Marilo Montero: “Aunque no se me vea en televisión, no paro de trabajar”

Nombrada periodista del año por la Federación Española de Donantes de Sangre, colabora con diferentes fundaciones y escribe artículos para varios periódicos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nombrada periodista del año por la Federación Española de Donantes de Sangre, Mariló Montero todavía no tiene un proyecto televisivo a la vista que le enamore, aunque ofertas no le faltan. De momento, forma parte actualmente del Consejo Editorial del Grupo Joly, donde también ejerce como columnista.

Te tomaste un año sabático y cuando creíamos que volvías a la tele de la mano de Telecinco, para un programa de viajes, la cosa no cuajó. ¿Tienes intención del volver a televisión?
He recibido varias ofertas televisivas, pero todavía no me ha enamorado ninguna. Es posible que los telespectadores crean que no estoy haciendo nada porque no me ven en televisión, pero no paro de trabajar, entre otras cosas, colaborando en los periódicos del grupo Joly, en donde ha publicado el artículo por el que los donantes me han concedido el título de periodista del año. Creo que sería bueno que los medios de comunicación incluyeran más o destacaran la parte buena de los seres humanos en lugar de incidir en lo negativo.

¿Tanto ha cambiado la televisión que te ha dejado de gustar, o has cambiado tú?
Los medios de comunicación, radio, televisión y escribir es lo que he hecho siempre. Llevo 33 años en la profesión. Es cierto que la televisión ha cambiado mucho, pero me gustaría que en esa forma nueva de ver televisión con la entrada de cadenas como Netflix o BBO, se hagan programas de divulgación social, de la bondad humana.

¿Estás en un momento de reflexión de tu carrera profesional?
Yo siempre he sido así. No creo en las personas que cuando se confiesan dicen: yo soy lo que los demás ven de mí. Lo dicen porque les miran bien, pero yo sé quién soy y quién he sido siempre. No he cambiado. Insisto, no paro de trabajar. Estoy muy feliz, muy ocupada, escribiendo muchos reportajes y soy la consejera editorial del grupo Joly. Afortunadamente hay muchas otras ocupaciones fuera de la televisión en las que ocupo mi tiempo. Yo ya me dedicaba a esto antes de trabajar en televisión, lo que pasa es que seguramente el impacto de la tele eclipsó lo que ya hacía.

¿Por qué te interesa la donación de sangre?
Porque la salud no tiene precio, pero cuesta mucho. Yo soy donante desde hace muchísimos años, porque mi padre falleció de un accidente de coche y en casa siempre hemos estado agradecidos a las personas que donaron sangre para él.

Dicen que en España somos muy generosos a la hora de donar…
Donde hay sufrimiento hay heroísmo y donde hay héroes hay esperanza. Los donantes son héroes en silencio con un compromiso inquebrantable ante el orgullo del deber cumplido. Somos casi 47 millones de habitantes en España. Los donantes se reducen a las personas comprendidas entre los 18 y  los 65 años. En España se calculan una media de 1.700.000 donaciones anuales, pero necesitamos más porque los hombres pueden donar cuatro veces al año y las mujeres tres. Si un 4% de la población estamos resolviendo las necesidades del otro 96%, es que algo no está funcionando del todo bien.

Estás inmersa en un proyecto con la ONU. ¿De qué se trata?
Colaboro con la Fundación Inspiring Girls España, que promueve la igualdad desde las escuelas, y con el Fondo  para los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Escribo las historias humanas y sociales que documentan los activistas de la ONU en los países donde trabajan y también voy a hacer alguno de esos viajes humanitarios.

¿Qué has aprendido de tu experiencia neoyorkina?
Dejé TVE porque necesitaba ir en busca de un sueño y lo he encontrado en Nueva York. Allí conocí a Paloma Durán, directora del Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible que, en dos años han erradico la pobreza de dos millones y medio de personas en 22 países. Soy consciente de que mis padres me educaron para ser una buena persona y espero llegar así hasta el día de mi muerte y saber trasmitírselo a mis hijos.

¿Qué opinas sobre los sucesos que están ocurriendo últimamente con hombres que supuestamente violan en grupo a chicas, alguna de ella menor de edad.
Da la sensación que nos estamos volviendo locos, que nuestra sociedad está sufriendo un retroceso. La parte positiva de esta desgracia es que se conoce más. Los abusos hacia las mujeres han existido toda la vida; las mujeres eran objetos a los que no se permitía trabajar, a las que se tenía como prostitutas en la época medieval y no se les respetaba en absoluto y a las nobles se les encerraba en su casa, aprendiendo a tocar el piano, costura y a hacer buena compañía, mientras esperaban un matrimonio de conveniencia. Eso también era maltrato. Afortunadamente, ahora estamos conociendo esas desgracias, que nos permiten luchar contra ellas. Por eso es tan importante que desde la educación haya igualdad entre hombres y mujeres.

¿Has sufrido abusos laborales en el desarrollo de tu profesión?
Cada vez que he sido injustamente tratada en el trabajo lo he expresado. Ya dije en su momento que tuve un jefe que me decía que no iba a subirme el sueldo porque tenía un marido que tenía dinero. Pero sí se lo subía a mi compañero, que tenía menos responsabilidad que yo porque yo era la directora del programa, porque estaba divorciado dos veces. Y cuando me han tratado mal por voces o gritos, en plan despótico, me he ido a Recursos Humanos y lo he denunciado.

En Estados Unidos, las mujeres denuncian con nombres y apellidos a los acosadores, pero en España cuesta más. ¿Por qué?
En Estados Unidos, la campaña Me Too ha convertido en heroínas a esas mujeres que han sido muy valientes, pero en España, las mujeres de las que han abusado sexualmente no se atreven a denunciar abiertamente el nombre del agresor porque se quedan sin trabajo.

¿No te da miedo que tu hija, Rocío Crusset, esté expuesta a situaciones desagradables en su profesión de modelo?
Tanto a mi hija, como a mi hijo les he transmitido el respeto por la persona que tienen a su lado, sea hombre o mujer, joven o anciano, inglés o español. Todos tenemos los mismos derechos.

¿Estás contenta del éxito que está teniendo tu hija como modelo?
Estoy muy orgullosa de ella porque está trabajando muy duro y tiene la cabeza muy bien amueblada. Quiero dejar claro que siempre la he educado para que fuera independiente- de hecho, mis dos hijos han estudiado fuera de España-, así que no es cierto que yo me fuera a vivir a Nueva York para estar con mi hija, como se ha dicho. Rocío es independiente desde hace tiempo y no para de viajar por todo el mundo. Está ahora en Miami, pero venía de isla Mauricio, Londres, París… Mi hija es totalmente autónoma y no necesita a su madre para que sea su agente personal; no soy su agente sino su madre. Por eso insisto en que me fui a Nueva York para vivir sola –bueno, con mis dos perros, Lola y Whisky- y porque lo necesitaba yo, no por estar con mi hija.

¿Dónde vas a pasar las navidades?
En familia, viajaré a  Sevilla para pasar las navidades en el hogar. Allí nos reuniremos todos, alrededor del belén y el árbol. Me gustan mucho las fiestas navideñas.

Un deseo para el 2018
Que todas las personas se hagan donantes de sangre constantes. De 47 millones que hay en España sólo estamos donando un cuatro por cien; a ver si cambia esa proporción.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV