Belinda Washington y Carlos Marco (Auryn), en 'Adivina qué hago esta noche'

Este lunes 17 de junio, a las 22.45, Cuatro emite una nueva entrega de 'Adivina qué hago esta noche', concurso que cuenta en cada edición con diferentes famosos. Esta noche, Belinda Washington y Carlos Marco acompañarán a Santi Millán.

image

Yo diría que es mago. Aunque también podría ser músico. Y, mirándole con más detenimiento, tiene aspecto de cantante… ¿Con qué habilidad sorprenderá la persona que está sobre el escenario? Averiguar el talento oculto de once invitados para conseguir un premio de hasta 80.000 euros en metálico es el objetivo que persiguen los concursantes de Adivina qué hago esta noche.

Santi Millán es el maestro de ceremonias de este concurso que esta noche recibe al cantante Carlos Marco, excomponente del grupo Auryn, que actuará como ayudante VIP de Beatriz, una madrileña recién graduada en Magisterio que imparte clases en un colegio de primaria. La joven aspira a organizar una gran fiesta para celebrar su cumpleaños junto a sus amigos y familiares con el premio que consiga en el programa.

Además, en esta entrega, la presentadora y actriz Belinda Washington sorprenderá a todos mostrando su talento oculto en el plató de Adivina qué hago esta noche.

Así es la mecánica del concurso

En la primera fase de Adivina qué hago esta noche un participante jugará junto a un ayudante VIP, para tratar de adivinar la habilidad secreta de once invitados que revelarán su talento en plató una vez que el concursante haya realizado su apuesta. Para ello, tendrá que valerse de su intuición, su capacidad de observación y las pistas que le facilite el programa. También contará con la colaboración del ayudante VIP, que competirá junto a él para asesorarle en los momentos de incertidumbre… o complicar aún más su decisión.

Una vez que el participante supere esta fase, en la que tratará de acumular la mayor cantidad de dinero posible, llegará a la gran final. En esta etapa decisiva, podrá doblar el dinero conseguido, reducir el riesgo sacrificando parte del bote acumulado o, en el peor caso, perderlo todo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo