‘Los Gipsy Kings’ despiden la temporada con los nervios a flor de piel

Despedida por todo lo alto de la cuarta temporada de ‘Los Gipsy Kings’. Una inauguración caótica, una actuación sin precedentes y un vestido conflictivo serán algunos de los acontecimientos más destacados de esta última entrega.

Las Salazar regresan a casa para ultimar los preparativos para la apertura de su tienda en Madrid. Sin embargo, una avería en el coche de Raquel dejará a las reinas del brillo sin medio de transporte. Ataviadas con vestidos colmados de pedrería y zapatos con plataformas imposibles, emprenderán el camino a pie deslumbrando a los viandantes como solo ellas saben hacerlo. ¿Conseguirán llegar a tiempo a su propia inauguración?

Mientras, la puesta de largo de Celia puede convertirse en el acontecimiento más mediático que ha vivido el Rastro en los últimos años. El problema surgirá cuando las Muñoz no consigan ponerse de acuerdo con el vestido de la protagonista, ocasionando una reyerta estilística sin precedentes.

Los Fernández Navarro regresarán a la Península después de sus hilarantes aventuras en Japón. Su experiencia en este viaje de autodescubrimiento musical les será de gran utilidad cuando se enfrenten a su primera actuación ante el gran público. Un misterioso pueblo de la España profunda será el lugar donde debutarán.

Por último, en Plasencia, después de unas vacaciones de ensueño para toda la familia, los Jiménez tendrán que volver a la realidad. En la comodidad de su hogar, una noticia bomba hará detonar una crisis de estrés post-vacacional que revolucionará la familia. ¿Seguirá todo, tal y como lo conocemos, en casa de La Rebe?

Publicidad - Sigue leyendo debajo