'El jefe infiltrado' de La Emilita es expulsado de su propio obrador

Este jueves 20 de junio, a las 22.30, La Sexta emite una nueva entrega de ‘El jefe infiltrado’ con Daniel Medrano, director de calidad de La Emilita, empresa líder en el sector de la churrería, que se infiltra en su empresa para saber si sus trabajadores están cumpliendo todos los protocolos.

El jefe infiltrado es expulsado de su propia churrería

Daniel Medrano, director de calidad de La Emilita, empresa líder en el sector de la churrería se infiltra en su empresa para saber si sus trabajadores están cumpliendo todos los protocolos en la entrega de esta noche de El jefe infiltrado, que La Sexta emite a las 22.30 h.

El director de calidad de La Emilita se pondrá manos a la masa para comprobar que sus trabajadores y sus productos cumplan todos los procedimientos de la empresa. Desde hacer churros o palmeras a repartir el producto a sus clientes, el jefe infiltrado pondrá a prueba a sus trabajadores llegando a ser expulsado de su propia empresa

Lo que no se espera es que será expulsado del local, dando la circunstancia de que el dueño del obrador es expulsado de su propio negocio. "Para mí, es un paquete", dice Fran, un trabajador que se denomina a sí mismo como 'El CR7 de la bollería'.

el jefe infiltrado

La empresa número uno en España

El grupo La Emilita es el número uno en elaboración de churros en toda España. Con una facturación de más de seis millones de euros, produce diez millones de churros al año. La historia de esta empresa se remonta a la década de 1940, cuando doña Emilia paseaba por las calles de Madrid con una cesta de churros recién hechos.

Daniel Medrano es un jefe muy exigente consigo mismo y con sus trabajadores y sabe que todos los productos de La Emilita tienen que salir perfectos. Daniel se infiltrará como Javito, el eterno adolescente que sigue viviendo con y de sus padres. Los trabajadores de La Emilita creerán que Javito está participando en un concurso televisivo llamado Vete de casa ya, dónde lo ha apuntado su padre para que encuentre un trabajo y por fin se independice.

También trabajará como repartidor con un trabajador muy peculiar y con muchos fallos, pero con un gran carisma para fidelizar a los clientes, dos cuestiones que el jefe tendrá que sopesar a la hora de tomar una decisión. En el obrador de hojaldre comprobará si la palmera, uno de sus productos más demandados, está saliendo en perfecto estado y en el obrador de bollería se encontrará con un trabajador que prefiere las prisas al cuidado del producto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo