Jesús Castro vuelve a casa con ‘Perdóname Señor’: “Que tu madre te mire orgullosa en un rodaje no tiene precio”

Está tan feliz por trabajar en su tierra que solo puede bromear cuando le preguntamos por Hollywood: “El inglés me pilla muy lejos, ¡si yo estoy aprendiendo castellano!”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Jesús Castro asegura que ha vivido “la experiencia más bonita” de toda su carrera gracias a Perdóname Señor, la nueva miniserie de Telecinco, ya que se rodó en las playas de Cádiz en las que ha “bicheado” desde que era un crío: “Lo aproveché como si fuera la última oportunidad de mi vida porque quizá nunca más se vuelvan a juntar esas condiciones”. Hablamos con el actor de este trabajo tan especial, de su relación con Paz Vega y el resto de compañeros y también de sus planes de futuro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué es lo que más te atrae de Rafa, tu personaje en Perdóname Señor?
Que, al contrario que otros personajes que he hecho, él es perfectamente consciente de dónde se mete y de las consencuencias que puede acarrear dedicarse al narcotráfico. Es un chico nacido para ser jefe de lo que sea, el macho alfa, un tipo inteligente y capaz de mantener la sangre fría cuando los demás caen en la histeria.

¿Cuál es la historia que lleva a sus espaldas?
Su padre es alcohólico, no tiene trabajo y se refugia en la bebida y los amigotes del bar, mientras que su madre está hasta las narices de todos. Rafa es el mayor de los hermanos y busca en la calle el cariño que no ha recibido en casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

A Rafa le llaman El Buzo, por lo que habrás tenido que grabar bajo el agua…
Sí, y eso que no sabía bucear ni me gusta nada. Aunque luego lo disfruté, al principio lo pasé muy mal. A mí no me gustan los dobles porque, a menos que sea un plano general, canta mucho. Recuerdo que empecé a practicar en una piscina con la botella de oxígeno y no podía con esa sensación de estar encerrado, pero poco a poco me fui acostumbrando. El día que tocaba grabar la inmersión hacía un frío del copón y le dije al director que no lo hacía ni de coña, pero me animó y acabé disfrutando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el primer capítulo, la (supuesta) tía de Rafa, la monja interpretada por Paz Vega, le salva el pellejo dos veces.
Sí, es su ángel de la guarda. Pero él piensa que su tía se quitó de en medio 20 años atrás y no quiere que ahora le toque las narices.

¿Qué tal ha sido trabajar con Paz Vega?
Ha sido mi gran descubrimiento. La quiero, me cuidó muchísimo durante el rodaje, le pedí que me ayudara si patinaba en alguna escena y ella lo hizo de una forma superhumilde. Y además es que es ella es increíble, ya en la primera escena en la playa pensaba: “qué sexy es esta monja, aunque la esposen tiene esos andares”… Lucía y el sexo ha hecho mucho daño (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Y qué tal el reencuentro con Stany Coppet?
Muy bien, porque además tenemos casi la misma relación que en El Príncipe: aquí también voy a saco con él. Me gusta mucho dar caña a Stany (risas).

¿En qué se diferencia esta serie de El Príncipe?
No tiene nada que ver. El nexo es el narcotráfico, pero en El Príncipe no se veía un fardo y aquí aparecen todo el rato las lanchas llenas. Esta serie muestra ese tráfico de drogas tal cual es y creo que el espectador va a empatizar con eso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por lo que vemos en los avances, Rafa también tendrá una trama de amor muy potente…
No te puedo contar cómo se va a desarrollar, solo diré que de entrada le falla el radar y se fija en la hija del teniente que investiga todas sus movidas. Va a haber un dilema muy interesante…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Parece que te persigue la temática del narcotráfico!
Es verdad. A mí me apetece mucho hacer otras cosas pero, mientras llegan, bendito encasillamiento. Prefiero estar 20 años encasillado y trabajando que pasarme 5 en casa muerto de asco.

¿Qué tipo de personaje te atrae?
Me apetecería mucho hacer de poli, ser yo el que le hace el interrogatorio al malo. ¿Pero qué hago? ¿Rechazo un papel protagonista como este por no encasillarme? No tiene sentido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Parece que hay un boom de series con el narcotráfico como protagonista.
Es que al espectador le gusta que haya chicha en todos los sentidos; está bien que haya conflictos amorosos, pero si después de una escena romántica pasas a una persecución en lancha, consigues que no baje el ritmo. Y en esta serie hay un despliegue técnico tremendo.

Esa persecución en concreto recuerda a El Niño, la película con la que debutaste.
Sí, tuve un deja vu. Sobre todo por las escenas con Antonio de la Torre y con motos de por medio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has vuelto a la zona de Barbate después del rodaje?
Claro, de hecho he estado este fin de semana. Volveré siempre porque toda esta zona es mi casa, son mis vecinos: Barbate, Vejer, Caños de Meca… He bicheado por allí desde pequeño, he estado en los chiringuitos de la playa con mis padres… Imagínate lo feliz que me hizo que saliera un proyecto gordo en mi casa, poder ver a mi madre cada día porque estaba a cinco minutos… Incluso me la pude llevar al rodaje. Que tu madre te mire con esos ojos de orgullo por su hijo no tiene precio, es otro nivel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has hablando con Paz Vega de cotileos de Hollywood?
Cotilleos no, pero sí me ha contado que hay una percepción diferente sobre los actores comparado con España: allí, si tienes 20 defectos y una virtud, intentan explotar tu virtud.

Pensando en dar ese salto… ¿Cómo llevas el tema del inglés?
Yo estoy aprendiendo castellano, así que fíjate tú dónde me pilla en inglés (risas). Yo hablo el inglés de Gibraltar, que es mitad andaluz. No, me defiendo como los indios, y no puedo pensar en empezar la casa por el tejado. No tengo ninguna prisa, ahora tengo 24 años y voy desde el suelo poco a poco. Cómo voy a pensar en Hollywood con todo lo que me queda por hacer en España, y no siquiera es una ilusión para mí. Primero mi país, y si lo otro llega, ya veremos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has pensado en formarte como actor?
He estado dando clases con un coach, y también de dicción para neutralizar el acento. Todo lo que sea formación es positivo y además es que yo no me puedo estar quieto, así que si no estoy trabajando, aprovecho para prepararme.

Pero te quedará tiempo para tus aficiones…
Me encanta el fútbol pero mientras trabajo no puedo jugar por el riesgo de lesiones. Empecé en el gimnasio pero el tema pesas me aburre, aunque viene bien para el cuerpo. Me gustan más los deportes de equipo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Habrá quien piense que tu éxito se basa en tu físico.
Sé perfectamente dónde estoy y lo que eso conlleva. Pero eso de ser guapo… Si no hiciera falta nada más, todos los modelos serían actores, y no es así. Me puede abrir alguna puerta, pero también te critican solo por ello. Soy consciente de que tengo que aprender muchísimo, pero duele que me digan que estoy aquí solo por guapo porque echa por tierra todo el trabajo y esfuerzo que hay detrás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué tipo de series te gustan?
La única que sigo desde que empezó es La que se avecina, es una comedia brutal. Si me piden un cameo por supuesto que lo haría, aunque ese repartazo me impone un poco: me vuelve loco Amador, Antonio Recio, Nines…

¡Así que tienes ganas de comedia!
Sí, es que en mi entorno soy muy payaso. Es verdad que cuando estoy en entornos que no conozco suelo parecer borde, pero es que tampoco me gusta mostrarle a todo el mundo cómo soy.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo es tu relación con los actores más jóvenes?
Si me preguntan les hablo de cosas que he vivido, pero no puedo darle consejos a nadie porque aún tengo la L de novato detrás. Para dar consejos ya está una Paz Vega o un Luis Tosar.

¿Hay demasiadas críticas a los novatos?
A España le gusta la cizaña y el meter caña, más ahora con las redes sociales. A mí me es indiferente porque ni me da ni me quita nada, pero si mi madre ve comentarios sobre su hijo ya me toca la moral. Es muy fácil insultar desde perfiles falsos, porque a la cara seguro que no son tan valientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Te autocensuras en redes sociales?
Las tengo porque son buenas para mi trabajo, pero en su justa medida, porque hay gente que se le va la olla y publica hasta que se está bebiendo un vaso de agua. Me gusta la idea de que los que me siguen no me vean como un actor y ellos mis fans, sino como una especie de familia virtual. Estoy en contacto con los que me siguen desde siempre, ¡quizá interactúo más de lo que debería!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué esperas de Perdóname Señor?
Que tenga aceptación, sobre todo por los compañeros que han invertido trabajo, tiempo y dinero.

¿Tienes nuevos proyectos?
En estoy en ese punto de ver dónde meto la patita. He de sentarme para estudiar en frío las propuestas… Es importante saber elegir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV