La tensión crece en ‘Cuatro Weddings’ a ritmo de ‘Dirty Dancing’

Tradicionales, románticas, ochenteras y emocionantes. Así son las bodas del próximo capítulo de ‘Cuatro Weddings’, una entrega en las que cuatro novias lo darán todo en sus respectivos enlaces para conseguir una luna de miel de ensueño.

Loli, de 35 años, y Sergio, de 36, se conocieron gracias a una app y después de tres años de relación, se casan por la Iglesia. La ceremonia será sorprendente y atrevida, tanto que Loli le cantará a su futuro marido. Con su actuación, más que fans conseguirá haters: “como cantante no se va a ganar la vida”, afirman las otras novias. Las sorpresas se sucederán en al convite, desde la entrada sobre un tractor hasta las pelucas de los camareros. Como guinda, el baile de los novios será al son de Dirty Dancing. ¿Hay algo más ochentero que eso?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Alejandra tiene 25 años y su novio José Luis, 29. Después de largas temporadas de ausencia por sus ocupaciones profesionales, se casan en Nerja. La suya será una ceremonia civil, al atardecer y en la playa. Todo muy cool, menos el vestido de la novia y su diadema. Según sus rivales, “las flores parecen de plástico y el vestido no es de novia”. El segundo estilismo tampoco cumplirá las expectativas, pero pese a las críticas, es una boda cuidada y que guarda algunas sorpresas.

Mirian, de 25 años, y Diego, de 32, se casan en Huelva. La pareja ha decidido pasar por el altar con una ceremonia civil donde el punto fuerte será la música en directo, sobre todo el flamenco, seguido de un catering al más puro estilo tapas de bar. Tras pasar por las bodas de sus rivales y ser muy crítica con todos y cada uno de los detalles, un apagón de luz en su propia boda provocará que Mirian, más preocupada por el premio que por su enlace, se enfrente al resto de novias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por último, Sara y Juanjo, dos gaditanos de pro, se casan en la antigua catedral de Cádiz. Aunque la pareja es muy moderna, consideran que una boda debe cumplir con todos los cánones religiosos. A este enlace no le falta ningún detalle: música en directo, luces, flores, una larguísima mesa llena de manjares y un precioso momento en el que cada una de las personas más importantes de la novia le hará entrega de una rosa de color blanco. Y aunque para el resto de sus invitados lo importante es divertirse, para los novios las emociones estarán a flor de piel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo