‘El zumo de naranja’ y ‘El negocio de la funeraria’, lo nuevo de ‘En el punto de mira’

Un simple zumo de naranja puede ser un artículo de lujo en algunos establecimientos. Morir tiene distinto coste, según donde suceda. ¿Qué razones hay detrás de estos titulares? En esta entrega de ‘En el punto de mira’, que Cuatro emite este jueves 13 de diciembre, a las 22.45, se mostrarán las claves de ambos asuntos.

Es el rey del desayuno y a él se le atribuyen grandes propiedades terapéuticas. El zumo de naranja es el protagonista de toda dieta sana. El reportaje de En el punto de mira confirmará algunas de sus propiedades: es bueno para el sistema inmunológico gracias a sus grandes aportes de vitaminas C y B, pero también una fuente de azúcar que conviene dosificar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los reporteros de En el punto de mira también fijarán su objetivo en la naranja. Desde que se recolecta hasta que se sirve en un bar en forma de zumo la naranja incrementa su precio en un 700%. Según los establecimientos, un zumo oscila entre 1,50 y 15 euros, pero un kilo de naranjas cuesta entre 1 y 3 euros. ¿Quién se está beneficiando? El espacio viajará hasta la Comunidad Valenciana, la principal productora de naranjas, para averiguarlo.

En la segunda entrega de estreno, En el punto de mira tratará El negocio de la funeraria. La media por sepelio es de unos 3.500 euros, pero esta cantidad puede variar dependiendo del lugar. Cuenca es la ciudad más barata, con una media de 2.261 euros, y Barcelona la más cara, con una media de 6.441 euros. ¿Cómo es posible tanta diferencia? España es el país de Europa más caro para morirse. Un equipo de En el punto de mira investigará las empresas de servicios funerarios, hablará con algunos de sus trabajadores y contactará con algunas de las familias que se consideran estafadas por estos servicios.

El espacio mostrará cómo tienen lugar chantajes emocionales a familias, en momentos de debilidad por la pérdida de un ser querido, al abusar con las ventas, las necesidades y las condiciones de los entierros. En el punto de mira también descubrirá prácticas ilegales, como acuerdos entre empleados de hospitales y empresas funerarias para estar al tanto de los fallecimientos. Algunas de estas prácticas ya han sido denunciadas a las autoridades competentes, con los ayuntamientos como principales responsables.

Publicidad - Sigue leyendo debajo