‘Volando voy’ llega a Penelles para rehabilitar un cine con mucha historia

¿Cómo se recupera un cine abandonado en un pueblo, de qué manera transcurre el proceso y quién protagoniza esta curiosa misión? El equipo de ‘Volando voy’ viaja a Penelles (Lledia) esta semana para volver a dar vida a esta sala que fue un espacio de reunión colectiva emblemático en la localidad.

Penelles ha sido durante 40 años el centro social de la comarca de la Noguera, ya que disponía de un cine, el Kursaal, donde acudían todos los vecinos de los municipios colindantes, pero la sala cerró al no poder asumir los costes. Anna, heredera del Kursaal, y Pere, socio de otra cadena de cines, son los encargados de llevar a cabo la misión de rehabilitar y reinaugurar el cine en tiempo récord. Ambos, con la ayuda de Jesús Calleja, involucran a todos los vecinos de la localidad y pueblos aledaños.

Desde hace tres años, las fachadas de Penelles se llenan de murales y arte rural gracias al festival Gargar, una iniciativa que ha conseguido atraer a muchos visitantes. Los artistas que han formato parte de este festival también contribuyen a la recuperación del cine pintando en la fachada un impresionante mural con temática cinéfila.

Al estar muy cerca de Cervera, el pueblo donde sigue viviendo el campeón del Mundo de MotoGP, Marc Márquez, el helicóptero de Volando voy aterriza en este enclave y comprueba cómo es la vida diaria y el entorno del deportista. El colofón del programa es la inauguración del cine Kursaal de Penelles, que incluye alfombra roja, photocall y medios de comunicación cubriendo el evento.

El programa también rendirá homenaje a Tato, un vecino octogenario que fue acomodador del cine y que ha fallecido recientemente. Volando voy mostrará imágenes de su vuelo en el helicóptero de Jesús Calleja, con el que compartió confidencias, risas y anécdotas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo