playa, de donde es el padrino de mi hijo; luego a Cadaqués, porque allí veranean mis padres; y por último me voy a mi tierra, a Bilbao. Una vuelta por todos los mares.

¿Sigues a dieta o ya te has relajado?
Fui al médico cuando acabé de darle el pecho a mi hijo y me dijo que, además del hipotiroidismo, tenía una posible diabetes. Estaba rayando la obesidad y tenía que cuidarme. Me asusté y fui a una entrenadora personal que me puso a dieta, pero no me resulta nada aburrida.

¿Quieres recuperar tu peso de antes?
No, porque fumaba mucho, trabajaba mucho, no tenía hipotiroidismo y usaba una talla 38, pero no me compensaba. Estaba demasiado delgada para mi constitución. Así que dejé de fumar, engordé un montón y luego me quedé embarazada. Y ahora, además de cuidar mi salud, quería tonificar mi cuerpo pensando en la operación biquini. Y lo he conseguido.

¿Haces algún deporte?
Camino cuatro horas diarias a buen paso y empujando el carrito de mi niño. Mi entrenadora me dijo que después del parto no podía correr por el suelo pélvico. Además hago todos los días algún ejercicio con mi entrenador personal.

¿Sigues acumulando ropa?
Mi armario es de psicópata, de loca (risas). Tengo ropa desde la talla 40 hasta la 46 o 48. La que me queda grande o pequeña la tengo guardada en el arcón de debajo de la cama y el resto, colgado.

¿Qué prefieres esta época?
Mi chaqueta vaquera, que es un básico imprescindible para protegerme del aire acondicionado. Soy muy de pamelas para el verano y de taparme la cara para que no me dé el sol porque soy muy blanca y me salen manchas. Y también me gustan las faldas pantalón anchas por abajo y altas de cintura combinadas con un top cortito.

¿Qué tal vas de la vista tras el percance que sufriste en el ojo derecho?
Me tuvieron que operar porque se me reabrió una úlcera que ya tenía [hace dos años su sobrina le arañó el ojo sin querer y tuvo que pasar por quirófano]. Estuve un tiempo sin maquillarme, pero ahora ya me encuentro bien, aunque se me volvió a abrir la herida de la córnea seguramente debido a tanto maquillaje y desmaquillaje en La voz kids.

Eres la madrina de “Sesión teta”, que permite a las mamás con bebés ir al cine en el centro comercial La Vaguada, en Madrid. ¿Defiendes a ultranza dar el pecho a tu hijo?
Vive y deja vivir, es una de esas cosas que en maternidad deberíamos asumir. Yo soy del ‘comando de la teta’, tanto que habría dado el pecho a mi hijo durante el primer año, hasta que le salgan los dientes, pero tuve que dejarlo a los tres meses y pasarme al biberón por la herida en el ojo; la lactancia me resecaba mucho las mucosas.

También abogas por aumentar la baja maternal.
Es que tanto la baja materna como la paterna en España me parecen insuficientes. Por un lado la OMS (Organización Mundial de la Salud) te recomienda dar el pecho a tu hijo hasta el año, pero la baja maternal es de cuatro meses… Algo falla. O aumentan el tiempo de baja materna y paterna o empiezan a hacer guarderías en el trabajo. Todo el mundo habla de conciliación pero hace falta que los organismos públicos y las empresas nos ayuden.

¿Dejarías que tu hijo participara en La voz kids?
El programa es muy blanco, muy familiar. ¿Cómo le voy a decir a mi hijo que no? Seguramente cante como un perro abandonado, si sale a su padre desde luego (risas), pero si quiere y le hace ilusión...

¿Cómo reaccionas ahora que eres madre cuando le dices a un niño del concurso que no ha superado la prueba?
Este año voy a ser mucho más maternal, una bomba de hormonas... Lo pasan mal y los padres también; es duro. Tienes que hacerles sentir que es un juego.

¿Cómo es Pepe?
Es buenísimo. Duerme bien, come bien, es muy risueño, le gusta mucho que le cante... Es una alegría. Me parece el niño más listo del mundo. ¡Es un súperdotado! Se me cae la baba. Nada más nacer se parecía mucho a su padre y ahora se va pareciendo más a mí.

¿Y de carácter?
Le gustan mucho las chicas, se va con cualquiera (risas). Es muy listo. Se despierta riéndose, hablando con la manta, comiéndosela… Es el niño trampa, como dice mi madre, porque duerme ocho horas, se va con cualquiera, es tan bueno que crees que todos los que vengan detrás serán igual.

¿Por qué el nombre Pepe Bowie?
Los cuatro bisabuelos se llaman José algo, y es una forma de hacerle un homenaje al abuelo que más he querido. Piensas en Pepe y te imaginas un físico muy español, y como sabíamos que nuestro hijo iba a salir rubio, nos hacía gracia tener un Pepe rubio. Y lo de Bowie lo pensé cuando murió David Bowie y lo puse en las redes sociales. Fue Trrending Topic y así se quedó, pero en el registro pone solo José.

¿Y en casa cómo le llamáis?
En mi casa es “baby Bowie” porque mi madre es inglesa y le gusta. Y yo a veces le llamo “you”.

Publicas muchas fotos de él en las redes sociales.
Lo de exponerle en redes me da miedo, pero soy muy compartidora. En principio no subía fotos del niño por respetar la decisión de mi marido, pero necesito que mi gente vea a mi niño, le he convencido poco a poco.

¿Te ves con otro hijo?
Antes decía que quería tener cuatro... Y ahora digo que dos, la parejita. Tres si me da tiempo y si la economía lo favorece...

¿Ser madre ha sido tan duro como pensabas?
El principio ha sido duro, los primeros meses son muy intensos, también con la cesárea se complica. Parece que no ves luz al final del túnel. No te lavas el pelo, estás llena de leche, hueles casi a mantequilla... Las grietas, las pezoneras, el niño que cada hora y media quiere comer... Pero aún así estoy súper contenta, porque tengo lo que quería, a mi niño, y se te olvida todo en cuanto te sonríe.

¿Y cuentas con un padrazo?
Estoy más enamorada de mi marido que nunca y eso que llevamos ocho años juntos. Él me ayuda mucho, es muy moderno, cambia pañales, baña al bebé desde el primer día que yo estaba tumbada con la cesárea. Él es quien le da el biberón por las noches. No ha cogido la baja paternal porque tiene su propio negocio, pero nos repartimos mucho las tareas; los dos tenemos horarios bastante flexibles.

La gente se envalentona en las redes y te ha hecho críticas muy destructivas por tu sobrepeso. ¿Cómo lo tomas?
¡Esta sociedad tiene un problema! Es gente que se aburre y no tiene vida, sólo odio. Ahora ya tengo piel de foca y lo malo me rebota, pero lo he pasado mal. Afortunadamente tenemos a Jennifer López, Kim Kardashian, Terelu Campos… Mujeres como Dios manda.

Te has convertido en una total abanderada de la belleza real y de la lucha contra los complejos femeninos. ¿Qué opinas de la presión que sufren las mujeres en ese tema?
Se dicen tonterías como que la cintura tiene que ser como un folio y tus rodillas como un IPhone 6. Creo que a las mujeres se nos exige demasiado a nivel físico, tenemos que estar perfectas. Ser mujer es muy bonito, pero lleva una parte muy fea detrás. Y que nosotras mismas nos critiquemos es lo que más rabia me da; deberíamos ser más listas y ayudarnos las unas a las otras.

Querías escribir un libro sobre las “curvies”…
Sí, pero justo me quedé embarazada. Ahora, la idea del libro la quiero trasladar a un nuevo blog en Divinity hablando de la maternidad, con recetas, cómo me peino, cómo me visto; en definitiva, cómo me cuido, porque sonreír, ser feliz y estar sana debería estar siempre de moda.

De un sorbo

¿Te gusta el café o eres más de infusiones? He vuelto al café pero no al cigarro. Tomo café por la mañana y té por la tarde.
¿Qué desayunas normalmente? Un café con leche de avena y estevia, lacón de pavo con pan danés sin gluten y una pieza de fruta. Antes de la dieta tomaba un montón de cereales de chocolate, que me encantan.
¿Te levantas de buen café o de mala leche? Siempre de buen café. Soy una mujer positiva.
Un pensamiento antes de dormir. Pienso en qué me voy a poner en tal evento o tal fiesta. Soy muy coqueta desde pequeña.
Un sueño. He soñado que vuelvo a fumar y me sienta fatal.
¿A quién invitarías? A John Lennon. Me gustaban las letras de sus canciones y murió demasiado pronto con la de cosas que tenía por decir.
¿A quién no le darías ni agua? A los pederastas. Los mantendría toda la vida en prisión, fuera de la sociedad.
Si el café te diera súper poderes, ¿cuál querrías? Ser invisible, pero sobre todo volar. Y eso que tengo mucho vértigo.
Recomiéndame un buen libro para un buen café. Me gusta la obra de Khaled Hosseini y Louis De Bernières.
Pide un deseo. Que tuviéramos un gobierno de una puñetera vez y, personalmente, que me quede como estoy. Estoy en el mejor momento de mi vida, feliz.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV