'Volando voy' descubre la magia del Camino Lebaniego

Este domingo 15 de diciembre, a las 21.30, Cuatro emite una nueva entrega de ‘Volando voy’, que esta vez viaja a tierras cántabras.

image

El Camino Lebaniego es un espectacular camino de peregrinación que recorre Cantabria desde San Vicente de la Barquera hasta el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde se dice que se conserva el fragmento más grande que hay de la Cruz de Cristo. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, recorre cerca de 72 km a través de la naturaleza y la cultura cántabras.

En la última entrega de la temporada, Jesús Calleja recorrerá el Camino Lebaniego para cumplir un doble objetivo: en primer lugar, mostrar a los espectadores la sinigual belleza de este lugar; en segundo, convertir el camino en un recorrido más amigable con los animales.

Para conseguirlo, lo primero que hará será conseguir un certificado que acredita que un animal que acompaña a una persona durante el camino también lo ha concluido. Calleja y el equipo del programa también hablarán con propietarios de albergues de la zona para que acepten a los animales que vayan con los peregrinos e incluso les convencerán para que adecúen algunos de sus espacios para este fin.

Los testimonios de la gente de la zona

En su trayecto, Calleja irá con varias personas y animales. Un ejemplo serán Sonia y sus vacas, con las que guarda una estrecha relación; Herminia, una mujer de más de noventa años que todavía cuida algunas ovejas y que vive a las puertas de los Picos de Europa, volará en helicóptero y dará lugar a momentos muy divertidos y entrañables. Mercedes Milá, frecuente ‘infiltrada’ en las aventuras de Calleja, también irá con su perrito a recorrer parte del camino.

Ya en el monasterio, Óscar, uno de los franciscanos que vive allí, enseñará a Jesús Calleja el Lignum Crucis, la reliquia de la Cruz de Cristo, y le contará la historia de cómo llegó hasta allí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo