José Coronado, a carcajada limpia: “La comedia me da mucho respeto”

Abandona momentáneamente su perfil más duro para meterse en la piel de un padre facha en esta película dirigida por Carlos Therón. Pero ya nos avisa que en pocos meses volverá a imponer respeto en ‘Gigantes’, la serie de Urbizu para Movistar+.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Arturo, un hombre de pensamiento más que tradicional, se une a sus cuñados (interpretados por Javier Cámara y Roberto Álamo) para que le ayuden en un plan: separar a su hija del ‘perroflauta’ que quiere llevarla al altar. Este es el argumento de Es por tu bien, película dirigida por Carlos Therón y con la que José Coronado se ha enfrentado a uno de sus mayores retos profesionales: la comedia. Hablamos con el actor sobre la experiencia en el rodaje y sus próximos proyectos.

¿Cuántas veces has dicho tú ‘es por tu bien’?
(Risas) Pocas pocas… No soy el clásico padre imperativo. De hecho, tengo dificultades para mandar. Me gusta más la tolerancia y el diálogo.

Te ha tocado un personaje extremo…
Sí. Existía el peligro de convertirlo en una caricatura pero, por suerte o por desgracia, estos tipos se ven todos los días en los telediarios. Son fachas, intolerantes, egoístas…

 

¿Cómo fue el rodaje?
Divertidísimo, de verdad. Cada vez que terminábamos una toma, Carlos Therón, el director, nos proponía rodar otra a nuestro aire, lo que llamábamos ‘free style’. Salieron cosas tan orgánicas y graciosas que, muchas de ellas, se han metido en el montaje final.

Roberto Álamo, Javier Cámara… ¡Vaya lujo de compañeros!
Absolutamente. Cuando me dijeron que ellos dos iban a ser mis cuñados pensé: ‘Voy a aprender muchísimo’. Y la verdad es que fueron dos meses en los que me levanta feliz porque sabía que me iba a reír un montón.

Con tu trayectoria sorprende escucharte decir que aún te quedan cosas por aprender.
Es que el actor que crea que lo sabe todo está equivocado. En esta profesión nunca se deja de aprender. Yo hice comedia en mis primeros años de carrera, cuando todavía estaba muy verde y no sabía dominar las herramientas de la interpretación. Así que me apetecía muchísimo. En mi vida privada tengo una gran vis cómica y me apetecía probarla. Es un género que da mucho respeto porque la responsabilidad es toda del actor.

¿Alguna anécdota del rodaje?
Es que fue una carcajada contínua. Hay planos de la película en los que se ven actores que se están girando para morderse la lengua porque están muertos de la risa. El público no lo nota, pero nosotros sí.

Te volveremos a ver en comedia, entonces…
Seguro, porque engancha mucho. No recuerdo haberlo pasado tan bien en ningún rodaje. Además, fue en verano, en un casoplón con piscina… Fueron como dos meses de vacaciones.

También te veremos en Gigantes, de Movistar+. ¿Qué nos puedes adelantar?
Pues que es una maravilla en la línea de lo que ha hecho Enrique Urbizu. La trama está ambientada en una barriada humilde de Madrid y yo soy el patriarca de una familia, los Guerrero, que controla todo el cotarro y trapicheo del lugar. Sería un poco como el padre de Santos Trinidad, el personaje que interpreté en No habrá paz para los malvados. Son seis capítulos espectaculares, empezaremos a grabar en mayo o junio y estoy con Juana Acosta, Daniel Grao, Nacho Fresneda…

¿Qué ha significado para el oficio la llegada de Movistar+, Netflix, HBO…?
Eso es una maravilla. Más trabajo y muy bien hecho, porque tienen más dinero. Hay bombazos como The Crown, de Netflix, que acabo de ver.

Además, el 16 de marzo estrenas en el Teatro Español de Madrid Ushuaia.
Estoy enamorado de este texto y me considero un privilegiado por tener tanto trabajo. Es una obra de Alberto Conejero en la que interpreto a un alemán que huyó a esta ciudad de la Patagonia tras la segunda guerra mundial. Allí va a buscarle una caza nazis. Estoy con Ángela Villar, Daniel Jumillas y Olivia Delcán. Y dirige Julián Fuentes Reta.

¿Qué consejos le das a tu hijo Nicolás?
Soy de pocos consejos, pero si le tengo que dar alguno es que se forme. Hacen falta muchos años para conseguir el carnet de actor. Yo me lo di cuando llevaba diez años en la profesión. Hay que estar todos los días en el gimnasio para estar en forma cuando lleguen las grandes pruebas. Y también le digo que toree cualquier vaquilla, que el miura ya llegará. A mí no se me cayeron los anillos por hacer de presentador o doblar dibujos animados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV