Audiencia privada de Jordi Évole con el Papa Francisco en ‘Salvados’

Este domingo 31 de marzo, a las 21.30, La Sexta emite una nueva entrega de ‘Salvados’, con Jordi Évole hablando con el Papa en el Vaticano.

image

Tras años de gestiones con el equipo de comunicación del Vaticano y con el propio Papa, Salvados entrevista este domingo al Papa Francisco. El encuentro se produjo en las dependencias del Vaticano, un lugar que Francisco define como un museo y, añade, que “es aburrido vivir en un museo”.

El tema de los migrantes y refugiados, una de las cosas que más preocupa al Papa, ocupa buena parte de la entrevista. Francisco no se ahorra críticas a los gobiernos de España y de la Unión Europea por sus restricciones a la entrada de migrantes en suelo europeo.

Respecto a la prohibición del barco de la ONG Open Arms de zarpar del puerto de Barcelona para rescatar a migrantes en el Mediterráneo, el Papa Francisco se muestra consternado: “Me parece una injusticia muy grande, porque… ¿para qué se hace? ¿Para que se ahoguen?”

Significativa es la reacción del Papa cuando Jordi Évole le muestra una concertina como las que están colocadas en la valla de Melilla: “Es tal la inconsciencia que parece lo más natural: nos hemos acostumbrado a esto”.

El Papa Francisco no rehúye ante Évole temas polémicos como los casos de abusos sexuales cometidos por religiosos, si la iglesia debe pagar el IBI, la mediación del Vaticano en la crisis venezolana, el muro de Donald Trump, la homosexualidad, la desigualdad o la memoria histórica. Sobre este último tema Francisco es muy claro: “una sociedad no puede sonreír al futuro teniendo a sus muertos escondidos”.

image

Francisco también se muestra contrario a la venta de armas por parte de España a Arabia Saudí: “No tienen derecho a hablar de la paz. ¿Están promoviendo la guerra en otro país y después quieren la paz en el propio? La teoría del boomerang, la vida por otro camino se las cobra”.

No serán los únicos titulares que nos dejará el Papa Francisco durante la entrevista, de más de una hora de duración. Un tiempo en el que también habrá espacio para conocer el lado más personal del Papa y para que Francisco y Jordi Évole hablen de lo humano y lo divino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo