‘Wild Frank: Halloween’: Frank Cuesta sigue los pasos de Vlad 'el empalador'

Aventura sin precedentes en la historia del programa. El herpetólogo viaja a Transilvania, el hogar del conde Drácula, para vivir su Halloween más bestial: 'Wild Frank: Halloween', un viaje a uno de los lugares del planeta sobre el que pesan las historias y leyendas más espeluznantes y en el que Frank vivirá una pesadilla digna de una película de terror.

Durante la noche de Halloween lo terrorífico toma el protagonismo con el estreno del especial Wild Frank: Halloween, la entrega más monstruosa de la historia del programa. Frank vive su aventura más aterradora en Transilvania, el hogar del conde Drácula. El próximo miércoles 31 de octubre, a las 22.20 horas, Frank Cuesta entra en el castillo de Vlad 'el empalador', el protagonista de tantas historias sanguinarias, supersticiones y leyendas, que inspiró la figura de Drácula.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Vlad Tepes fue gobernador de la región y se hizo famoso por aplicar mano de hierro a quienes se saltaban la ley empalándolos públicamente y bebiendo su sangre después. Atraído por el misterio y las leyendas, Frank se embarca en una aventura en el famoso castillo transilvano, la principal atracción turística de Rumanía. Por más que muchos se empeñen en decir que los vampiros no existen, en la noche de Halloween en Transilvania todo puede pasar y Frank está a punto de vivir una experiencia vampírica.

Invitado por los actuales dueños del castillo, Frank acepta quedarse a dormir en el antiguo hogar del mítico conde. Pero, tras creer ver al mismísimo Drácula en sus pesadillas durante una perturbadora noche, Frank despierta en las montañas de Transilvania, concretamente en el pueblo de Bazna, donde viven las búfalas que los campesinos utilizan para extraer leche y producir queso. Sus habitantes creen que, si una persona mira a una búfala y le desea el mal a alguien, automáticamente ese animal dejará de dar leche y sólo dará sangre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En su ruta por el país de Drácula, una familia de artesanos gitanos le da ajo de su propia cosecha para que se proteja en caso de encontrarse con los vampiros. Después, cuando Frank llega a la casa donde nació y vivió Vlad, su actual propietario le asegura que siguen pasando cosas muy extrañas: luces que se encienden solas, música que empieza a sonar de repente... A pesar de los sobresaltos, Frank sigue empeñado en continuar su viaje por Transilvania y descubrir al animal emblemático de la zona: el oso.

La travesía resultará mucho más inquietante de lo esperado y Frank sufre pesadillas en las que se ve a sí mismo fuera de su cuerpo rodeado de animales que le hablan, escolopendras que le atacan y ratas que le rodean en una alcantarilla. ¿Amanecerá Frank en el mundo de los vivos o se habrá convertido en vampiro?

Producido por Molinos de Papel en colaboración con DMAX.

Publicidad - Sigue leyendo debajo