El Multicine de Antena 3: 'Una mentira olvidada', inspirada en el exilio forzoso de los niños de La Creuse

Domingo 2 de febrero, a las 16:00, en Antena 3- La extraña muerte de Agatha Plichard reabrirá un caso real que persigue a Francia desde la década de los 60.

image
Productora

Este domingo el Multicine de Antena 3 nos ofrece un estreno francés inspirado en una dura realidad histórica. Una mentira olvidada está inspirada en el caso de los niños de La Creuse, un insólito tráfico de niños organizado por el Estado francés.

La detective Carole Levasseur (Sara Martins) investiga el asesinato de la joven reunionista Agatha Plichard. Su cuerpo fue encontrado días antes de su boda a las orillas del río Creuse. La policía declaró que se trataba de una muerte accidental, pero su prometido, Félix Bricourt (Théo Frilet), está convencido de que fue asesinada.

image
Productora

Bricourt decide investigar por su cuenta, a pesar de los deseos de su familia, una de las más influyentes y ricas de la región. Es en ese momento cuando, convencida por la pugnacidad del joven, Carole Levasseur se embarcará en esta investigación contra el consejo del fiscal, un amigo de Antoine (Antoine Duléry), el padre de Félix.

image
Productora

Antoine Bricourt se encuentra en medio de unas elecciones municipales, y la muerte de Agatha trastocará todos sus planes. El asesinato de un periodista independiente cambiará el curso de las investigaciones de Carole y Félix y los llevará al corazón de un caso que ha trastornado a Francia y que alterará sus propias vidas, los "Niños de la Creuse". El asunto está de vuelta en las noticias y aparentemente la familia de Félix estuvo involucrada…

Una mentira olvidada ( Un mesonge oublié)
Francia, 2018. Dir.: Eric Duret.
Int.: Sara Martins, Theo Frilet, Antoine Dulery, Florence Pernel.

El telón de fondo histórico de 'Una mentira olvidada'

En la década de 1960, y durante veinte años, el gobierno francés por iniciativa del diputado reunionés Michel Debré, empezó a trasladar a niños de la isla de Reunión a la metrópoli francesa. Más de 2.150 niños y adolescentes fueron arrebatados de las manos de sus familias.

image
Mariène Morin, con 15 años al poco de llegar a Francia

¿La versión “oficial”? Darles una mejor educación. Pero la realidad era otra. Las autoridades francesas decidieron matar dos pájaros de un tiro: regular la tasa de natalidad de la isla y repoblar las zonas rurales del país para que además, los niños trabajasen en el campo. La Creuse recibió a la mayoría de estos pequeños.

image
Mariène Morin en su vuelta a Reunión 52 años después

Oficialmente, unos eran huérfanos o abandonados, otros simplemente retenidos temporalmente lejos de sus padres. Pero en la práctica, todos han tenido que crecer lejos de su isla y sus familias. Algunos no han vuelto a ver a sus hijos, otros han tenido que esperar más de 40 años para hacerlo. Y eso no fue lo más duro. Ya en Francia, muchos de estos niños sufrieron de racismo, abusos sexuales y violencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo