Vanesa Romero, al desnudo en ‘Reflexiones de una rubia’: “Sufrí acoso escolar y ahora solo quiero ayudar”

En un ejercicio de generosidad y sin pudor, cuenta su experiencia y descubre su filosofía de vida: “La felicidad solo depende de nosotros mismos”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La falta de autoestima, la inseguridad, la gente tóxica, los miedos… Estos son solo algunos de los temas que Vanesa Romero aborda, con sinceridad y sin tapujos, en Reflexiones de una rubia, su primer libro. La actriz, además, nos adelanta sus proyectos, entre ellos la décima temporada de La que se avecina.

¿Por qué este libro?
Tengo un blog del mismo título con el que llevo más de cuatro años y los seguidores me pedían que profundizase más en algunos temas. Así que dije, ¿por qué no? Yo sufrí acoso escolar y hay gente que está en esa misma situación. creo que el libro les puede ayudar. Es un manual donde cuento las herramientas que me han ayudado a llegar a ser lo que soy ahora. En su momento, yo no tuve a nadie que me ayudase.

Si algo destaca en sus páginas, es tu sinceridad y falta de pudor…
Es un libro escrito desde el corazón y cuyo único objetivo es ayudar. Todos somos seres humanos imperfectos y tenemos nuestra historia.

Siempre que alguien ajeno al circuito literario escribe un libro surgen muchas críticas. ¿Te asustan?
Es que yo no soy coach ni lo pretendo. Simplemente cuento mi experiencia y eso no puede ser juzgado.

Sorprende que una actriz de éxito, como tú, tenga miedo al fracaso.
Todos lo tenemos. Tendemos a pensar que cuanto más tenemos más valemos, y no es así. Creo que lo importante es saber manejar el miedo. Yo vivía en Alicante y, cuando me planteé venir a Madrid, me asustaba la idea. Pero pensé: ‘Si no tuviera miedo, ¿qué haría?’ Y mira dónde estoy.

¿Y es difícil poner esto en práctica en una profesión como la tuya?
Estás más expuesto y, se supone, que hay gente más tóxica. Pero eso existe en todas las profesiones y, cuando pasa el tiempo, te das cuenta de que la vida te ha colocado en ese sitio por algo. A mí me ayudó a enfrentarme a mis miedos.

Volviendo al acoso escolar, tú participaste en el programa Proyecto Bullying, que finalmente no se emitió…
Sí. Estuve con una niña que tenía una historia increíble y me quedé muy satisfecha porque, según me dijo su madre, sonrió después de mucho tiempo sin hacerlo. Es una barbaridad lo que está ocurriendo. Pueden destrozar vidas.

¿Y se podría hacer algo desde los colegios?
Pues sí, porque enseñan matemáticas, literatura… Pero no hay asignaturas de inteligencia emocional. En oriente, por ejemplo, hacen Tai Chi

¿Qué le dirías a los chavales que lo están sufriendo?
Pues a esta niña le dije que no podía sentirse mal por ser quién era. Ella es una princesa y la gente a veces se comporta así. Yo también me preguntaba: ‘¿Por qué a mí?’ Lo importante es rodearse de gente que te quiera y contarlo para que te ayuden.

¿Qué feedback has recibido?
Estoy feliz porque me han llegado mensajes muy bonitos. Me siento muy afortunada y qué menos que compartir una parte de mi corazón con ellos en señal de agradecimiento…

¿Crees que este libro te humaniza de alguna manera?
Puede ser. Seguro que hay gente que se pregunta: ‘¿Cómo puede ser que le haya pasado a ella?’ Pues sí. También he tenido mis sufrimientos, pero no tiré la toalla y aquí estoy.

 

Y después de escribir este libro, ¿dónde dirías que está la felicidad?
En uno mismo. La felicidad nos viene dada y depende de nosotros mismos, pero los miedos y determinadas emociones hacen que no veamos la realidad. Es algo que hay que trabajar día a día. La mente es como un músculo, si no se entrena hace lo que le da la gana. Y puede ser nuestra mejor aliada o nuestra peor enemiga.

Escribes, actúas, diseñas… ¿Qué te queda por hacer?
¡Vivir! (Risas) Yo creo que, de momento, está bien con todo esto. He abierto muchas puertas que me gustan y a ver qué pasa ahora. El otro día veía a Antonio Banderas en el programa de Bertín Osborne y decía que él también hacía de todo: toca el piano, compone, diseña… Me sentí identificada porque somos espíritus inquietos que necesitamos estar en movimiento constantemente.

¿Qué nos puedes adelantar de la décima tanda de La que se avecina?
¡Nada! (Risas) Solo puedo decir que ha sido un placer reencontrarme con actores como Luis Merlo, con quien coincidí en Aquí no hay quien viva. Es muy bonito ver cómo van encajando los nuevos personajes. Creo que todos tienen mucho que aportar a la serie.

Después de tanto tiempo interpretando a Raquel, ¿no te cansas?
No, al contrario, estoy muy agradecida. Además, la necesidad de crear otros personajes la satisfago en el teatro, que es donde más he cambiado de registro. Es increíble llevar diez temporadas en una serie y que siga con esa salud. Ni me planteo irme.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV