Un café con Elena Rivera: “‘Cuéntame’ merece un final a su altura, es un icono de España”

Tiene vocación de cantante, está a punto de terminar magisterio y tiene clara su filosofía de vida: con trabajo y esfuerzo se consigue todo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nunca quiso ser niña prodigio y su lema ha sido siempre el esfuerzo y el trabajo duro. Y, aunque ha participado en series como Los quien o Toledo, el papel que ha marcado la carrera de Elena Rivera ha sido el de Karina en Cuéntame. Nos tomamos un café con la actriz para conerla mejor.

Eres tan inquieta que… ¡Naciste de madrugada!
No paro de reír, bailar, cantar… En mi casa siempre nos ha gustado la música. Mis abuelos pertenecen al coro de la iglesia de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y mi hermano participó en el programa Menudas estrellas.

Tú ya cantabas en el colegio…
En la Obra Diocesana Santo Domingo de Silos, con mi hermano Miguel, que tiene cuatro años más que yo. Empezó a gustarme mucho y a los seis años ya estaba yo también en Menudas estrellas.

A los ocho también te vimos en Se busca una estrella de Bertín Osborne.
Gané el concurso. Pero para mí lo importante era que lo pasaba en grande. Mis padres me decían: ‘Esto es un juego. Si no te diviertes, nos vamos’.

¿Y por qué no seguiste en el mundo de la música?
Con 11 años me llamaron para el casting de Cuéntame y me cogieron para interpretar a Karina. Luego, entre el teatro y los estudios universitarios, no he tenido tiempo. Pero cuando voy al teatro a ver un musical me tengo que agarrar a la butaca para no subirme al escenario (risas).

Y Karina llegó a tu vida…
Ella y Cuéntame son mi columna vertebral. He crecido allí. Me enteré de que me habían elegido mientras esaba en un centro comercial pasando la tarde con mis amigas. Jamás se me olvidará ese momento. En la serie he vivido cosas antes que en la vida real: mi primer beso, que se lo di a Ricardo Gómez [Carlos Alcántara]; mi primera escena de cama…

Todos pensábamos que acabarías con Carlos… ¡Y de repente te casas!
A mí también me chocó cuando me dieron el guión. Han estado enamorados desde pequeños y, aunque él ha estado con muchas chicas, Karina siempre ha estado ahí. Mi boda tiene una explicación y se verá pronto. Ella no lo está pasando bien, está en un momento en el que se le cierra una puerta, la de un marido del que ella nunca terminó de enamorarse, y parece que se le abre otra de nuevo: la de Carlos...

¿A quienes admiras en la serie?
A Imanol Arias y Juan Echanove. Su manera de ver la interpretación es pura pasión. ¡Y cómo improvisan!

¿Las acusaciones de evasión de impuestos de Ana Duato e Imanol Arias han afectado a la serie?
No lo sé, pero ya está firmada otra temporada. Nosotros trabajamos con el mismo entusiasmo de siempre. Lo que tengo claro es que Cuéntame merece un final a su altura. Su legado es muy grande y la serie es un icono cultural de España.

¿Te gustaría estar en el final?
Por supuesto. Entré con 11 años y ahora tengo 24. Me daría mucha pena que Karina no estuviera.

 

El amor por tu profesión… ¿Te viene de familia?
En absoluto. Mi padre es maquinista de tren y mi madre estudió Magisterio, pero casi no llegó a ejercer porque nos mudamos a Zaragoza. Mi hermano cantaba muy bien pero es ingeniero informático.

Tú también has estudiado magisterio…
Todavía me queda alguna asignatura, pero me encantan los niños. He ido estudiando mientras trabajaba, por si acaso.

Tienes pareja. ¿Para cuándo los niños?
No lo sé. Pero sí tengo claro que me gustaría ser madre.

Pronto te veremos en La verdad de Telecinco. ¿Qué nos puedes adelantar?
Interpreto a Paula García, una mujer que aparece en Santander ocho años después de haber desaparecido. Jon Kortajarena interpreta a un inspector de policía. Es una serie para disfrutar, incluso en el día más complicado de rodaje. ¡Y eso que he acabado magullada por las escenas de acción!

¿Te gustaría volver a hacer teatro?
Una vez probado el veneno de las tablas, quiero repetir. Estrené en Avilés El arte de la entrevista y estaba con la boca seca antes de salir al escenario. Pero, al hacerlo, la sensación fue irrepetible.

Además de la música, ¿qué aficiones tienes?
Voy al gimnasio siempre que puedo, aunque me da mucha pereza. Disfruto yendo al cine y al teatro, quedo con amigas para tomar un café, veo series de televisión, bailo, viajo para romper rutinas…

Un lema que acompañe tu vida…
Aprender. Soy curiosa, me gusta la vida y me encanta recordar lo que me inculcaron desde pequeña: todo lo que merece la pena se consigue con esfuerzo y sacrificio.

DE UN SORBO

¿Eres cafetera?
Necesito desayunar un café y tostadas con tomate y aceite.

¿Te levantas de buen café o de mala leche?
Necesito media hora para salir del letargo… Hasta que me tomo el café. No me gusta hablar recién levantada.

Un pensamiento antes de dormir…
Hay días que reflexiono sobre lo que he hecho pero, normalmente, caigo frita con solo coger la cama. ¡Me encanta dormir!

¿A quién invitarías?
A José Sacristán. Rodé con él Perdiendo el norte y me encantaría conocerle personalmente.

¿A quién no le darías ni agua?
No negaría agua ni café a nadie.

Si el café te diera súper poderes…
Sería invisible para observar sin ser vista.

Recomiéndame un buen libro para un buen café.
Campo de fresas, de Jordi Sierra i Fabra. Lo leí de adolescente y me marcó.

Pide un deseo para este invierno…
Salud, soy un pelín hipocondriaca. Además, ser feliz y no arrepentirme de lo que haga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV