Álex Gadea avanza “pasiones desatadas” en ‘Tiempos de guerra’: “Cuando la muerte está tan cerca, se vive al límite”

Tras el final de ‘Seis hermanas’, el actor sigue en racha con otra ficción histórica en que hace del prometido de Amaia Salamanca. Además, hablamos con él de su trayectoria, de su visita a Megan Montaner justo antes de que diera a luz… ¿Se animará él con su mujer?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pocos días después del emotivo final de Seis hermanas, Álex Gadea acaba de estrenar Cyrano de Bergerac en el teatro Carrión de Valladolid, y de allí empieza la gira por toda España. Mientras, está inmerso en el rodaje de la serie Tiempos de guerra, que espera seguir la estela de El tiempo entre costuras y Velvet en el prime time de Antena 3.

¡Se te acumula el trabajo! Imagino que estás contento…
Estoy feliz. Terminé de grabar Seis hermanas el 10 de febrero y ya entonces sabía que iba a incorporarme a Tiempos de guerra. Y además, después de hacer Los justos de Camús, he vuelto al teatro con la obra Cyrano de Bergerac, de Edmond Ronstand, que acabo de estrenar en Valladolid. Espero llegar a Madrid en la primavera del 2018, pero antes estaremos una temporada en Zaragoza, Valencia... y fines de semana en poblaciones más pequeñas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Haces el papel de Christian de Neuvillette. Esta versión de Carlota Pérez-Reverte, la hija de Arturo Pérez Reverte, ¿en qué se diferencia de otras?
Es muy fiel al Cyrano de Ronstand por la puesta en escena, muy teatral. La obra original parte de un teatro en el París de 1640, muy bullicioso, y de espectáculos en la calle y nosotros somos muy fieles a la esencia del autor.

¿Qué tal es José Luis Gil como Cyrano?
Una maravilla. Lleva trabajando en el oficio desde que tenía 16 años y aunque se ha hecho popular en televisión como cómico, es un actor versátil. Su Cyrano es estupendo porque le da humanidad al personaje y el público vive con él su desdicha, su dolor… Te ríes con él y celebras sus logros.

José Luis y tú tenéis un cierto parecido…
No es la primera vez que nos lo dicen; de hecho, el director también se ha dado cuenta y nos dijo: “Juguemos a eso”. Y yo, te he de confesar, que antes de conocerle personalmente también lo pensaba. Tal vez no sea solamente en lo físico sino en la expresión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En la obra se canta, se practica esgrima, hay pasión, amor, aventura… ¿Tú cómo te desenvuelves?
Es que además de interpretar a Christian de Neuvillette, el personaje troncal, hago tres personajes más. Somos un elenco de siete actores para desarrollar casi treinta personajes. Excepto José Luis que es Cyrano, el resto de actores doblamos papeles. Yo hago también de pastelero, de un empresario y de sor Clara.

¿Una monja con barba?
Eso es secreto de sumario y no lo voy a desvelar (risas).

Cyrano es un sueño y Christian, un soñador. ¿Tú también lo eres o te declaras un hombre práctico?
Christian es un chaval, un adolescente y me ha encantado recuperar lo que se vive en esa etapa de la vida, esa inocencia, esa ingenuidad. Todo lo siente con intensidad, el amor, la guerra… Volver a eso ha sido muy bonito. Yo personalmente me considero un fantasioso y un soñador desde niño. Soy idealista, pero con los años me he vuelto bastante pragmático.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En breve te veremos en Antena 3 en la serie Tiempos de guerra, ambientada en julio de 1921, en la guerra colonial de Marruecos.
Mi personaje es Andrés Pereda, un teniente que viene de familia militar. Su padre estuvo peleando en la guerra de Cuba y Filipinas. Andrés vive en Madrid y proviene de una clase social alta. Estudió en la Universidad Central de Madrid, donde se hacían por entonces todas las disciplinas y sale con el rango de oficial. En 1921 tiene que abandonar la capital para combatir en el norte de África y allí se convierte en teniente.

¿Es un militar convencido?
Cree firmemente en el ejército, cree en la vida militar y que junto a sus compañeros hace una gran labor al país. Por eso se va convencido a Marruecos, porque los rifeños se están sublevando contra España y el ejército español debe ganar la batalla.

La serie está basada en hechos históricos.
Sí. España es protectorado de la zona del Rif, del norte de Marruecos y en 1921 estaba perdiendo la guerra. Como los soldados estaban muy desasistidos, la reina Victoria Eugenia, a través de la duquesa de Angoloti, decide lanzar una especie de soflama para la prensa y manda formar como enfermeras a una serie de señoritas de clase alta. Aprenden a marchas forzadas y las envía a Melilla a través de la Cruz Roja, porque los hospitales estaban desbordados ya que morían decenas de soldados todos los días y hacía falta enfermeras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y soldados y enfermeras transforman una trama histórica en una trama humana.
Los ingredientes de esta serie son muy ricos: en un contexto de guerra, en la que España está perdiendo, el caldo de cultivo para contar historias entre soldados y enfermeras es perfecto. Las relaciones que se establecen en un conflicto bélico siempre son situaciones límite.

¿Tú con qué señorita congenias?
Antes de irme para África, me he prometido en Madrid con el personaje de Julia Ballester, que interpreta Amaia Salamanca. Nuestras familias son amigas y nos conocemos desde la infancia. Pero cuando estoy peleando en Melilla, lo que no sé es que ella se va a embarcar con las damas enfermeras y va a llegar a Marruecos.

¿Hay una tercera persona en vuestra relación?
En mi caso, de momento no, pero Julia-Amaia sale de su zona de confort en Madrid y se va a trabajar con otras enfermeras y con médicos en Melilla y allí se encuentra al personaje que interpreta Álex García. No te puedo decir por dónde van a ir los tiros, pero te aseguro que va a haber un alto contenido sentimental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otro de los galanes es el sueco Daniel Lundh.
Interpreta a un marroquí que colabora con comandancia y con los médicos del hospital militar. Más galanes que faltan son Cristóbal Suárez, con el único que he coincidió trabajando, en Seis hermanas, y Marcel Borrás, que hace el papel de hermano de Amaia Salamanca.

¿Quiénes son las señoritas enfermeras?
Además de Amaia Salamanca, Verónica Sánchez, Ana Molins, Nuria Herrero y Silvia Alonso. Con Nuria y con otro valenciano, Toni Agustí, que también está en esta serie, habíamos coincidido en la escuela de teatro de Valencia.

Y los pesos pesados son…
José Sacristán, Miguel Rellán, Alicia Borrachero… Pepe es médico, pero además es el coronel de la comandancia en Melilla, Miguel es militar y lleva la taberna donde van los militares y Alicia Borrachero es Carmen de Angoloti. Los tres son grandes estímulos para mí a la hora de trabajar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo está yendo el rodaje?
Los decorados están en Madrid pero rodamos en Chinchón, que representa varios sitios de Melilla, en la sierra de Madrid, en Tenerife y no se descarta la idea de viajar hasta Melilla en algún momento.

Dicen que la serie tiene un aire a El tiempo entre costuras.
Tal vez porque ambas se desarrollan, en parte, en África. Bambú, la productora de Tiempos de guerra, se caracteriza por cuidar mucho la fotografía y la estética de sus series. No tiene nada que ver con los años 50 y la moda que había en Velvet, también de Bambú, pero he visto las fotografías de los desiertos de Marruecos y de los hospitales de Melilla y son una maravilla.

También se habla de un parecido con la película Pearl Harbor…
No se ha usado como referencia, pero inevitablemente está ahí. Cuando me contaron la sinopsis de Tiempos de guerra me vino a la cabeza esa película. En ambas se dan historias de amor que surgen en zonas de conflicto bélico, donde todo se vive al límite, con las pasiones desatadas porque la muerte está presente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cambiando de tema, te hemos visto en las redes sociales celebrando el embarazo de Megan Montaner.
Somos muy amigos desde que trabajamos juntos en El secreto de Puente Viejo. Ya ha dado a luz y está feliz. La vi unos días antes de tener a su criatura y tenía ganas de verle la carita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tú presumes de estar felizmente enamorado. ¿Te animas a la paternidad?
Estoy casado, pero soy muy joven (33 años) y mi mujer todavía más que yo, y lo que queremos ahora es disfrutar uno del otro. Pero tengo claro que antes o después quiero tener hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Sigues dedicado a la asociación AUPA, dedicada al cuidado de perros abandonados y que promueve su adopción?
Con AUPA, con sede en Valencia, tengo relación a través de su directora y fundadora, Elena Nogueroles, amiga mía, pero también colaboro con otras asociaciones como APAP Alcalá, que está en Madrid. Allí adopté a mi perra galga hace dos años. Vengo de Alzira, donde mis abuelos tenían casa de campo y siempre hemos tenido perros. Mis padres viven en un chalet en la montaña de Alzira y tienen dos perros y un gato. Los animales siempre han estado presentes en mi vida.

También colaboras con Intermon Oxfam…
He participado en varias de sus campañas. Les conocí hace ocho o nueve años y mantenemos una colaboración bastante estrecha. Me gusta el trabajo de desarrollo y cooperación que hace esa ONG.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para financiar tus estudios desempeñaste numerosos trabajos temporales. ¿Alguna vez te has arrepentido de ser actor?
El oficio más estable que tuve antes de convertirme en actor fue el de chico de los recados en una funeraria. Mi padre llevaba la administración del cementerio municipal de Alzira y me consiguió ese trabajo meses antes de empezar a estudiar en la Escuela de Teatro de Valencia, con 17 años. Estuve allí hasta los 23 años y luego, cuando me trasladé a Madrid, hice trabajillos temporales de camarero, zapatero, en un call-center… Pura supervivencia.

¿Habrías preferido un trabajo más estable?
En absoluto. Me siento un privilegiado, primero por tener clara mi vocación y segundo, porque puedo vivir de ella. Desgraciadamente, trabajamos muy pocos actores y en situaciones holgadas, menos aún.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Te escapas de vez en cuando a Alzira a ver a la familia?
Tanto mis padres como mi hermano, cinco años mayor que yo, viven allí. Y procuro ir a verles una vez al mes.

¿Tu hermano es también del mundo de la farándula?
Nada que ver. Es soldador, un artista con el hierro. Hace forjas preciosas; su arte viene por la habilidad para el dibujo y para los trabajos manuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV